A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada

(Exctractos del capítulo quince de la obra ‘Krishna, la Suprema Personalidad de Dios’)
Ilustraciones de Madhava Priya devi dasi

Mientras Krishna se ocupaba en exhibir Su potencia interna junto con Sus amigos supremamente afortunados, apareció otra oportunidad para exhibir los poderes sobrehumanos de Dios.

Sri Krishna, junto con Su hermano mayor, Balarama, pasó la edad de la niñez conocida como kaumara, y entró en la edad de pauganda, que va desde los seis hasta los diez años. En ese entonces, todos los pastores de vacas conversaron y acordaron que aquellos niños que habían pasado de cinco años, quedaran a cargo de las vacas en el pastizal. Estando encargados de las vacas, Krishna y Balarama atravesaron Vrindavana, purificando la tierra con Sus pisadas.

318180586

Acompañado por los pastorcillos de vacas, y por Balarama, Krishna condujo a las vacas y tocó Su flauta a través del bosque de Vrindavana, el cual estaba lleno de flores, vegetales y pastizales. El bosque de Vrindavana estaba tan santificado como la mente clara de un devoto, y estaba lleno de abejas, flores y frutas. Había pájaros que gorjeaban y lagos de agua clara que podían aliviarlo a uno de las fatigas. Brisas suaves y fragantes soplaban siempre, refrescando la mente y el cuerpo. Krishna, con Sus amigos y Balarama, entró en el bosque, y, viendo la situación favorable, disfrutó de la atmósfera al máximo. Krishna vio que todos los árboles, sobrecargados con frutas y ramitas nuevas, se inclinaban y tocaban el suelo como si le dieran la bienvenida tocando Sus pies de loto. Él estaba muy complacido con el comportamiento de los árboles, las frutas y las flores, y comenzó a sonreír entendiendo sus deseos.

En algunos lugares, tanto a Krishna, como a Balarama los acompañaban Sus amigos. Los niños cantaban, imitando el sonido zumbante de los abejorros y acompañando a Krishna y a Balarama, los cuales estaban enguirnaldados con flores del bosque. Mientras caminaban, algunas veces los niños imitaban el graznido de los cisnes en los lagos, o cuando veían bailar a los pavos reales, los imitaban ante Krishna. Krishna también movía Su cuello, imitando la danza y haciendo reír a Sus amigos.

Las vacas que Krishna cuidaba tenían diferentes nombres, y Krishna las llamaba con amor. Después de oír el llamado de Krishna, las vacas inmediatamente respondían mugiendo, y los niños disfrutaban a sus anchas esta correspondencia recíproca. Todos ellos imitaban las vibraciones sonoras emitidas por las diferentes clases de aves, especialmente por los cakoras, los pavos reales, los cuclillos y losbharadvajas. A veces, cuando veían a los animales más débiles huir por miedo a los sonidos de los tigres y los leones, los niños, junto con Krishna y Balarama, imitaban a los animales y corrían con ellos.

181934571

Cuando sentían algo de fatiga, solían sentarse, y Balarama ponía su cabeza en el regazo de uno de los niños tan sólo para descansar, y Krishna venía inmediatamente y comenzaba a darle masajes en las piernas. Y algunas veces, Él tomaba un abanico hecho de palma y abanicaba el cuerpo de Balarama, causando una brizna placentera que lo aliviaba de Su fatiga.

61751788

A veces, otros niños bailaban o cantaban mientras Balarama descansaba, y otras veces luchaban entre sí o saltaban. Cuando los niños estaban ocupados de este modo, Krishna se unía inmediatamente a ellos, y tomando sus manos, disfrutaba de su compañía y reía y alababa sus actividades.

Mientras Krishna se ocupaba de este modo en exhibir Su potencia interna junto con Sus amigos supremamente afortunados, apareció allí otra oportunidad de exhibir los poderes sobrehumanos de Dios. Sus amigos más íntimos, Sridama, Subala y Stoka-Krishna, comenzaron a dirigirse a Krishna y Balarama con gran amor y afecto, de la siguiente manera: “Querido Balarama, Tú eres muy poderoso; Tus brazos son muy fuertes. Querido Krishna, Tú eres muy experto en matar a toda clase de demonios perturbadores. Por favor, observen que cerca de este lugar hay un gran bosque llamado Talavana. Este bosque está lleno de palmeras, y todos los árboles están llenos de frutas. Algunas se están cayendo, otras están muy maduras incluso en los árboles. Es un lugar muy agradable, pero debido a un gran demonio llamado Dhenukasura, es muy difícil ir allá. Nadie puede llegar a los árboles a recoger los frutos. Queridos Krishna y Balarama, ese demonio está presente allá en la forma de un asno, y está rodeado por amigos demonios semejantes a él que asumen la misma forma. Todos ellos son muy fuertes, así que es muy difícil acercarse a ese lugar. Queridos hermanos, Ustedes son las únicas personas que pueden matar a esos demonios. Aparte de Ustedes, nadie puede ir allá, por temor de que lo maten. Ni siquiera los animales van allá, y los pájaros no duermen ahí, todos se han ido. Uno solamente puede apreciar el dulce aroma que proviene de ese lugar. Parece que, hasta ahora, nadie ha probado las dulces frutas que allí se encuentran: ni las que están en los árboles ni las que están en el suelo. Querido Krishna, para hablarte francamente, nosotros estamos muy atraídos por ese dulce aroma. Querido Balarama, vayamos todos allá y disfrutemos de esas frutas. El aroma de las frutas está ahora esparcido por doquier. ¿No lo huelen desde aquí?”.

45491948

Cuando los sonrientes amigos íntimos de Krishna y Balarama les suplicaron así, Estos se inclinaron a complacerlos y comenzaron a avanzar hacia el bosque, rodeados por todos sus amigos. Inmediatamente al entrar al bosque de Talavana, Balarama comenzó a sacudir los árboles violentamente con Sus brazos, exhibiendo la fuerza de un elefante. Debido a esta sacudida todas las frutas maduras cayeron al suelo.

232949996

Al oír el sonido de las frutas que caían, de demonio Dhenukasura que vivía allí en la forma de un aso, comenzó a acercarse con gran fuerza, estremeciendo en campo entero de tal manera, que todos los árboles comenzaron a moverse como si hubiera un terremoto. El demonio apareció primero ante Balarama y comenzó a patear Su pecho con sus patas posteriores. Al principio, Balarama no dijo nada, pero el demonio, con gran ira, comenzó a patearlo de nuevo más vehementemente. Esta vez, Balarama cogió inmediatamente las patas del demonio y, dándole vueltas con una mano, lo lanzó a la copa de los árboles. Mientras Balarama le daba vueltas al demonio, éste perdió su vida. Balarama lanzó al demonio contra la palma cercana más grande que había, y el cuerpo del demonio era tan pesado, que la palma cayó sobre otros árboles, y varios árboles cayeron.

148548589

Pareció como si un gran huracán hubiera pasado a través del bosque, y todos los árboles cayeron uno tras otro. Esta exhibición de extraordinaria fuerza no es asombrosa, porque Balarama es la Personalidad de Dios, conocido como Ananta Seshanaga; Él es quien sostiene todos los planetas en las capuchas de sus millones de cabezas. Él mantiene toda la manifestación cósmica, tal como dos hilos sostienen el tejido de una tela.

Después de que el demonio fue lanzado contra los árboles, todos los amigos y asociados de Dhenukasura se reunieron inmediatamente y atacaron a Balarama y a Krishna con gran fuerza. Ellos estaban determinados a desquitarse y vengar la muerte de su amigo. Pero Krishna y Balarama comenzaron a coger a cada uno de los asnos por las patas posteriores, y les dieron vueltas exactamente en la misma forma. Así, Ellos los mataron a todos lanzándolos contra las palmeras.

117650413

Debido a los cuerpos muertos de los asnos, había una escena panorámica. Parecía que las nubes de variados colores estuvieran reunidas en los árboles. Al oír de este gran acontecimiento, los semidioses de los planetas superiores comenzaron a hacer llover flores sobre Krishna y Balarama, a sonar sus tambores y a ofrecer oraciones devocionales.

Unos días después de la muerte de Dhenukasura, la gente comenzó a venir al bosque de Talavana a recoger las frutas, y los animales regresaron sin miedo para alimentarse con las agradables hierbas que crecían allí. Tan sólo por cantar u oír hablar de estas actividades y pasatiempos trascendentales de los hermanos Krishna y Balarama, uno puede acumular actividades piadosas.

 

Si le gustó este artículo, también le gustará el contenido de las siguientes obras:

Sankirtana-Shop-79sankirtana-shop-87Sankirtana-Shop-82 (1)Sankirtana-Shop-010

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *