01

Arcana Siddhi Devi Dasi

Las instrucciones de Bhaktivinoda Thakura pueden ayudar a aquellos que se estremecen al oír la palabra “rendirse”.

En mi adolescencia, mi hermano mayor y yo nos peleábamos con frecuencia. No consigo acordarme de los motivos por los que peleábamos, pero varias veces al mes, cuando mis padres no estaban en casa, terminábamos en una disputa. A menudo, mi hermano me torcía el brazo detrás de la espalda y me decía que me rindiera. Yo gritaba y empujaba, y pataleaba hasta que no soportaba más el dolor. Entonces gritaba: “¡Me rindo!”. Entonces, él me soltaba triunfantemente, jactándose de su victoria. Recuerdo que yo me enfadaba mucho y me quería vengar. Odiaba tener que rendirme.

Así que cuando leí por primera vez las palabras de Krishna en el Bhagavad-gita, diciéndome que abandonara todo y me rindiera a Él, me sobresalté. La palabra “rendirse” acarreaba una carga emocional.

Después de superar mi reacción negativa inicial, quise entender mejor a lo que se refería Krishna con la palabra rendirse, o en sánscrito, sharanam. Aprendí que la palabra sharanam generalmente se traduce como “refugio”. Por lo tanto, la rendición a la que se refiere Krishna es diferente de la que mi hermano me exigía. La entrega que demanda Krishna es una invitación amorosa para refugiarse completamente en Él.

Aunque aparentemente el Bhagavad-gita es una conversación privada entre Krishna y Arjuna, la intención de Krishna era que Sus enseñanzas estuvieran disponibles para todos nosotros. Él nos brinda el conocimiento acerca Sí mismo que nos ayudará a entender por qué, al terminar de hablar, nos pide que abandonemos todos los caminos del progreso en la vida humana y apenas nos rindamos a Él. Cualquiera que tenga fe en las cosas que dijo Krishna sobre Sí mismo en el Bhagavad-gita, quedará convencido de que Él merece nuestra rendición y amor.

02

Bhaktivinoda Thakura, autor de la obra Sharanagati (“La meta de la rendición”) recomienda seis principios que conducen a la rendición completa.

En nuestra tradición Gaudiya (la línea discipular de Sri Chaitanya Mahaprabhu), Bhaktivinoda Thakura explica detalladamente la palabra sharanam. En su colección de canciones llamada Sharanagati (“La meta de la rendición”), nos da una orientación conceptual sobre el aspecto de la rendición pura y qué podemos practicar para alcanzar el estado del sharanagata, un devoto completamente rendido. Él describe las seis prácticas de los devotos serios que dedican sus vidas a Krishna: aceptar cosas favorables al servicio devocional, rechazar cosas que son desfavorables al servicio devocional, aceptar que Krishna es nuestro único mantenedor, aceptar que Krishna es nuestro único protector, desarrollar una humildad profunda, y entregarnos completamente a nuestro guru y a Krishna.

Favorable y desfavorable

Al principio de nuestra vida devocional, es fundamental aprender la diferencia entre lo que ayuda y lo que perjudica en el avance espiritual. Cuando empecé a practicar vida espiritual, tenía muchas ideas erróneas sobre lo que era favorable para la vida espiritual. Antes de conocer a los devotos, solía andar descalza a todas partes, y lo consideraba una práctica espiritual. Me impresionó el hecho de que los devotos usaran zapatos, salvo en los lugares sagrados. También creía que vida espiritual significaba comer y dormir poco. Había intentado reducirlos más allá de lo que era saludable para mi cuerpo. Rápidamente aprendí que, en la vida espiritual, había que ser equilibrado con nuestras necesidades materiales, evitando los extremos.

Srila Prabhupada ya había traducido varios libros cuando me uní al movimiento, en el año 1976. Estudiar esos libros, sobretodo El néctar de la devoción y El néctar de la instrucción, y la compañía de los devotos, me ayudaron a entender qué era favorable y qué era desfavorable. Cuando tenemos una comprensión fundamental, podemos tomar decisiones que nos ayudarán a avanzar. Prabhupada nos dijo que la gratificación de los sentidos es como la sal. Necesitamos un poco, pero no mucha. Similarmente, si renunciamos y nos desapegamos de algunas cosas, podremos avanzar, sobre todo al comienzo de nuestro recorrido espiritual; pero un exceso puede endurecer el corazón. Es importante que el principiante en el camino del bhakti tenga una buena orientación –devotos en los que confíe y que puedan ayudarle a tomar buenas decisiones considerando su naturaleza individual. Lo que puede ser demasiado para uno puede ser muy poco para otro. Encontrar a un devoto más avanzado que entiende nuestra psicología puede ser muy útil en nuestra jornada.

Krishna es nuestro mantenedor

Aquellas personas que están absortas en el humor de rendición, verán a Krishna como su único mantenedor. No sentirán ansiedad en cuanto a su manutención y estarán completamente seguros de que Krishna satisfará sus necesidades básicas. Ellos hacen su parte, pero saben que, en última instancia, el Señor es la fuente de su abastecimiento. Su fe es una pieza central de la rendición, y aquellos que desarrollan una fe profunda en este principio, se libran de mucha ansiedad.

En los primeros niveles del bhakti, nuestra fe en Krishna como mantenedor se desarrolla al leer historias sobre como Él mantiene a Sus devotos. Hay muchas historias en las escrituras que demuestran el compromiso de Krishna de satisfacer las necesidades de Sus devotos.

Por ejemplo, cuando Narada Muni se acercó al cazador Mrigari, Narada le pidió que abandonara su hábito pecaminoso de matar animales y dejarlos agonizando. Él abrió los ojos del cazador acerca del karma, diciéndole cómo en su próxima vida iría a sufrir un destino semejante al de los animales que estaba torturando.

Once, when Narada Muni was walking on a forest path, he saw a deer, a boar and a rabbit, all of them pierced with arrows and twisting in pain. He strayed from the path and found the hunter,Mgrari, hiding behind a tree, his bow and arrow raised, ready for his next kill. The hunter's body was blackish, and he had reddish eyes. As soon as Narada came closer, all the animals fled.Mrgari had been trained from a young age to hunt animals with a bow and arrow, but not kill them completely. He actually felt great pleasure seeing half-killed animals suffer. Narada explained that by consciously causing these animals unnecessary pain, he would incur very great sins. Hearing Narada speak about the error of his activities and the sinful reactions that would come to him in his next life, Mrgari was convinced. He surrendered to Narada Muni saying, "My dear sir, please tell me how I can be relieved of the reactions of my sinful life. Now I fully surrender unto you and fall down at your lotus feet. Please deliver me from sinful reactions."
Narada Muni advierte al cazador Mrigari de las consecuencias de sus actividades pecaminosas.

Después de que el cazador desarrollara un poco de fe en Narada Muni como su maestro espiritual, Narada le pidió que rompiera su arco. Mrigari dudó, preguntándose cómo sobrevivirían él y su familia si abandonase su medio de sustento. Narada le aseguró que, si elegía el camino de la devoción, Krishna se encargaría de mantenerlo. El cazador cumplió con el pedido de Narada y rompió su arco, y adoptó la práctica espiritual de cantar los santos nombres de Krishna.

Muchos de los vecinos de Mrigari se dieron cuenta de su transformación, y comenzaron a considerarlo una persona santa. Cada día le llevaban comida, y llegaron a llevarle tanta, que él tuvo que pedirles que le trajeran menos.

Escuchar este tipo de historias nos ayuda a tener fe en el principio de que Krishna es nuestro mantenedor. Y esta fe nos permite ver la manutención de Krishna en acción. En mi propia vida, después de haber trabajado en un empleo de jornada completa en una clínica de salud mental durante diez años, mi esposo y yo nos arriesgamos a elegir un estilo de vida que nos permitiera dedicar más tiempo a nuestras prácticas espirituales. Nos mudamos a una comunidad espiritual, y yo abrí una consulta privada en la que atendía a mis pacientes mayormente por teléfono e internet. Sentí que Krishna nos correspondió en nuestro deseo; teníamos suficientes recursos para vivir de manera confortable y más tiempo para nuestras vidas espirituales.

Krishna es nuestro protector

El siguiente principio de sharanagati es tener fe completa en que Krishna nos protegerá en todas las situaciones. Cuando me volví devota, leí Krishna: La Suprema Personalidad de Dios, un resumen de Srila Prabhupada del décimo canto del Srimad-Bhagavatam. El libro cuenta las historias de la vida de Krishna en la Tierra hace cincuenta siglos. Él pasó Su infancia en Vrindavana, una comunidad rural idílica, rodeado de Sus amorosos devotos. Lo que más me impresionó fue el flujo aparentemente implacable de situaciones amenazadoras que inundaba Vrindavan, una réplica de Su hogar en el mundo espiritual. ¿Por qué la morada de Krishna estaba llena de peligros? Porque cada ataque sucesivo de un demonio o un semidiós disfrazado, aumentaba el amor y la dependencia que sentían los habitantes de Vrindavana por Krishna.

En el mundo material existe peligro a cada paso, y a las personas les preocupa la manera en que sobrevivirán a tantas situaciones angustiosas. Sin el conocimiento y la fe en Krishna, no hay dónde refugiarse del sufrimiento. Con el conocimiento y la fe en Krishna, podemos entrar en la boca de Aghasura diciendo, tal como lo hicieron los vaqueritos: “Si es un demonio, Krishna nos salvará”. El ejemplo de los vaqueritos refleja el principio de confiar en la protección de Krishna.

Claro está que nadie busca ponerse en situaciones de riesgo a propósito. Hemos de actuar con inteligencia, pero si mientras vivimos una vida dedicada a avanzar espiritualmente, nos enfrentamos a situaciones peligrosas, podemos practicar buscar el refugio de Krishna. Nuevamente, si escuchamos las historias de las escrituras acerca de cómo Krishna protege a Sus devotos, y si escuchamos las experiencias de los devotos contemporáneos (como las de Indradyumna Swami enDiario de un monje viajero), podemos desarrollar fe en este principio. También es importante comprender que semejante protección no siempre significa que nuestro cuerpo estará protegido, si no que nosotros, el alma, siempre estaremos protegidos. Y si Krishna desea que abandonemos nuestra situación actual, Él nos protegerá a nosotros, el alma, y nunca perderemos cualquier ganancia espiritual que hayamos logrado.

Humildadad

El siguiente principio de la rendición es el de la humildad. Tener una actitud humilde es crucial para avanzar espiritualmente. La rendición verdadera surge cuando entendemos que no podemos hacer nada sin la misericordia y la ayuda del Señor. La humildad nos ayuda a entregar las riendas de nuestra vida a Krishna. Nos permite abrir nuestros corazones a Sus instrucciones y servirle a través de Sus representantes en el mundo material.

Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakura dijo que la humildad comienza con la ausencia de la mentalidad de disfrute. Nuestra naturaleza espiritual busca el placer, pero cuando buscamos disfrutar en la materia, en cosas que no perduran, nos convertimos en abusadores, explotadores. Para recuperar nuestra conciencia espiritual, necesitamos poner en práctica dar y recibir.

Entregarnos plenamente

El último principio de sharanagati es entregarnos plenamente –en cuerpo, alma y corazón– al servicio del Señor. Esto significa que no debemos tener intereses separados de Krishna. Para poder practicar este principio, servimos a Vaishnavas avanzados y compartimos la conciencia de Krishna con otras personas. De esa manera, podemos ver qué es lo que nos cuesta entregar y qué apegos materiales nos retienen. Nos esforzamos en avanzar, con la esperanza de captar la atención de personalidades espirituales que puedan ayudarnos a progresar.

Sharanagati prepara las condiciones para que nuestros sentimientos amorosos puedan desarrollarse plenamente. Practicar estos seis principios se resumen enabhideya, el modo y los medios de alcanzar amor por Krishna.

Krishna nos dice en el Bhagavad-gita (4.11) que Él corresponde nuestros esfuerzos por rendirnos. ¿A qué intercambio se refiere? Nos ilumina con el conocimiento de quiénes somos realmente –un ser espiritual eterno que tiene una relación amorosa con Krishna y todos Sus asociados. También sentimos alegría y experimentamos una realidad trascendental que se vuelven más y más gratos a medida que vamos avanzando.

Ahora tengo una relación diferente con la palabra rendición, pero creo que también puede ser de ayuda usar otras palabras, como refugio, para ayudar a otras personas que tal vez hayan crecido con un hermano mayor.

 

Si le gustó este artículo, también le gustará el contenido de las siguientes obras:

Sankirtana-Shop-010Sankirtana-Shop-82Sankirtana-Shop-66

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *