la vejez 1

Radhanatha Swami

La vejez supone que Dios nos moldea a través de su energía temporal. Si nos mantenemos fijos en nuestras prácticas espirituales, el hecho de envejecer no tiene por qué confundirnos.

Mi padre tiene ochenta años y mi tío es unos meses más joven que él. Se reúnen cada miércoles para comer juntos y hablar de cuando eran jóvenes. Parece que fue ayer cuando jugaban en el patio de casa. ¿Acaso hicieron algo malo para tener que envejecer?

Si vemos el tiempo como la energía de Dios, entonces el hecho de envejecer se convierte en algo dichoso. La vejez supone que Dios nos moldea a través de su energía temporal. Si nos mantenemos fijos en nuestras prácticas espirituales, el hecho de envejecer no tiene por qué confundirnos. El Srimad-bhagavatam describe las realizaciones del gran guerrero Bhismadeva acerca del paso del tiempo.

Bhishmadeva afirma que los reveses sufridos por los Pandavas son el fruto del paso del tiempo: “En mi opinión, todo esto se debe al avance inevitable del tiempo, a cuyo control todo el mundo se somete en este planeta, del mismo modo que las nubes son llevadas por el viento.” (Srimad-bhagavatam 1.9.14)

Un practicante de bhakti-yoga es consciente de que las leyes de la naturaleza no van a cambiar a pesar de que cantemos los santos nombres de Dios. No importa lo piadoso que uno sea, siempre tendremos que sufrir los reveses de este mundo material, porque aquí todo está controlado por el paso del tiempo. Tenemos que envejecer, enfermar y finalmente morir. Nuestras vidas, posesiones y posiciones se tambalean constantemente como lo hace una gota de agua encima de la flor de loto. Por otra parte, con el ritmo de vida agitado que llevamos hoy en día, las cosas se suceden sin parar y no tenemos ninguna capacidad de evitar accidentes o de impedir la llegada de la muerte a nuestras vidas.

El camino del bhakti-yoga al menos nos garantiza una cosa; que si envejecemos, enfermamos o tenemos un accidente fatal, Dios (Krishna) estará cien por cien a nuestro lado. Si somos serios y sinceros en nuestras prácticas espirituales, Dios siempre estará con nosotros, en la vida y en la muerte.

Un devoto que practica bhakti-yoga no teme a la vejez porque sabe que la vida es incierta en este mundo y que la muerte puede llegar en cualquier momento. La vejez es el periodo de nuestras vidas cuando la realidad de la muerte se manifiesta de forma profunda en nuestra conciencia como algo inevitable. La persona espiritual se pone contenta porque ahora ya puede estar preparada para afrontar este hecho.

la vejez 2

El devoto no se siente confundido o aturdido cuando llega la muerte de sus seres queridos. No se pregunta por qué sucede. Es consciente de que nunca conocerá los planes de Dios pero está seguro de que su querido Señor cuidará del alma. Por ello, la vida del bhakti-yogui persigue acercarse cada día más a Dios y acordarse de Él en el momento de la muerte.

 

Más enseñanzas en: www.radhanathswami.com

 

Si le gustó este artículo, también le gustará el contenido de las siguientes obras:

Sankirtana-Shop-70
Sankirtana-Shop-_G143
Sankirtana-Shop-g1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *