Escuela Bhakti: Amar es servir 01

Entrevista a Prana-natha Dasa, director e idealizador de la Escuela Bhakti, una escuela comunitaria, confesional y filantrópica en la ciudad de Franco da Rocha, interior de São Paulo (Brasil), que se propone formar a los alumnos de forma integral, según el modelo de las escuelas védicas de la antigua India.

¿Cómo nació la Escuela Bhakti? ¿Qué se propone?

Prana-natha Dasa: Nuestra escuela surgió por una doble propuesta: la primera fue la necesidad de demostrar que la educación védica que trajo Srila Prabhupada es sin dudas el método más sublime y eficaz para mejorar el nivel humanitario, intelectual y espiritual de la sociedad. Y la segunda, que facilitó todo el proceso, es que había que satisfacer una demanda: decenas de niños y jóvenes venían a nuestro tempo y no teníamos un proyecto que pudiera satisfacer sus necesidades. Por lo tanto, nuestra escuela es comunitaria, pues atiende las demandas de una comunidad. Confesional, pues confiesa una determinada fe. Y filantrópica, porque no cobramos nada por nuestro servicio.

¿Por qué eligieron combinar la metodología de enseñanza védica con las nuevas tendencias pedagógicas, como la pedagogía Waldorf? ¿La metodología teórica propuesta antes del inicio de las actividades en la escuelase mantiene, o fue necesario adaptarse a medida que los alumnos revelaron sus potenciales y dificultades? 

Prana-natha Dasa: La metodología védica es completa en sí misma. Si estudiamos la verdadera historia de la educación (un día escribiré acerca de ello), descubriremos que en occidente, los griegos iniciaron un proceso más sistemático de la educación basado en la búsqueda filosfófica y ontológica: por el lado de Atenas una escuela muy estructurada, y por el lado de Esparta una educación militar muy rígida. Pero, ¿en qué se basaron para crear esas escuelas? Incluso el teatro griego… Todo vino de la India: las pruebas son claras y concisas.

Sin embargo, cuando presentamos nuestro proyecto al Gobierno, quisieron saber acerca de nuestro método, y para presentarlo tuvimos que escribir una nueva tesis explicando todos los detalles. Por lo tanto, para que el público en general identificase elementos pedagógicos ya reconocidos en occidente, caracterizamos ciertos aspectos de nuestro método usando métodos ya reconocidos.

La educación, sin duda alguna, es el método de cambio más eficaz, tanto individual como colectivamente. Sin embargo, su característica principal es que funciona de manera muy lenta, y requiere mucha paciencia. En nuestra escuela no fue diferente. Después de dos años, tanto el cuerpo docente cuanto los alumnos, todavía están preparándose para participar de una escuela diferente.

Escuela Bhakti: Amar es servir 02

La Escuela Bhakti acepta alumnos de familias católicas y de otras religiones. ¿Esto supone un desafío?

Prana-natha Dasa: Todo depende de cómo encaremos las situaciones cotidianas. El otro día la madre de Isabela me preguntó: “Hace cinco sábados que mi hija no va para catequesis, pues ha estado yendo al templo y viajando con los devotos. Su profesora me está cuestionando lo que está ocurriendo”. Otra madre, cuyos cuatro hijos están en nuestra escuela, me dijo: “Oro a Dios cada día para que mis hijos se vuelvan Hare Krishna”. Gabriel D., de 13 años, escribió en una de sus cartas: “Los padres perciben que Hare Krishna no es apenas una religión, si no un estilo de vida. Ellos sienten la compasión de los devotos  y eso envuelve a todos en una corriente amorosa que incluso los religiosos más fanáticos terminan por aceptar”.

¿En qué momento la Escuela presenta los valores del Movimiento Hare Krishna? ¿Es parte del currículum obligatorio u opcional?

Prana-natha Dasa: La conciencia de Krishna es parte del currículum obligatorio. En realidad, es esencial en el currículum: sin eso, ningún otro conocimiento tendría sentido. Todos los días los alumnos participan del programa espiritual del templo, ofrecen flores a Srila Prabhupada, aprenden mantras védicos, cantan japa(orar en un rosario), tienen clases del Srimad-Bhagavatam dos veces por semana y realizan el curso bhakti-shastri tres veces por semana. Lo interesante es ver cómo les gusta participar de los programas espirituales. El otro día en una asamblea de alumnos hubo una votación y casi por unanimidad, votaron por participar más en los kirtanas (canto de mantras con instrumentos musicales y danza) del templo durante la semana. Después de todo, ¿a quién no le gusta cantar y danzar?

¿Cuál es el perfil general de los alumnos que ingresan en la Escuela Bhakti?

Prana-natha Dasa: Es muy variado. Nuestra escuela es como cualquier otra: hay alumnos con dificultades de aprendizaje, alumnos brillantes, alumnos cooperativos, alumnos egoístas, etc. Lo que se nota es que la mayoría de ellos ya pasó por situaciones de violencia, en algunos casos extrema, dentro de la comunidad o en la propia familia, que es todavía peor. Damos preferencia de ingreso a la escuela a los alumnos de familias muy poco privilegiadas. Algunos alumnos vienen recomendados por el consejo tutelar de la ciudad, pues ya no los aceptan en ninguna otra escuela más. Algunos ya se involucraron en tráfico de drogas o cosas similares.

¿Qué cambios se perciben en los alumnos que entran en la propuesta educacional de la Escuela Bhakti?

Prana-natha Dasa: En el mes pasado, invité a Su Santidad Dhanvantari Swami para participar en la asamblea de alumnos que realizamos cada jueves. Él quedó impresionado con la actitud de los alumnos: cómo cada uno respetaba el turno de hablar del otro, levantando la mano, cómo los facilitadores de 12 y 13 años conducían con madurez la reunión y cómo los alumnos de 6 años expresaban sin miedo sus opiniones. Dhanvantari Swami expresó su asombro al ver cómo se llevó a cabo la reunión. Yo le dije: “Maharaja, usted no tiene idea del trabajo que tuvimos que hacer para llegar a este punto”. Y él respondió: “Llegué a esa conclusión durante la asamblea”. Gabriel S. repitió año dos veces por faltas excesivas de asistencia, y fue al consejo tutelar por haber agredido a una profesora. Hoy en día él quiere que haya clases incluso los sábados. El último viernes fuimos a la muestra internacional de cine en São Paulo. Se trataba de una película del circuito alternativo, con el pútlico más culto posible, y al final de la película vinieron a agradecernos: “¡Sus niños se portaron muy bien!”. Los verdaderos cambios se perciben en la relación entre ellos, en lo cotidiano, en sus actitudes. Lo que realmente buscamos en los alumnos es un cambio real de actitud, y no un mero conocimiento teórico. Sin embargo, sólo hemos alcanzado un 30% de nuestra meta. Algunos cambios de actitud requerirán varias generaciones hasta materializarse.

¿Cuál es la actividad en la que los alumnos demuestran más interés?

Prana-natha Dasa: Trabajar con el ser humano no es una actividad fácil. A veces bromeo con los alumnos diciendo: “¿Por qué no abrí una tienda de zapatos?”. En la escuela tradicional, los alumnos tienen un horario para seguir, sin excepción. Se dividen en niveles, y están obligados a trabajar con un grupo específico. En nuestra escuela, el alumno puede elegir lo que quiere estudiar y con quién quiere estudiar. De esta manera el alumno satisface su interés y resuelve sus cuestiones internas, y reduce su carencia afectiva al elegir con quién estudiar. En la escuela védica, tras limpiar la escuela y cuidar de las vacas, la primera actividad diaria del alumno es ir al bosque y buscar leña para que el guru pueda ejecutar el sacrificio. Hagamos un análisis simbólico de esta actividad: quien trae la leña es el alumno, y el profesor la quema en el fuego del sacrificio, o sea, quien trae las preguntas y el interés es el alumno, y el profesor quema todas esas dudas y anhelos ocupando al alumno en diversas actividades. Janaina es adolescente, no quería realizar actividad física, se sentía un poco alejada del resto del grupo por ser la mayor y tener otros intereses. Ella atraviesa desafíos internos, normales para los adolescentes. La profesora de matemáticas la elogió delante de toda la escuela, ella fue glorificada. En la semana siguiente, ella estaba feliz en la piscina nadando con los demás colegas y jugando a fútbol con sus amigas. Sus intereses cambiaron, su aprendizaje cambió.

Escuela Bhakti: Amar es servir  03

¿Cuán satisfechos están los padres de los alumnos de la Escuela Bhakti? ¿Cuál es su participación en la Escuela?

Prana-natha Dasa: Algunas madres nos idolatran, otras no entienden muy bien nuestro proyecto, y otras son completamente indiferentes. En general están satisfechas. Infelizmente no participan mucho en el proyecto. Franco da Rocha es una ciudad dormitorio. La mayoría de las madres trabaja y tiene poco tiempo para dedicarse a la familia, menos aún para la escuela de sus hijos. La idea es crear programas y talleres en el futuro para que las madres se involucren más.

¿Cómo fue en el comienzo, y cómo es ahora la receptividad de la dieta vegetariana para los alumnos y sus padres?

Prana-natha Dasa: Al principio fue un caos. Se desperdiciaba mucho alimento. Todos tuvimos que adaptarnos. No teníamos un cocinero que fuera experto en cocinar para niños, y los alumnos no eran conscientes de que estaban recibiendo alimento sagrado. Con el tiempo todos se adaptaron, muchos alumnos se volvieron vegetarianos y nosotros orientamos a las familias a cómo preparar alimentos saludables y nutritivos para sus hijos. Recientemente, un mes y medio los alumnos realizaron una investigación muy profunda sobre el vegetarianismo y sus diversos aspectos, e incluso crearan el MCJV (Movimiento de Niños y Jóvenes Vegetarianos).

¿La Escuela aborda temas polémicos con sus alumnos, tal como el embarazo temprano o la homosexualidad? ¿A partir de qué edad? ¿Cómo?

Prana-natha Dasa: Como ya sabemos, la cultura védica, así como el ayurveda(medicina tradicional védica), es una ciencia preventiva. Nuestro foco es concientizar a los alumnos a que no sean víctimas o causas de los problemas sociales. El Srimad-Bhagavatam aborda esos temas muy profundamente, y durante las clases del Bhagavatam, todos los alumnos e todas las edades participan. Cuando comenzó la primavera, Cupido flechó a varios de nuestros estudiantes, y como tenemos una relación muy cercana, muchos se acercaron a nosotros para pedirnos consejos. Este fue un momento clave. Como expresaron esta necesidad, nos reunimos con los niños y luego con las niñas, explicando diferentes puntos sobre relaciones y sexualidad. Al final de este semestre, los alumnos mayores de 12 años están leyendo el libro Guerrero Espiritual II, de Bhakti-Tirtha Swami, donde todos esos puntos son tratados de forma madura y consciente.

Actualmente, en Brasil, las encuestas revelan que el profesor es un profesional con baja autoestima y nivel alto de estrés. Es común que los profesores se quejen de la envidia y la competición en su ambiente de trabajo, así como del medio a la violencia por parte de los alumnos. ¿La realidad de los profesores en la Escuela Bhakti es diferente?

Prana-natha Dasa: Nuestra relación con los alumnos es muy, muy diferente a la de los profesores de las escuelas comunes. Aquí convivimos con ellos, comemos con ellos, viajamos con ellos, compartimnos nuestro día a día, muchos pasan sus fines de semana con nosotros en el templo… Ellos no son apenas un número. Nuestra relación es paternal y maternal, sin embargo los desafíos para los profesores son los mismos. A veces son incluso mayores, pues todos son voluntarios. Algunos viajan 3 horas para llegar hasta aquí, otros abandonan propuestas de trabajo y se sacrifican por nuestros niños, etc. A pesar de tener quince profesores, todavía nos falta completar nuestro plan de estudios, y eso dificulta que el cuerpo docente tenga una relación más próxima entre ellos, pues siempre estamos ocupados con los alumnos, desde las 07:30 hs hasta las 18:00 hs.

¿Cómo consiguieron recursos para establecerse, y cómo se mantienen sin cobrar mensualidad a los alumnos? ¿Hay algún apoyo del gobierno?

Prana-natha Dasa: El sankirtana (distribución de libros devocionales) es nuestra principal fuente de ingresos para la escuela, principalmente en los maratones de julio y diciembre, cuando todos están libres para salir a las calles. Recibimos pocas donaciones, pues infelizmente en Brasil no existe la cultura de invertir en programas sociales. El gobierno ayuda poco, donándonos parte de la alimentación de los alumnos. El voluntariado es lo que mantiene nuestra escuela, o en otras palabras, el amor y la voluntad de ayudar al prójimo es lo que mueve nuestro proyecto. Eso es Bhakti, servicio devocional, y por eso nos llamamos Escuela Bhakti.

¿Cuáles son las perspectivas de desarrollo de la Escuela? ¿Crecerá para atender también a alumnos del secundario?

Prana-natha Dasa: En realidad ya instalamos el secundario este año, pero solamente estamos atendiendo a los alumnos que terminaron el primario en nuestra escuela. Para el próximo año recibiremos 15 alumnos nuevos, alcanzando el límite de 90 alumnos en total. Todos serán de primario, pequeños, de 5 años aproximadamente. Queremos invertir en la base.

Estamos colectando fondos y negociando un terreno que está a 7 km de nuestra escuela. Está en un área rural, un ambiente muy bucólico cerca de una reserva florestal. Queremos hacer un gurukula en los moldes tradicionales, para atender a 1000 niños hasta el final de esta década. Será una eco-escuela junto a una pequeña comunidad de personas interesadas en vivir de la tierra con espíritu comunitario. Allí también instalaremos nuestra universidad.

¿Qué es necesario para matricular a un niño o un adolescente en la Escuela? ¿Qué puede hacer una persona interesada en ayudar como profesor, administrador u otras tareas?

Prana-natha Dasa: Tenemos una lista de espera de casi 100 niños para entrar en nuestra Escuela. Los interesados rellenan una ficha socioeconómica que es analizada por los profesores, y cuando hay una plaza, verificamos qué alumnos tienen más necesidad. Después pasa por un período de adaptación hasta que se matricula definitivamente en la Escuela. Este semestre comenzamos un pequeño internado con cinco alumnos que ahora viven en el ashrama, hijos de devotos.

En cuanto a la necesidad de voluntarios para ayudarnos en la Escuela, toda ayuda es bienvenida, tanto en la parte administrativa cuando en la parte pedagógica. Tan solo han de entrar en contacto con nosotros a través de e-mail o personalmente. También tenemos el programa Adopte un Alumno, en el que el patrocinador envía una cantidad mensual para algún alumno específico. Pueden obtener más información en nuesta página web: www.escolabhakti.com.br

 

Vea el video promocional de la Escuela Bhakti (idioma português):

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=reTLVSI8pMU?version=3&rel=1&fs=1&autohide=2&showsearch=0&showinfo=1&iv_load_policy=1&wmode=transparent]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *