23 SI (história - Krishna) O Casamento de Krishna e Rukmini (3050) (bg)1

A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada
(Ilustraciones de Arun Nair)

La boda de la princesa Rukmini ya estaba dispuesta por su hermano, pero ella no sentía ninguna atracción por el príncipe con el que estaba obligada a casarse. En una carta, ella le pidió a Krishna que, el día de su boda, la raptara delante de su novio. ¿Krishna conseguirá llegar a tiempo y raptarla, a pesar de toda la seguridad que rodea a la princesa?

La historia del matrimonio de Krishna con Rukmini se describe así: el rey de Vidarbha, Maharaja Bhishmaka, era un príncipe muy capacitado y devoto. Tenía cinco hijos y una sola hija. Muchas personas santas y sabios como Narada Muni y otros solían visitar el palacio del rey Bhishmaka. Por supuesto que Rukmini tenía oportunidad de hablar con ellos, y de esta manera, obtuvo información acerca de Krishna. A ella se le informó acerca de lasa seis opulencias de Krishna, y simplemente oyendo acerca de Él, deseó rendirse a Sus pies de loto, y convertirse en Su esposa. Krishna también había oído hablar acerca de Rukmini. Ella era la fuente de todas las cualidades trascendentales: inteligencia, mente abierta, belleza exquisita y comportamiento virtuoso. Krishna, por lo tanto, decidió que ella estaba calificada para ser Su esposa. Todos los miembros de la familia y los parientes del rey Bhishmaka decidieron que Rukmini debía ser entregada a Krishna en matrimonio. Sin embargo, Su hermano mayor, Rukmi, a pesar del deseo de los demás, dispuso su matrimonio con Sishupala, un enemigo determinado de Krishna.

Cuando la hermosa Rukmini de ojos oscuros oyó el arreglo, inmediatamente se entristeció. Sin embargo, siendo la hija de un rey, comprendió la diplomacia política y decidió que no tenía sentido el simplemente entristecerse. Algunas medidas debían tomarse inmediatamente. Después de alguna deliberación, decidió enviarle un mensaje a Krishna, y para no ser engañada, seleccionó a un brahmanacalificado como su mensajero.

23 SI (história - Krishna) O Casamento de Krishna e Rukmini (3050) (bg)2

Rukmini, acongojada, escribe una carta a Krishna.

Habiendo alcanzado el portón de Dvaraka, el brahmana le informó al portero sobre su llegada, y éste lo llevó al lugar donde Krishna estaba sentado en un trono de oro. Debido a que el brahmana tuvo la oportunidad de ser el mensajero de Rukmini, fue lo suficientemente afortunado como para ver a la Suprema Personalidad de Dios, Krishna, quien es la causa original de todas las causas. Unbrahmana es el maestro espiritual de todas las divisiones sociales. El Señor Sri Krishna, para enseñar a todo el mundo la etiqueta de respeto que debe ser ofrecido a un brahmana, inmediatamente se levantó y le ofreció Su trono. Cuando elbrahmana estuvo sentado en el trono de oro, el Señor Sri  Krishna comenzó a adorarlo de la misma forma en que los semidioses adoran a Krishna. De esa manera, le enseñó a todo el mundo que adorar a Su devoto es más valioso que adorarlo a Él Mismo.

Por supuesto que Krishna comprendió que el brahmana había venido con un mensaje confidencial; por lo tanto dijo: “Si no tiene ninguna objeción, le  doy permiso para hablar acerca de su misión”. Así, estando muy satisfecho por estos pasatiempos trascendentales con el Señor, el brahmana narró la historia completa de su misión, de venir para encontrarse con Krishna. Sacó la carta que Rukmini le había escrito a Krishna y dijo: “Éstas son las palabras de la princesa Rukmini: ‘Mi querido Krishna, ¡oh, infalible y sumamente hermoso! Todo ser humano que por alguna razón escuche de Tus pasatiempos y forma trascendentales, inmediatamente absorbe a través de sus oídos, Tu nombre,  fama y cualidades; así todos sus dolores materiales ceden y el fija Tu forma en su corazón. A causa de tal amor trascendental por Ti, Te ve siempre dentro de Ti mismo; y mediante este proceso, todos sus deseos se cumplen. De forma similar, he oído acerca de Tus cualidades trascendentales. Puede que sea descarada en expresarme directamente, pero Tú me has cautivado y Te has llevado mi corazón. A causa de tal amor trascendental por Ti, Te ve siempre dentro de sí mismo; y mediante este proceso, todos sus deseos se cumplen. De forma similar, he oído acerca de Tus cualidades trascendentales. Puede que sea descarada en expresarme tan directamente,  pero Tú me has cautivado y Te has llevado mi corazón. Puede que sospeches que soy una muchacha soltera, joven, y puede que dudes de la estabilidad de mi carácter, pero, mi querido Mucukunda, Tú eres el león supremo entre los seres humanos, la Suprema Persona entre las personas. Toda muchacha, aunque no esté aún fuera de su hogar, o tosa mujer aunque posea la más alta castidad, desearía casarse contigo, cautivada por Tu carácter, conocimiento, opulencia y posición sin paralelo. Sé que eres el esposo de la diosa de la fortuna y que eres muy bondadoso con Tus devotos; por lo tanto he decidido convertirme en Tu eterna y humilde sirvienta. Mi querido Señor, dedico mi vida y mi alma a Tus pies de loto. He aceptado a Señoría como el esposo que he elegido, y por lo tanto, Te pido que me aceptes como Tu esposa. Eres el poderoso supremo, ¡oh, el de los ojos de loto! Ahora Te pertenezco. Si el chacal se lleva aquello que le es disfrutable al león para comer, éste será un asunto ridículo; por lo tanto, Te pido que inmediatamente me tomes a Tu cuidado antes de que Sishupala y otros príncipes como él me lleven. Mi querido Señor, en mi vida previa puede ser que yo haya hecho trabajos de beneficencia pública como excavar pozos y sembrar árboles, o actividades piadosas tales como ejecutar ceremonias rituales y sacrificios, y servir al maestro espiritual superior, a los brahmanas y a los vaishnavas. Por esas actividades, quizás he complacido a la Suprema Personalidad de Dios, Narayana. Si esto es cierto, entonces deseo que Tú, el Señor Krishna, el hermano del Señor Balarama, por favor vengas aquí y me tomes de la mano para que no pueda ser tocada por Sishupala ni por sus compañeros”.

23 SI (história - Krishna) O Casamento de Krishna e Rukmini (3050) (bg)3

Krishna escucha al brahmana leerle la carta de Rukmini.

El matrimonio de Rukmini con Sishupala ya estaba arreglado; por lo tanto ella le sugirió a Krishna que la raptara para que esto pudiera cambiarse. Ella explicó que era la costumbre de su familia visitar el templo de la diosa Durga, la deidad de la familia, antes de un matrimonio. Para evitar la innecesaria matanza de sus parientes, Rukmini sugirió que le sería lo más fácil raptarla mientras ella estuviera yendo del palacio al templo o mientras estuviera regresando al hogar. También le explicó a Krishna por qué estaba tan ansiosa por casarse con Él. A pesar de que su matrimonio debía tener lugar con Sishupala, quien también estaba calificado, siendo el hijo de un gran rey. Rukmini dijo que no pensaba que nadie fuera mejor que Krishna, ni siquiera el Señor Shiva, a quien se le conoce como Mahadeva, el más grande de todos los semidioses.

Después de oír la declaración de Rukmini, el Señor Krishna se sintió muy complacido. Inmediatamente estrechó la mano del brahmana y le dijo: “Mi queridobrahmana, estoy muy contento de oír que Rukmini está ansiosa de casarse conmigo, puesto que Yo también estoy ansioso de obtener su mano. Mi mente siempre está absorta pensando en la hija de Bhismaka, y algunas veces no puede dormir de noche pues estoy pensando en ella”. Krishna, al ser informado de la fecha específica del matrimonio de Rukmini, se puso a partir inmediatamente. Le pidió a Su auriga, Daruka, que pusiera las guarniciones a los caballos de Su cuadriga y que se preparara para ir al reino de Vidarbha. El auriga, al oír esta orden, le trajo a Krishna cuatro caballos especiales.

23 SI (história - Krishna) O Casamento de Krishna e Rukmini (3050) (bg)4

Krishna viaja velozmente para encontrarse con Rukmini.

Al rey Bhismaka no le entusiasmaba mucho entregarle su hija a siupala‚ pero estuvo obligado a aceptar dicho matrimonio debido al apego cariñoso que sentía por su obstinado hijo mayor, quien lo había dispuesto. Obligado por el deber, decoraba la ciudad para la ceremonia de matrimonio y actuaba con gran empeño para hacerla muy exitosa.

La hija del Rey, Rukmini, era exquisitamente hermosa. Era muy limpia y tenía dientes muy hermosos. La auspiciosa faja sagrada estaba en su muñeca. Se le dieron diversos tipos de joyas para que se las pusiera, y largas telas de seda para que cubriera las partes, superior e inferior de su cuerpo. Sacerdotes eruditos le dieron protección al cantar mantras del Sama Veda, el Rig Veda y el Yajur Veda. Después de esto, cantaron mantras del Atharva Veda y ofrecieron oblaciones en el fuego para apaciguar a las conjunciones nefastas de diferentes estrellas.

Cuando el rey Bhismaka supo que Damaghosa y su bando llegaban, abandonó la ciudad para recibirlos. Fuera del portón de la ciudad había muchos jardines en donde los invitados podían alojarse.

Había un cuchicheo sobre un rumor de que Rukmini le había enviado un mensajero a Krishna; por lo tanto, los soldados sospechaban que Krishna podría causar un disturbio tratando de raptar a Rukmini. A pesar de que no estaban exentos de temor, todos estaban preparados para darle a Krishna una buena lucha e impedir que se llevara a la muchacha. Sri Balarama recibió la noticia de que Krishna había partido hacia Kundina acompañado solamente por un brahmana, también oyó que siupala estaba allí con un gran número de solados. Sospechando que atacarían a Krishna, Balarama llevó fuertes divisiones militares de cuadrigas, infantería, caballos y elefantes y llegó a las inmediaciones de Kundina.

Mientras tanto, dentro del palacio, Rukmini aguardaba a Krishna, pero cuando ni Él ni el brahmana que llevó su mensaje aparecían, se llenó de ansiedad u comenzó a pensar cuán desafortunada era: “Solamente queda una noche entre hoy y el día de mi matrimonio, y todavía ni el brahmana ni syamasundara han regresado. No puedo indagar la razón de ello”. Con pocas esperanzas, pensó que Krishna quizás había encontrado razones para estar satisfecho y había rechazado su justa propuesta. Como resultado, puede que el brahmana se hubiera decepcionado y no regresaría. A pesar de que pensaba en las diversas causas que podían demorarlos, ellos los aguardaba en todo momento.

Si bien ella se tranquilizó pensando que el plazo en que debía de llegar Govinda todavía no había expirado, Rukmini sintió que se estaba aferrando a una esperanza incierta. Comenzó a derramar lágrimas, y cuando se hicieron más abundantes, cerró los ojos en actitud de desamparo. Mientras Rukmini estaba absorta de tal modo, síntomas auspiciosos aparecieron en diferentes partes de su cuerpo. Su párpado izquierdo, sus brazos y sus muslos comenzaron a temblar.  Súbitamente, Rukmini, llena de ansiedad, vio al brahmana mensajero. Krishna, quien es la Superalma de todos los seres vivientes, pudo comprender la ansiedad de Rukmini; por lo tanto, envió al brahmana dentro del palacio para hacerle saber que Él había llegado. Cuando Rukmini vio al brahmana, pudo comprender la causa del temblor auspicioso de su cuerpo e inmediatamente se regocijó. Sonrió y le preguntó si Krishna había llegado. El brahmana respondió que el hijo de la dinastía Yadu, Sri Krishna, había llegado; la animó aún más diciéndole que Krishna había prometido llevársela sin falta.

Rukmini se regocijó tanto por el mensaje del brahmana, que quería darle en caridad todo lo que ella poseía. Sin embargo, por no encontrar nada apropiado para ofrendarle, simplemente le ofreció sus reverencias respetuosas.

Cuando el rey Bhismaka oyó que Krishna y Balarama habían venido, los invitó a ver la ceremonia de matrimonio de su hija. Inmediatamente dispuso todo para recibirlos, junto con Sus soldados, en una casa de jardín apropiada. Como era la costumbre védica, el Rey les ofreció a Krishna y a Balarama miel y telas nuevas y lavadas. Él era hospitalario no solamente con Krishna, con Balarama y con reyes tales como Jarasandha, sino que también recibió a muchos otros reyes y príncipes de acuerdo con sus respectivas posesiones materiales, fuerza personal y edad.

Movida por la curiosidad y el anhelo, la gente de Kundina se reunió ante Krishna y Balarama y comenzaron a beber el néctar de Su belleza. Con ojos llorosos, les ofrecieron sus callados respetos. Estaban muy complacidos, considerando al Señor Krishna como el compañero adecuado para Rukmini. Estaban tan deseosos de unir a Krishna y a Rukmini que comenzaron a orarle a la Personalidad de Dios: “Mi querido Señor, si hemos ejecutado algunas actividades piadosas con las cuales Te hayas sentido satisfecho, por favor, sé misericordioso con nosotros y acepta la mano de Rukmini”.

Parece que Rukmini era una princesa muy popular, y todos los ciudadanos, por intenso amor por ella, oraron pidiendo su mejor fortuna. Mientras tanto, Rukmini, estando muy bien vestida y protegida por guardaespaldas, salió del palacio para visitar el templo de Ambika, la diosa Durga.

Mientras Rukmini marchaba hacia el templo, estaba muy callada y seria, su madre y su amiga estaban a su lado, y la esposa de un brahmana estaba en el centro; rodeándola estaban los guardaespaldas reales. Mientras continuaba la procesión, se oyeron diferentes himnos. Miles de esposas de brahmanas respetables se encontraban presentes. Estas mujeres estaban todas muy bien vestidas con ornamentos adecuados. Le obsequiaron a Rukmini guirnaldas de flores, pasta de sándalo y una variedad de prendas de vestir de vivos colores para prestarle ayuda en la adoración al Señor Shiva y a la diosa Durga.

Todos los príncipes y visitantes que fueron a Kundina para el matrimonio estaban reunidos afuera del templo para ver a Rukmini. Los príncipes especialmente estaban muy ansiosos por verla porque todos en realidad pensaron que tendrían a Rukmini como su esposa. Pasmados de asombro al ver a Rukmini, pensaron que estaba especialmente hecha por el Creador para confundir a todos los príncipes grandes y caballerescos. El brillo corporal y la belleza de Rukmini parecían como si fueran pintados por un pintor que presentara perfectamente la belleza, según la descripción de los grandes poetas.

Los grandes príncipes caballerescos que se reunieron allí están tan sobrecogidos por la belleza de Rukmini que casi quedaron inconscientes. Llenos de lujuria, desearon desesperadamente la mano de Rukmini, comparando su propia belleza con la de ella. Sin embargo, Srimati Rukmini no estaba interesada en ninguno de ellos; en su corazón simplemente esperaba que Krishna viniera y se la llevara.

Mientras estaba ajustando los adornos del dedo de su mano izquierda, vio casualmente a los príncipes y de repente vio que Krishna estaba presente entre ellos. A pesar de que Rukmini nunca había visto a Krishna, pensaba siempre en Él; de esta manera, no tuvo dificultad en reconocerlo entre los miembros de la orden principesca. Krishna, sin preocuparse por los demás príncipes, inmediatamente aprovechó la oportunidad de colocar a Rukmini en su cuadriga, marcada con una bandera que llevaba una imagen de Garuda. Entonces prosiguió lentamente, sin temor, llevándose a Rukmini de la misma forma en que el león se lleva al venado entre los chacales. Mientras tanto, Balarama apareció en la escena con los soldados de la dinastía Yadu.

Jarasandha, que había experimentado la derrota muchas veces a manos de Krishna, comenzó a rugir: “¿Cómo es eso? ¡Krishna se está llevando a Rukmini lejos de nosotros sin ninguna oposición! ¿De qué sirve que seamos luchadores caballerescos con flechas? Mis queridos príncipes, ¡tan sólo vean! Estamos perdiendo nuestra reputación por esta acción. Es tal como un chacal que se lleva el botín de un león”.

Todos los príncipes, dirigidos por Jarasandha, se enojaron mucho debido a que Krishna había raptado a Rukmini. Sobrecogidos por la belleza de Rukmini, se habían caído de los lomos de sus caballos y elefantes, pero ahora comenzaron a levantarse y a armarse apropiadamente. Recogiendo sus arcos y flechas, empezaron a perseguir a Krishna en sus cuadrigas, caballos y elefantes. Para frenar su avance, los soldados de la dinastía Yadu se volvieron y les dieron la cara. Así, comenzó una terrible lucha entre los dos bandos beligerantes. Los príncipes que se oponían a Krishna eran dirigidos por Jarasandha y todos eran muy expertos en la lucha. Comenzaron a disparar sus flechas a los soldados de Yadu, de la misma manera en que una nube salpica la faz de una montaña con torrentes de lluvia.

23 SI (história - Krishna) O Casamento de Krishna e Rukmini (3050) (bg)5

Krishna rapta a Rukmini.

Los príncipes enemigos estaban determinados en derrotar a Krishna y recobrar a Rukmini de la custodia de Él, y lucharon con Él tan severamente como les fue posible. Rukmini, sentada al lado de Krishna, vio que las flechas del bando contrario llovían sobre las caras de los soldados de Yadu. En una actitud temerosa, ella empezó a contemplar la cara de Krishna, expresándole su gratitud porque Él se había arriesgado tanto solamente por ella. Con sus ojos inquietos, parecía estar muy dolida, y Krishna inmediatamente pudo darse cuenta de lo que pasaba por su mente. La animó con estas palabras: “Mi querida Rukmini, no te preocupes. Por favor, ten la seguridad de que los soldados de la dinastía Yadu matarán a todos los soldados oponentes sin demora”.

Después de derrotar a todos los elementos contrarios y habiéndose llevado a Rukmini a la fuerza, Krishna la condujo a Su ciudad capital, Dvaraka, y luego se casó con ella de acuerdo con el principio védico ritual. Después de este matrimonio, Krishna se convirtió en el rey de los Yadus de Dvaraka. En la ocasión de Su matrimonio con Rukmini, todos los habitantes estaban felices, y en todas las casas había grandes ceremonias. Los habitantes de Ciudad Dvaraka se complacieron tanto que se vistieron con los ornamentos y trajes más hermosos posibles, y fueron a obsequiarles con sus regalos, de acuerdos con sus recursos, a la pareja recién casada, Krishna y Rukmini. Todas las casas de Yadupuri (Dvaraka) estaban decoradas con banderas, festones y flores. Todas y cada una de las casas tenían un portón extra específicamente preparado para esta ocasión, y en ambos lados del portón había grandes jarras llenas de agua. La ciudad entera estaba aromatizada por la quema de incienso de alta calidad, y en la noche, había la iluminación causada por miles de lámparas que decoraban todos y cada uno de los edificios.

La ciudad entera lucía jubilosa en la ocasión del matrimonio del Señor Krishna con Rukmini. En todas partes de la ciudad había una profusa decoración con árboles de cambur y árboles de nueces de betel. Estos dos árboles se consideran muy auspiciosos en las ceremonias felices. Al mismo tiempo había una agrupación de elefantes muy numerosa, que llevaban a los respectivos reyes de diferentes reinos amistosos. Es el hábito del elefante, que cuando ve algunos árboles y plantas pequeñas, por su naturaleza frívola y juguetona, los arranca y los lanza por aquí y por allá. Los elefantes reunidos en esta ocasión también esparcieron los árboles de cambur y de nueces de betel. Pero a pesar de tal acción, producto de la embriaguez, toda la ciudad se veía muy hermosa con los árboles lanzados por doquier.

Los reyes amigos de los Kurus y de los Pandavas estaban representados por Dhritarastra, por los cinco hermanos de Pandu, el rey Drupada, por el rey Santardana, así como también por el padre de Rukmini, Bhismaka. Debido al rapto de Rukmini llevado a cabo por Krishna, inicialmente hubo algún desacuerdo entre las dos familias, pero Bhismaka, el rey de Vidarbha, al ser abordado por Sri Balarama y al ser persuadido por muchas personas santas, fue inducido a participar en la ceremonia del matrimonio de Krishna y Rukmini. A pesar de que el incidente del rapto de Krishna no era un suceso feliz en el reino de Vidarbha, raptar no era un asunto poco común entre los ksatriyas. Raptar era, de hecho, algo corriente en casi todos los matrimonios. De todas formas, el rey Bhismaka desde el mismo principio estaba inclinado a entregarle su hija a Krishna. De una u otra manera, su propósito había sido cumplido, y por lo tanto, se sintió complacido de participar de la ceremonia de matrimonio, si bien su hijo mayor había sido desacreditado en la lucha.

La historia del rapto de Rukmini llevado a cabo por Krishna fue poetizada, y los lectores profesionales la recitaban en todas partes. Todos los reyes reunidos y especialmente sus hijas, quedaban pasmados de asombro y se complacían mucho al oír de las actividades caballerescas de Krishna. De esta manera, todos los visitantes, así como también los habitantes de la ciudad de Dvaraka, se volvieron alegres viendo a Krishna y a Rukmini juntos. En otras palabras, el Señor Supremo, el sustentador de todo el mundo, y la diosa de la fortuna, se unieron, y toda la gente se sintió extremadamente jubilosa.

 

Si le gustó este artículo, también le gustará el contenido de las siguientes obras:

Sankirtana-Shop-79Sankirtana-Shop-_G143Sankirtana-Shop-48

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *