-19 I (artigo - Bhagavad-gita) O Bhagavad-gita Além da Especulação (850) (pn)1

Bhagavan Dasa

Incluso en una época en la que la subjetividad, la relatividad y la pluralidad de opiniones están en boga, todavía es posible aplicar la orientación que contiene el Bhagavad-gita.

Una vez, en el Sur de India, en la ciudad de Tiruchirapalli, el santo Chaitanya Mahaprabhu visitó un templo muy importante y danzó en éxtasis frente a las figuras del altar. Personas de diferentes partes de India fueron al Sur del país para poder ver a aquella famosa personalidad y escucharlo cantar el himno en alabanza por el que se hizo famoso: Hare Krishna, Hare Krishna, Krishna Krishna, Hare Hare/ Hare Rama, Hare Rama, Rama Rama, Hare Hare.

Todos los días, un devoto de Krishna visitaba aquel templo y, siguiendo la orientación de su maestro espiritual, recitaba los dieciocho capítulos delBhagavad-gita. Aunque era iletrado, a veces pronunciaba los versos correctamente y a veces con muchos errores, y debido a ello muchas veces era objeto de burlas. Sin embargo, experimentaba tanto deleite con aquella práctica rutinaria, que no se dejaba afectar por los comentarios despectivos.

Cuando Chaitanya Mahaprabhu vio que aquel devoto se estremecía y derramaba lágrimas mientras leía aquella obra tan querida, se sintió muy contento y se acercó a él: “Disculpa”, dijo el santo, “permíteme preguntarte: ¿de dónde surge este amor extático tan grande? ¿Cuál es la parte del Bhagavad-gita que te otorga tanto placer trascendental?”. “No tengo ningún estudio en sánscrito”, respondió él, “por lo que desconozco el significado de las palabras. En realiadd, todo lo que hago es ver al Señor Krishna sentado en una cuadriga como auriga de Arjuna. Él tiene un aspecto muy bello en Su tez oscura mientras sostiene las riendas en Sus manos”.

Aunque hubiera muchos teólogos eruditos en la India contemporánea, Chaitanya juzgaba que la mayoría de ellos no entendía el verdadero significado del Bhagavad-gita. Sin embargo, juzgó diferente a aquel devoto analfabeto. Chaitanya se dirigió a él con las siguientes palabras: “Realmente eres una autoridad en lo que se refiere a la lectura del Bhagavad-gita. Lo que sabes es lo que constituye el verdadero propósito del Bhagavad-gita”.

Esta historia instructiva está registrada en una de las biografías más importantes de Chaitanya Mahaprabhu, llamada Sri Chaitanya-charitamrita. Aquel encuentro entre el famoso devoto que reactivó la práctica yóguica del servicio devocional a Krishna y un humilde y desconocido devoto que recitaba el Bhagavad-gita por su fe en su maestro espiritual y devoción al Supremo, nos revela el centro del Bhagavad-gita: la devoción a Dios.

Sin embargo, debido a nuestra tendencia a especular, o sea, a usar el libro como un espejo (speculum), el Bhagavad-gita, antes de hablarnos de la devoción a Dios, nos dice que tenemos que tener devoción, de modo que, cuando no estemos escuchando esta obra, que habla de la devoción a Dios, si no proyectándonos en el texto, veamos la devoción de nuevo, porque ya estará en nuestros ojos, en nuestro corazón y en nuestra mente.

De esta forma, la devoción es el medio por el cual se puede comprender elBhagavad-gita. Después de todo, el Bhagavad-gita es la canción (gita) del Ilimitado (bhagavan), la canción de Dios, que por encima de todo se explica a Si mismo. ¿Cómo puede ser que nosotros, siendo limitados, podamos comprender al Ilimitado? Esto sólo es posible si el Ilimitado extiende Su omnipotencia y, como dice el capítulo diez, retire personalmente toda la oscuridad de nuestros corazones con la luz brillante de Su sabiduría, iluminándonos. Por lo tanto, el conocimiento del Bhagavad-gita está disponible sólo en el caso de que podamos invocar la misericordia de Dios que, de esta forma, permitirá que lo conozcamos. Esta invocación para la misericordia divina, según nos enseña este diálogo sagrado, se lleva a cabo realizando servicio devocional amoroso a Dios, y al mismo tiempo, observando el propio carácter para poder moldearlo al agrado de Dios: ecuanimidad con todos los seres vivos, ausencia de envidia, autocontrol, ausencia de temor, clemencia, caridad.

Por lo tanto, el servicio devocional a Dios es el medio por el cual se puede comprender el Bhagavad-gita. ¿Y cuál es el objeto de comprensión? ¿Qué comprenderá el devoto? Comprenderá que el medio que adoptó es la propia meta: la perfección de la vida es servir eternamente a Dios, tanto en este mundo como en el próximo. Cuando el alma hace un buen uso de su libre albedrío y decide rendirse a Krishna, a Dios, entonces experimenta la autorrealización: se conoce a si misma. Una vez situada en su posición constituconal, una vez que se reconoce como Brahman, como un espíritu puro, completamente distinta de la materia, la vida no terminará, si no que en realidad comenzará, y además con todas las posibilidades de relacionarse con la Persona Suprema. Arjuna, antes de escuchar el Bhagavad-gita, era un guerrero que, después de escucharlo, continuó siendo un guerrero. Por lo tanto, el Bhagavad-gita no pretende privarnos de nuestra individualidad, si no que quiere adicionar para que ésta sea plena: la postura de siervo de Dios y, como consecuencia, de todas las entidades vivas. Esta es la consumación de las enseñanzas del Bhagavad-gita.

Así pues, invitamos a que las personas que pretender leer el Bhagavad-gita, una obra poética, filosofica y religiosa, lo hagan tal y como la propia obra lo propone: con el corazón abierto, considerándose un siervo y una persona constitucionalmente devota de Dios.

 

Si le gustó este artículo, también le gustará el contenido de las siguientes obras:

Sankirtana-Shop-010Sankirtana-Shop-82Sankirtana-Shop-66

 

No hay comentarios

  1. Muy importante.gracias por compartirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *