1

Krishnadasa Kaviraja
(Extractos del tercer capítulo de la sección Antya-khanda, del Chaitanya-bhagavata)

El Señor Supremo siempre disfruta de los pasatiempos con Sus siervos. Ellos son la causa por la que Él adviene a este mundo material.

Ocultando Su identidad verdadera, Sri Chaitanya permanecía alegremente en Jagannatha Puri. Un día, el Señor se sentó con Sarvabhauma en un lugar apartado.

Chaitanya Mahaprabhu dijo: “Oh, respetable Sarvabhauma, por favor, escúchame mientras te revelo Mi corazón. Aunque haya acudido a ver al Señor Jagannatha, tú eres la razón principal por la que he venido. Tú eres la persona que puede acabar con Mis apegos materiales. El Señor Krishna te concedió el don de distribuir amor por Él. Si así lo deseas, también puedes otorgármelo. Por lo tanto, Me refugio en ti. Por favor, dime qué es lo mejor para Mí. ¿Qué actividades religiosas debo ejecutar? ¿Cómo debo actuar para no hundirme en el pozo oscuro de los repetidos nacimientos y muertes? Por favor, instrúyeme, pues Me he entregado a ti en todos los aspectos”.

Manifestando Su potencia maya de diversas formas, Chaitanya Mahaprabhu se dirigió así a Sarvabhauma. Al no conocer el corazón del Señor Supremo, Sarvabhauma se dispuso a describirle los deberes religiosos de las personas.

Sarvabhauma dijo: “Ciertamente has recibido la misericordia de Krishna, porque no te has involucrado nunca en actividades materiales. ¿Cómo es posible que aceptaras la orden de sannyasa, si eres una persona muy inteligente? Analiza cuidadosamente y pon atención a lo que se obtiene al aceptar sannyasa. La primera cosa es que la persona queda sujeta a una fuerte sensación de orgullo y ego falso.

El orgullo no es algo saludable. Intenta entender esto con el siguiente verso delSrimad-Bhagavatam (11.19.16): “Sabiendo que el Señor Supremo reside junto al alma de todos los cuerpos, se deben ofrecer reverencias dandavats a todos los seres vivos, incluso a los perros, vacas, mulas y parias”. El deber religioso del vaishnavaes ofrecer reverencias respetuosas a todos. Sin embargo, a los hipócritas que se cubren orgullosamente con la bandera de la religión, no les gusta esto.

Por lo tanto, la religión verdadera, el deber verdadero y las actividades piadosas verdaderas, son acciones que se realizan en este mundo para agradar a la Suprema Personalidad de Dios. Esta es la opinión de todos los sabios. Aquel que ofrece sus estudios, conocimientos y mantras ante los pies de loto del Señor Krishna, obtendrá paz verdadera en su corazón. El Señor Krishna es la vida de todos. Él es el padre de todos. Quien vive sin adorarlo, vive en vano.

Así pues, te pregunto: ¿Por qué adoptaste el camino de sannyasa? Si se sirve al Señor Krishna con amor y devoción, se logra la liberación de este mundo; entonces, ¿qué más puede obtenerse afeitándose la sikha? Si tu argumento es que Madhavendra Puri y otras grandes almas también aceptaron sannyasa y afeitaron sus sikhas, entonces mi respuesta es que no tienes edad suficiente para aceptar la orden de sannyasa. Tan sólo después de vivir tres cuartos de sus vidas, y únicamente tras haber disfrutado del néctar de la vida social, las grandes almas aceptan sannyasa. Tú acabas de entrar en la juventud, ¿cómo puedes estar cualificado para aceptar sannyasa? ¿Cómo podrás obtener la meta espiritual de la vida si aceptas sannyasa? La devoción que existe en Tu cuerpo es una misericordia rara, una misericordia que ni siquiera los mejores yogis pueden obtener. ¿Por qué enloqueciste hasta el punto de aceptar sannyasa?”.

Tras oír la descripción de Sarvabhauma sobre el servicio devocional, Chaitanya Mahaprabhu se sintió muy satisfecho.

Sri Chaitanya dijo: “Oh, Sarvabhauma inmaculado, por favor, has de saber que, en realidad, no soy un sannyasi. Atormentado por la separación del Señor Krishna, corté Mi sikha y abandoné Mi hogar. Por favor, no Me consideres un sannyasi. Concédeme tu misericordia para que así pueda apegarme al Señor Krishna”.

3

El Señor Chaitanya sonreía mientras miraba a Sarvabhauma, quien, confundido por maya, no entendía lo que pasaba.

Fue así que el Señor Supremo confundió a Su siervo. Aunque el devoto no hable con el conocimiento debido, sus palabras continúan siendo muy agradables para el Señor. El Señor Supremo siempre disfruta de los pasatiempos con Sus siervos. Ellos son la causa por la que Él adviene a este mundo material. El Señor siempre corresponde las diferentes inclinaciones devocionales de Sus devotos. El Señor ansía entregarse a Sus devotos tanto como ellos se rinden a Él. La naturaleza del Señor es amar a Sus devotos. ¿Quién puede convencerle a actuar de forma diferente?

El Señor Chaitanya sonreía mientras miraba fijamente a Sarvabhauma. Confundido por maya, Sarvabhauma no entendía lo que pasaba.

Sarvabhauma dijo: “Tú te encuentras en un ashrama superior. Según los mandamientos de las Escrituras, debo postrarme ante Ti y adorarte. No es apropiado que me glorifiques, eso me convierte en un ofensor”.

Entonces, Sri Chaitanya dijo: “Por favor, no intentes engañarme de esta forma. Yo me refugio en tu sombra bajo todos los aspectos”.

Así, el Señor Chaitanya juagaba con Su siervo. ¿Quién puede comprender los pasatiempos de Chaitanya Mahaprabhu?

Sri Chaitanya volvió a hablar: “Sólo tengo un único deseo. Quiero escucharte recitar el Srimad-Bhagavatam. Aparte de ti, no hay nadie que pueda destruir las dudas que asolan Mi corazón”.

“Tú tienes una comprensión madura y profunda de todas las escrituras”, respondió Sarvabhauma. “Lo sé muy bien. ¿Qué afirmación del Srimad-Bhagavatam no comprendes? ¿Cómo podría explicarte algo a Ti? Aunque sepa que Tú conoces todo el Srimad-Bhagavatam, también sé que a los devotos cultos y nobles les gusta conversar entre ellos sobre el servicio devocional. Por eso, fingen que tienen preguntas. Por lo tanto, dime en qué parte del Srimad-Bhagavatam reposan Tus dudas. Intentaré hablar del tema hasta donde me sea posible”.

Sonriendo gentilmente, el rey de Vaikuntha recitó un verso octosílabo. Citando elSrimad-Bhagavatam (1.7.10), el Señor dijo: “Todas las diferentes variedades deatmaramas (aquellos que disfrutan del atma, o el ser espiritual), especialmente aquellos que están establecidos en el sendero de la autorrealización, aunque están liberados de todas las clases de cautiverio material, desean prestarle servicio devocional puro a la Personalidad de Dios. Eso significa que el Señor posee cualidades trascendentales, y, en consecuencia, puede atraer a todo el mundo, incluso a las almas liberadas”.

En presencia del Señor Chaitanya, el maestro de Sarasvati-devi, y debido a Su misericordia, Sarvabhauma comenzó a explicar el verso.

“Este verso afirma que la verdad esencial es el servicio devocional amoroso a los pies de loto del Señor Krishna. Cuando esa devoción está completa y plenamente presente, no hay posibilidad de que existan apegos materiales, ni dentro ni fuera. Así, las almas liberadas sirven al Señor Krishna con devoción. Ese es el poder de las cualidades trascendentales del Señor Krishna. Todo aquel que canta el nombre del Señor Krishna se libera; pero el que deshonra el nombre del Señor Krishna, perece”.

Completamente absorto en el tema que estaba presentando, Sarvabhauma dio varias explicaciones del verso. Él lo explicó de trece maneras diferentes, y finalmente, dijo: “No consigo darte otra explicación más”.

El Señor sonrió nuevamente y dijo: “Cada una de las explicaciones es correcta. Ahora, escucha mi breve explicación. Por favor, decide si Mis palabras son precisas o no”.

El santo Sarvabhauma quedó completamente asombrado. Él pensó: “¡Es humanamente imposible presentar más explicaciones!”.

Todas las explicaciones del Señor fueron originales. Nunca nadie había pensado en tales explicaciones. Sarvabhauma las escuchaba maravillado, y en su corazón se preguntaba: “¿Este hombre es el Señor Supremo?”.

Después de presentar Sus explicaciones, el Señor rugió como un trueno. Entonces, revelando Su naturaleza trascendental, reveló Su forma de seis brazos. El Señor dijo: “Sarvabhauma, ¿qué piensas ahora? ¿Estoy o no estoy cualificado para aceptar sannyasa? ¿No me consideras en sannyasi de verdad? He venido a revelarme ante ti. He decidido presentarme personalmente ante ti, porque hace muchas vidas que Me sirves con amor. Yo descendí a este mundo para iniciar el movimiento de sankirtana. Has de saber que Yo soy el Señor Supremo, la causa de toda la manifestación cósmica. Hace muchos nacimientos que eres Mi devoto puro, y por eso he venido a verte especialmente. Yo protegeré a los devotos, las almas santas, y mataré a los demonios. Ahora intenta calmar tu ansiedad, y ofréceme oraciones”.

2

Sadbhuja, la deslumbrante forma de seis brazos del Señor.

La forma de seis brazos del Señor era más deslumbrante que millones de soles. Tras contemplarla, el inmaculado Sarvabhauma se desmayó. Todavía en Su forma de seis brazos, el Señor Chaitanya-Narayana rugió con bienaventuranza. Satisfecho con Sarvabhauma, el Señor le pidió que se levantara, y entonces colocó Su graciosa mano sobre la cabeza de Su devoto.

Aunque el contacto con la mano graciosa del Señor le había devuelto la conciencia, el brahmana Sarvabhauma estaba paralizado por la intensa bienaventuranza que sentía, y por eso, no dijo nada. Entonces, el océano de misericordia llamado Señor Chaitanya, acomodó Sus pies de loto sobre el corazón de Sarvabhauma. Al obtener los cautivantes pies del Señor, Sarvabhauma los agarró firmemente y declaró entre sollozos y con júbilo: “Hoy conocí al ladrón que robó mi corazón”.

Sujetando los maravillosos pies de loto del Señor, que son el mayor tesoro de Laksmidevi, Sarvabhauma lloraba ruidosamente. Él decía: “¡Sri Krishna Chaitanya! ¡Mi Señor! ¡Maestro de mi vida! Oh, Señor, por favor, lanza Tu mirada misericordiosa sobre este caído”.

El inteligente y santo Sarvabhauma, glorificaba continuamente al Señor con versos melodiosos. Él dijo: “Que mi corazón permanezca a los pies de loto del Señor, cuyo nombre es Sri Krishna Chaitanya. Él ha descendido a este mundo para revelar la verdad sobre el servicio devocional a Él, verdad que se había perdido bajo la influencia del tiempo”.

Escuchando los versos que lo glorificaban, el Señor Chaitanya-Narayana de seis brazos sonrió, y le dijo a Sarvabhauma: “Mi querido Sarvabhauma, escucha. Como Tú eres Mi asociado eterno, puedes ver Mis glorias. Vine aquí con el único propósito de verte, pues hace mucho tiempo que Me adoras. Tus explicaciones sobre el servicio devocional Me complacieron enormemente. Declaro que todo lo que has dicho es verdadero, pues nada de lo que salga de tu boca puede ser mentira. Todo aquel que escuche la centena de versos que has compuesto para glorificarme, ciertamente obtendrá devoción inquebrantable por Mí. Tus versos se harán famosos como Sarvabhauma-sataka”.

Después de revelar estas verdades espirituales a Sarvabhauma, Chaitanya Mahaprabhu interrumpió la manifestación de Sus opulencias. Tras reconocer a su Señor, el impecable Sarvabhauma se sumergió en bienaventuranza, perdiendo así su conciencia externa.

Cualquier persona que escuche estas glorias podrá trasponer el mundo de nacimientos y muertes, y alcanzará la morada espiritual del Señor Chaitanya. Puesto que estos pasatiempos del Señor Krishna son muy confidenciales, la persona que los escuche con sinceridad recibirá el abrigo del Señor.

 

Si le gustó este artículo, también le gustará el contenido de las siguientes obras:

-30 (artigo - Karma e Reencarnação) SI A Natureza da Atividade Fruitiva (1708) (bg) (ta) Sankirtana-Shop-63

Sankirtana-Shop-79 Sankirtana-Shop-01428

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *