zodiac

Gunesvara Dasa
(Extracto de la oba Astrologia Comportamental Ayurvédica)

Los sabios astrólogos del pasado reconocieron la presencia de los elementos en las constelaciones del zodíaco y, a lo largo de los siglos, confirmaron que con el paso de los planetas por estas constelaciones, las características de estos elementos se volvían visibles en las funciones fisiológicas y psicológicas de las personas. Por lo tanto, si sabemos las características particulares de cada signo, podremos saber de qué manera específica se presentará el elemento del cosmos en las actitudes de una persona. Aunque cada elemento sea representado por tres signos del zodíaco, la forma en que se presenta este elemento no es igual en ninguno de ellos. El que marca la diferencia es el planeta que rige o gobierna cada signo, así como el símbolo (el carnero, el toro, etc.).

Tomemos como ejemplo los signos de Cáncer y Escorpio. Ambos son signos de agua. Sin embargo, Cáncer es regido por un planeta sentimental y maternal, la Luna, mientras que Escorpio es regido por el intenso planeta Marte, y su correspondiente en la astrología tropical, Plutón. Debido a ello, no podemos esperar que los estados psicológicos analizados en el signo del cangrejo (Cáncer) sean iguales a los que observamos en el signo de Escorpio, aunque ambos compartan el mismo elemento. En el simbolismo que representa el animal, el cangrejo es temeroso, retrocede y entra en la arena, mientras que un escorpión puede mostrarse agresivo y valeroso.

Por lo tanto, hay tres factores que nos permitirán asimilar el significado de cada signo. El primero es el elemento, el segundo es la naturaleza del planeta que rige el signo de ese elemento, y el tercero es el mensaje que da el símbolo del signo (en el ejemplo que mencionamos arriba, el símbolo de un cangrejo o el símbolo de un escorpión).

Los signos de fuego

El zodíaco comienza en un signo de fuego, Aries. Tal como explicaba Carl Jung, el elemento fuego es el núcleo de la energía psíquica de la vida. Sin el fuego no puede comenzar nada, por eso es necesario para poder arrancar un motor, cocinar alimentos e incluso digerir lo que se come. El fuego está asociado al entusiasmo, al coraje, autoestima, liderazgo, expresión honesta y espontánea, sobretodo, es el elemento que hace que ocurran las cosas. En el zodíaco, aparece en los signos de Aries, Leo y Sagitario.

Aries, o la cabeza de un carnero, indica el impulso que toma para lanzarse sin analizar mucho los pro y contra. El planeta que lo rige es Marte, el planeta de la competición, los músculos y los deportistas, los luchadores y los militares. Aquí el elemento fuego se manifiesta de una forma más bruta, sin embargo necesaria. Un ejemplo podría ser un auto cuyo motor no está arrancando. Algunos hombres van a la parte trasera del auto y emplean la fuerza para empujar el auto, sin medir o limitar la fuerza del impulso. Simplemente bajan la cabeza y empujan.

En Leo, el elemento fuego muestra la necesidad de estar en el centro (como el león, que es el rey de la selva). El planeta que rige este signo también tiene un papel central. Él es el Sol, centro de nuestro sistema, que también otorga vida, alegría, luz y rige la autoestima y confianza en uno mismo. En Aries, la necesidad es de dar el impulso; en Leo, de organizar y administrar, asumiendo una posición central y de reconocimiento.

Finalmente, el elemento fuego se presenta en el signo de Sagitario. En este signo, el arquero centauro que apunta su flecha hacia su objetivo, revela un impulso para alcanzar algo más elevado, ideal y dignificante. El objetivo tiene que alcanzarse. El planeta que lo rige es Júpiter, que en sánscrito recibe el nombre de guru o maestro. Júpiter indica la verdad, lo justo, moral y ético. Por eso, los signos de fuego se relacionan al principio védico del dharma. Dharma puede traducirse como el deber ocupacional o el deber prescrito. Sin el impulso de Aries con su energía de Marte que conduce a las personas a la acción, sin la confianza en un uno mismo o la vitalidad con la ayuda del Sol y de Leo, y sin los ideales elevados de lo que debe hacerse en términos de moralidad, ética, filosofía de vida correcta y verdad, que otorgan Júpiter y Sagitario, se vuelve muy difícil poder cumplir los deberes prescritos.

Aries es el primer signo del zodíaco, Leo el quinto y Sagitario el noveno. Debido a ello y porque están relacionados con el dharma, los textos de la astrología védica describen la primera, quinta y novena casa como las casas del dharma.

Los signos de Tierra

Todo lo que obtenemos para sobrevivir lo obtenemos de la Tierra, tal como los alimentos, hierbas medicinales, madera, tejas y algodón para nuestra ropa. Y es en la tierra donde construimos estructuras y abrigos sólidos y duraderos. Estas características del elemento tierra indican afinidad con la materia, con lo práctico y funcional. Las cosas tienen una utilidad y deben cumplir su propósito; de lo contrario, no sirven. Así como vimos en el elemento fuego, el elemento tierra se presenta de una forma diferente en cada uno de los signos que lo manifiesta. La primera manifestación en la que aparece es Tauro. El toro o el buey trabajan la tierra en la época adecuada y se espera que el resultado de este trabajo ofrezca aquello que necesitamos para sobrevivir. El símbolo de este animal indica lentitud, y así mismo busca placer en la compañía de las vacas. El planeta que rige este signo es Venus, un planeta relacionado con el desarrollo económico, ya que todas las cosas materiales que necesitamos para sobrevivir aparecen de la tierra y su producción. En este primer signo, así como se vio en el primer signo de fuego, el elemento aparece de una forma más básica o rudimentaria.

En el segundo signo de tierra, Virgo, el planeta que lo rige es Mercurio, el planeta del pensamiento. Él aplicará la inteligencia para que las funciones del elemento tierra (y de lo que se produce en Tauro), o sea, las cosas materiales, sean bien cuidadas, clasificadas y ordenadas. El simbolismo de la joven virgen indica la cualidad de separar aquello que tiene valor y utilidad de lo que se debe rechazar. Las jóvenes vírgenes tienen el derecho de elegir con quién formarán su familia, y en ese proceso debe haber una estructura material apropiada para que las funciones prácticas sean estables. Por eso ellas tienen derecho de ver los “defectos” de sus pretendientes, y si los encuentran poco calificados para lidiar con la vida práctica, los rechazan. En el cuerpo, Virgo rige los intestinos, que se encargan de discriminar y separar aquello que “sirve y es útil” de aquello que no tiene utilidad y se debe eliminar.

Finalmente, el desarrollo material y económico necesita crecer. Producir o vigilar de qué manera se utilizará la producción (función de Virgo) no garantiza el éxito. Es necesario culminar en la utilización de la materia. Y es entonces cuando entra Capricornio, representado por la cabra, un símbolo que muestra la capacidad de escalar colinas áridas y rocosas. El planeta que rige este signo es Saturno, que representa la tenacidad, paciencia y perseverancia para lidiar con los compromisos materiales, incluso cuando aparecen obstáculos.

Los sabios atribuyen al elemento tierra la cualidad del principio védico de artha, porque lidia con la productividad y con aquello que tiene un propósito y una meta práctica en la vida. La palabra artha puede significar “propósito” o “desarrollo económico”. Sin la producción que ocurre en Tauro, sin el cuidado y la vigilancia que realiza Mercurio y Virgo, y sin la perseverancia, madurez, profesionalidad y tenacidad de Saturno y Capricornio, este desarrollo material fracasaría desde el mismo comienzo.

Tauro, Virgo y Capricornio corresponden respectivamente al segundo, sexto y décimo signo del zodíaco. En los textos de astrología védica aprendemos que la segunda, sexta y décima casa son las casas de artha, lo que confirma nuestro análisis.

Los signos de Aire

El aire ha sido asociado con las formas abstractas de pensamiento y con todo tipo de actividad intelectual desde la época de Aristóteles, que abrió una escuela de astrología para estudiar los efectos de los elementos a través de los signos. El aire lleva los aromas y los sonidos de un lado a otro, y por eso sus signos se relacionan con la comunicación y la unión o el humanitarismo.

El elemento aire se manifiesta por primera vez en el signo de Géminis. La simbología ya nos permite entender el principio de la comunicación. Entre los gemelos se da un fenómeno en el que un hermano gemelo puede percibir lo que está sintiendo o pensando el otro. Aquí comienza el principio de unión entre las personas y la felicidad que se deriva de esta unión. El planeta que lo rige es Mercurio, que también se llama Budha por su cualidad de analizar y ponderar con claridad.

Este principio de unión prosigue en Libra, la balanza, signo relacionado al matrimonio y el afecto o el cariño. La balanza representa la actitud necesaria que permitirá mantener equilibrio en las relaciones. Este símbolo muestra donde debemos dejar algo de lado, “sacarse peso de encima”, para poder armonizarnos con el nivel de otra persona y tener cuidado en no mantener una actitud extremista. Si no hacemos eso en diferentes momentos de nuestra vida, corremos el riesgo de perder nuestras compañías. Libra está regido por Venus, el planeta del amor, de la armonía y de las relaciones que nos dan felicidad.

Finalmente, expandimos ese placer cuando nos relacionamos con más personas y no sólo con los hermanos de la infancia (Géminis) o el/la compañero/a de nuestra vida (Libra y Venus). Entonces buscamos encontrar la felicidad interactuando con el mundo, las personas, amistades y grupos. En ese momento entramos en el tercer signo de aire, Acuario. La palabra Acuario parecería indicar el elemento agua; sin embargo se refiere a la playa, al balneario cerca del agua donde encontraremos personas de todos los colores, religiones, estatus profesionales o financieros. En sánscrito, Acuario se llama Kumbha. En la India existe un evento llamado Kumbha Mela (mela significa reunión). En ese evento que ocurre cada 12 años, los pensadores de todos los grupos filosóficos de la India presentan sus realizaciones acerca de cómo mejorar el mundo.

En la astrología védica, Saturno rige a Acuario, y en la astrología tropical lo rigen Urano y Saturno juntos. Aquí la cualidad e Urano también está presente en la forma de afirmación de ideas y de la individualidad, así como el desapego que lleva a las personas a unirse buscando un bien mejor. Al mismo tiempo, Urano entra con su característica de la libertad, de unión, de cuestionamientos sobre lo obsoleto o ultrapasado, y derrumbando barreras y preconceptos que no permiten la unidad de todas las personas.

En la filosofía védica el elemento aire se asocia con el principio filosófico llamadokama. La apalabra kama se puede traducir como “satisfacción de los deseos”, o como “felicidad y disfrute de los sentidos”. Sin embargo, nadie puede estar solo toda su vida. En cuanto alguien consigue alguna cosa bella y opulenta, se coloca en una posición destacada o realiza un acto intelectual de alguna utilidad para el mundo: esa persona quiere mostrárselo a los demás, o por lo menos contárselo y compartirlo. Si no pudiera hacer esto en algún momento de su vida, todo lo que consiguió no le podrá otorgarle felicidad. Así, la capacidad de unirse con otras personas que se analiza en el elemento aire, se puede asociar a la fuente de placer o kama. Aunque esa palabra también se traduzca como “goce de los sentidos”, ninguna persona puede disfrutar sola.

Según los textos clásicos de astrología védica, las casas de kama son la tercera, la séptima y la décima primera, correspondiendo así a los signos de aire. Géminis es el tercero, Libra el séptimo y Acuario el décimo primero.

Los signos de agua

El elemento que rige las emociones es el agua, desde las nutrientes y amorosas que ayudan a producir bellas obras artísticas y literarias, hasta las emociones que tienen que ver con odio y resentimiento. En un plano más desapegado y tal como interpretaba Carl Jung, el agua representa el inconciente colectivo, por lo que existe mucha empatía y sensibilidad en este elemento. El agua es profunda, y los signos que la transmiten manifiestan esta profundidad de diferentes formas.

El primer signo de agua es Cáncer, también conocido como el cangrejo. El cangrejo retrocede y entra en su “agujerito en la arena”, representando la necesidad de protegerse dentro de su lugar para no ser dañado. Sus garras representan el apego a agarrarse a aquello que le otorga seguridad y que quiere proteger. El agujero en la tierra simboliza la casa, el hogar y la familia, el lugar donde protegemos nuestras emociones y las compartimos con nuestros seres queridos. Por eso el regente de este signo es la Luna, el planeta donde analizamos a la madre y la nutrición emocional. En este signo se observan diferentes manifestaciones de ternura, apego y protección a los seres queridos. Pero los apegos no siempre son fuente de felicidad; muchas veces, las luchas emocionales muestran que estos estados causan resentimiento, odio, miedos y celos.

Es aquí que entra el segundo signo de agua, Escorpio. Este animal es un símbolo de la fuerza que puede surgir en un lugar oscuro y oculto, como el lugar donde vive este animal, bajo las tejas viejas, maderas abandonadas, cáscaras de arroz vacías u otros lugares similares. Así, el escorpión representa emociones intensas ocultas y las sombras que residen dentro de cada persona. Los regentes son Marte y Plutón, indicando que aunque se trate de un signo de agua, habrá lucha e intensidad al lidiar con nuestras propias fuerzas emocionales. Cuando la persona percibe el lado negativo de las emociones, entonces puede enfrentarlas y purificarlas. Esta lucha se observa en este signo de transformación.

Y entonces aparece el tercer signo de agua, Piscis. El símbolo de este signo son dos peces nadando en direcciones opuestas: uno todavía muestra una unión con las emociones que enfrentó, pero el otro muestra un estado de liberación, desapego y trascendencia, y por eso nada en dirección opuesta. Los regentes de este signo son Júpiter y Neptuno. El símbolo de Neptuno es un tridente, el tridente de Poseidón, el dios de las aguas que en los Vedas se llama Varuna. Estos estados emocionales que comienzan con los apegos, las turbulencias que surgen al enfrentar la realidad de estos apegos, y finalmente el estado de desapego y trascendencia, se relacionan con el cuarto estado de la filosofía védica llamado moksha, palabra que pude traducirse como “liberación”. Sin atravesar los afectos maternales y domésticos, siendo nutrido en la infancia satisfactoriamente (Cáncer y la Luna), sin entender las emociones negativas ocultas que motivan nuestros deseos egoístas y mezquinos (Escorpio) y sin alcanzar, al purificar esas emociones, un estado de empatía, caridad, sacrificio, ecuanimidad, neutralidad, desapego y servicio a los demás (Piscis), nadie puede obtener la liberación de la existencia material (moksha).

Cáncer, Escorpio y Piscis son, respectivamente, el cuarto, octavo y décimo segundo signo del zodíaco. De la misma forma, en la astrología védica, la cuarta, octava y décimo segunda casas se llaman las casas de moksha.

De esta forma, desde la perspectiva de la filosofía védica, los elementos están organizados de manera tal que, cuando se vive con armonía con el cosmos, ayudan al ser individual a pasar por la vida de una forma saludable y próspera que finalmente conduce a la liberación de los estados egoístas. El elemento fuego da el impulso, la estima y la filosofía de vida apropiada para cumplir los deberes (dharma). Como resultado de cumplir los deberes religiosamente, la naturaleza, satisfecha, brinda a través del elemento tierra todo lo que necesitamos para desarrollarnos material y económicamente (artha). Con estas dádivas, podemos satisfacer nuestros deseos y ser felices junto a las personas cercanas con quien compartimos nuestro desarrollo material (kama). Y al experimentar emociones nutrientes y satisfactorias, a pesar de que al comienzo puedan contener apego, al purificarse y expandirse en la forma de empatía y sentir amor por todos sin egoísmo, podemos alcanzar un estado divino y trascendente conocido comomoksha.

 

Si le gustó el contenido de esta obra, también le gustará la obra completa (título sólo disponible en portugués):

Sankirtana-Shop-60

No hay comentarios

  1. Excelente articulo zodiacal, muy educativo, Hare Krsna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *