El néctar de la adoración 5

Entrevista con Ravindra Gopala Dasa, secretario de adoración en ISKCON Brasil

¿Qué es una Deidad? ¿Qué es la adoración a la Deidad? ¿Dónde surge esa práctica?

Ravindra Gopala: Krishna es el Señor Supremo, siendo absoluto en todas las opulencias (como, por ejemplo, belleza, fuerza, riqueza, fama, conocimiento y renuncia). Sus manifestaciones son completas y absolutas, tal como Su nombre y Su forma. Él es omnipresente, omnipenetrante e infalible, entre innumerables cualidades maravillosas, reales y eternas. Sin embargo, somos incapaces de comprender e interactuar con Su plenitud apenas con nuestros sentidos imperfectos y nuestras razón e inteligencia materiales. Para eso dependemos de Su misericordia y de la misericordia del maestro espiritual, que nos enseña cómo seguir el camino correcto del avance espiritual. Nuestro deseo de servir al Señor krishna es fundamental, pero dependemos de esa misericordia. Como Krishna es la fuente de toda misericordia, Él se manifiesta de forma que podamos servirlo y desarrollar una relación práctica que purifique todos nuestros sentidos y despierte nuestra relación devocional divina con Él. Así, la Deidad es esta forma. Incluso siendo hecha de elementos materiales como piedra, tinta, madera y metales, Ella es totalmente trascendental, pues se esculpe siguiendo las indicaciones de las escrituras védicas reveladas, siendo una manifestación misericordiosa del propio Krishna junto a Sus asociados. Por lo tanto, la Deidad es Krishna haciéndose presente para que podamos servirlo ahora y siempre.

El néctar de la adoración 1

Foto: A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada adora Deidades de Radha y Krishna.

De forma general, la adoración a la Deidad consiste en ofrecer canciones divinas, servicios, oraciones, cuidados, diversos ítems y alimentos obtenidos y preparados en la modalidad de la bondad, o sea, sin causar sufrimiento a otra entidad viviente. Esta ofrenda a la Deidad se realiza bajo algunas condiciones. Básicamente, hay dos formas de adoración: en casa o en el templo. La primera es más flexible, simplificada y puede adaptarse a las condiciones de las personas que la realizan. La segunda implica procedimientos y mantras adicionales, y es más elaborada técnicamente. En este caso, la Deidad debe adorarse con la opulencia equivalente al trato que se le ofrece a un rey. Sin embargo, en ambos casos los factores fundamentales son el amor y la devoción.

La adoración a la Deidad existe eternamente en el mundo espiritual, pues Krishna, la Deidad primordial, el Señor primordial, siempre está siendo adorado de alguna forma por Sus asociados y siervos elevados. Sin embargo, hace aproximadamente 5000 años, el gran sabio Vyasadeva, inspirado por su maestro espiritual Sri Narada Muni, compiló sistemáticamente todo el conocimiento védico, pues en su profunda meditación vio que los sacrificios descritos en los Vedas, entre ellos la adoración a las Deidades, eran medios por a través de los cuales las personas podían purificar sus ocupaciones. Para simplificar el proceso, él dividió el único Veda en cuatro, de forma que se pudiera distribuir entre las personas. Sri Vyasadeva entregó cada uno de los Vedas a algunos de sus discípulos, que se volvieron predicadores ideales de los mismos. Sri Vyasadeva y sus muchos discípulos fueron grandes personalidades, y todos fueron muy generosos y compasivos con todas las almas caídas de esta era de Kali. Así, el conocimiento y las prácticas se mantienen hasta el día de hoy a través de la sucesión discipular.

La adoración a las Deidades es un servicio devocional que realmente purifica y eleva espiritualmente a todos: aquellos que la realizan, aquellos que observan mientras se hace, y aquellos que ayudan de varias formas a que sea realizada. La plenitud de la vida humana sólo se alcanza y comprende cuando alguien sirve al Señor Supremo, Krishna, el Todo Completo, siguiendo las orientaciones del maestro espiritual. La adoración a las Deidades constituye un elemento fundamental en este proceso.

¿En qué momento surgió su interés por la adoración a las Deidades? ¿Cómo asumió la posición de secretario de adoración en ISKCON? ¿Cuáles son sus tareas?

Ravindra Gopala: Desde la primera vez que fui al templo en 2003, me sentí muy atraído cuando vi al pujari realizando la adoración durante el festival del domingo. Incluso sin tener ninguna noción de lo que era un pujari o quiénes eran las Deidades, sentí mucha afinidad con toda aquella ceremonia maravillosa. Encontré todo muy dulce, místico y completo. Inmediatamente pensé: “¡Caramba! ¡Qué lindo! Me gustaría mucho poder hacer esto algún día”. Me sentía muy curioso con todo lo que hacían los pujaris y quería cultivar amistad con ellos. Estas amistades fueron fundamentales para mi vida espiritual, y desde entonces, siempre busco aprender de diversas formas con los devotos y devotas.

Recibí iniciación hari-nama en 2007 e iniciación brahmínica en 2010, ambas por Srila Jayapataka Swami. En 2008 realicé un curso de pujaris ministrado por Gitamrita Devi Dasi en el Adi Templo, São Paulo, que contribuyó definitivamente a que comenzara a involucrarme con este maravilloso servicio devocional. Entonces pasé a servir como auxiliar de pujari. De esta forma, mi deseo de servir a las Deidades y mi cariño hacia ellas crecían cada vez más. El día que tenía que realizar algún servicio en el pujari era el más esperado y feliz. Tras recibir la iniciación brahmínica, me encargué de organizar las actividades en el pujari del Adi Templo en São Paulo, servicio que realicé con motivación y dedicación. Finalmente, a mediados de 2012, con las bendiciones de los vaishnavas y vaishnavis, pasé a servir como secretario de adoración en Brasil.

¿Cuál es la diferencia entre una Deidad debidamente instalada y una Deidad, comúnmente llamada “murti”, que no se somete a esa ceremonia?

Ravindra Gopala: La palabra murti significa forma, así como la palabra vigraha. Ambas son plenamente trascendentales, pues son formas e imágenes de Krishna y requieren de todos los cuidados, compromisos y devoción en la ejecución de los actos de adoración.

El néctar de la adoración 2

Fotos: Deidades domésticas de una familia de devotos.

La Deidad instalada es aquella que recibió una ceremonia especial antes de comenzar a adorarla en el templo. Esta ceremonia es una invitación formal para que Krishna se manifieste y resida permanentemente en aquel templo específico. La Deidad que se suele llamar murti, es aquella que no recibió esa ceremonia. Sin embargo, tal y como se expuso anteriormente, es una forma de Krishna. Ambas son una fuente ilimitada de misericordia, energía espiritual, bienaventuranza, amor divino y belleza. Sus presencias traen gran fortuna espiritual y tornan el lugar trascendental.

El néctar de la adoración 3

Foto: Instalación de las Deidades de Krishna y Balarama en el templo de Vrajabhumi (Rio de Janeiro, Brasil).

La Deidad que está en el templo es el centro espiritual y la inspiración de los devotos y devotas de esa determinada región. Ella inspira y une a los devotos y devotas sinceros, y hace que se sientan verdaderamente felices y realizados.

¿Cuáles son los requisitos para adorar una Deidad en el altar?

Ravindra Gopala: Para comenzar, es necesario haber recibido la iniciación brahmínica y las bendiciones de un maestro espiritual. En segundo lugar, es preciso consultar el manual de adoración correcto y entrenarse en las prácticas de los procedimientos que se realizan durante el día en el pujari, tales como horarios y contenido de las diversas ofrendas, mantras que se utilizan y formas correctas de realizar las ofrendas y de servir a las Deidades. Se realizan muchas actividades antes, durante y después de los actos de adoración en sí. Todas ellas son muy agradables y especiales. Con el aprendizaje y la práctica, el devoto o devota van desarrollando mucho cariño por el servicio a las Deidades; el recuerdo  de Krishna se va volviendo constante en su corazón y en su mente, incluso cuando la persona está en otro lugar cumpliendo sus deberes. La relación entre el devoto o devota, el guru y la Deidad se vuelve realmente muy intensa, la devoción aumenta y la asociación con los devotos y devotas se vuelve muy enriquecedora. Para que todo esto suceda, es fundamental seguir las órdenes del maestro espiritual, tener sinceridad, humildad, deseo de servir, amor y devoción. De esta forma, se podrá saborear el néctar a cada paso.

¿La adoración también puede ser una forma de prédica, tal como las clases del Bhagavad-gita o la venta de libros sobre bhakti-yoga?

Ravindra Gopala: Sí, sin lugar a dudas. La Deidad es totalmente atractiva, purificante, misericordiosa y amorosa. Cuando la adoración se realiza de forma regulada, amorosa, devocional, siguiendo los padrones y queriendo satisfacer a Krishna y a los vaishnavas y vaishnavis, todo el ambiente se purifica con energía espiritual y todos se sienten inspirados a servir y formar parte de la misión de Srila Prabhupada. Pujaris, predicadores, administradores, sankirtaneros, kirtaneros, cocineros, jardineros y muchos otros se contagian con la bienaventuranza. Cada devoto y devota se siente más motivado a ofrecer su servicio a Krishna en la forma de Deidad, del guru y a los otros devotos y a todos aquellos que todavía no recuerdan su relación con Krishna. Toda la región y todas las personas se purifican. Incluso una persona que aparentemente no muestre apego por la Deidad se puede beneficiar por el simple hecho de verla, estar o vivir cerca del  lugar donde está el Señor Krishna en la forma de Deidad en el templo. Además, la misericordia de la Deidad se puede distribuir en la forma de prasada.

¿Cuál es la meditación correcta por parte del sacerdote a la hora de adorar a la Deidad en el altar? ¿Qué significan los diferentes artículos que ofrece y qué simboliza cada uno de ellos?

Ravindra Gopala: El sacerdote, o pujari, debe tener sentimientos de servidumbre, cariño, humildad, reverencia y devoción mientras adora a la Deidad en el altar. Debe recordar que está ayudando a su maestro espiritual a servir en la sucesión discipular. De esa manera se garantiza la satisfacción espiritual.

El néctar de la adoración 4

Foto: Caitanya y Nityananda, instalados en la ciudad de Campina Grande (Paraíba, Brasil).

Ofrecemos artículos especiales durante la adoración a las Deidades con sentimientos amorosos de rendición y servidumbre a Krishna. La ofrenda es una recepción a Krishna, a quien se destina toda la ceremonia. Todos purifican su existencia por realizar y observar todos los actos de la adoración. Todos los artículos que se ofrecen (incienso, lamparita, agua, pañuelo, flor, acamana y abanico) representan los elementos de la naturaleza en su estado puro e inmaculado y sus respectivos objetos de los sentidos (perfume, tacto, forma, etc.). De esa forma, purificamos todos nuestros sentidos durante la adoración a las Deidades.

¿Qué le dirías a alguien que esté deseando comenzar a adorar a Krishna en su casa?

Ravindra Gopala: Cantar los santos nombres del Señor Krishna, leer los libros de Srila Prabhupada, desear desenvolver una relación devocional específica con el Señor Supremo, buscar conocimiento con devotos de más experiencia y ver constantemente a las Deidades en el templo más cercano, son factores fundamentales. Comparada con la adoración del templo, la adoración en casa es mucho más simple y flexible, e incluso se puede realizar a través de fotos o fotos. Esta adoración debe realizarse de manera en que el hogar sea una extensión del templo, y se debe realizar de manera simple y cariñosa, dentro de las posibilidades de la persona, con el propósito de aproximar y motivar al devoto o devota a prestar algún tipo de servicio a la Deidad del templo. De esta forma se consigue una situación favorable para el avance espiritual y la satisfacción plena de todos aquellos que se involucran en ella.

 

 

Si le gustó este artículo, también le gustará el contenido de las siguientes obras:

Sankirtana-Shop-68sankirtana-shop-g1Sankirtana-Shop-82

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *