UCLA

Nrisimhananda Dasa Brahmachari

Aunque Srila Prabhupada comenzara tu movimiento con los hippies, nunca desistió de su plan original de atraer a jóvenes universitarios a la conciencia de Krishna.

Habiendo recibido la ardua tarea de difundir el canto de los santos nombres de Dios en cada lugar de este planeta, Srila Prabhupada sabía que necesitaría ayuda para poder llevar a cabo el pedido de su maestro espiritual. Y al desembarcar en Occidente, buscó ayuda en aquellos que obviamente le darían más fácilmente los recursos para su labor: la elite intelectual de los Estados Unidos. Sin embargo, esa clase de hombres no se rindió y la Providencia acabó  llevándolo a los desiertos del guetto bohémico, donde Srila Prabhupada construyó su movimiento de revolución espiritual utilizando su único material disponible: la juventu hippie, como todos sabemos. Pero él nunca desistió de su plan inicial de ocupar a los mejores cerebros en su ambicioso plan de llevar la conciencia de Krishna a todos los hogares, y así animaba siempre a sus discípulos a llevar el mensaje del Bhagavad-gita a la universidad, lugar al que se refirió como “el mejor lugar para llevar nuestro Movimiento para la Conciencia de Krishna”.

Una vez, uno de sus jóvenes alumnos, Gargamuni Swami, inspirado por la intención de transmitir el discurso de su guru, salió de su habitual campo de prédica en Miami y de dirigió a la pequeña ciudad de Gainesville, la sede del Condado de Alachua y el hogar de la Universidad de California. Allí lo esperaban muchos jóvenes frustrados por el materialismo que impregnaba la sociedad heredada de sus padres, ansiosos por una experiencia que justificara su existencia.

Ellos creían que podían cambiar el mundo al expandir las actividades de su ego, luchando por mejorar las condiciones corporales de todos los ciudadanos de la Tierra, pues todo lo que conocían eran sus cuerpos y sus tiernas e intensas emociones. Por esa razón se reunían para ir construyendo sistemáticamente su pensamiento progresista y realizar protestas en contra de la participación en la Guerra de Vietnam, alertando a la sociedad de su locura inminente que se manifestaba en casos como el reciente tiroteo en Kent State.

Gargamuni llegó a Gainesville a comienzos del año 1971, y su programa consistía en pasar el día en la “Plaza of the Americas”, el mayor centro de actividades estudiantiles, donde cantaba, daba conferencias, conversaba con los transeúntes y distribuía un poco de prasadam. Por la noche dormía donde le invitaran, y a cambio él cocinaba una cena vegetariana a su anfitrión.

Con el tiempo, comenzó a atraer a jóvenes sinceros, como por ejemplo la pareja David Lieberman y Adrienne. Él era uno de los líderes locales del movimiento anti guerra y miembro influyente de una fraternidad universitaria. Otra persona que se acercó fue Paul, que estaba estudiando una edición impersonalista del Bhagavad-gita y desafió a Gargamuni en un debate filosófico. Al quedar totalmente derrotado se rindió a la superioridad de la teología vaishnava.

Sensibilizados con el esfuerzo de Gargamuni, David y Adrienne lo invitaron a vivir con ellos en su pequeño duplex, cerca del campus. Al llegar allí, Gargamuni redecoró el ambiente, llegando a armar un altar simple para Sri Sri Pancha-Tattva. Su próximo paso fue comenzar a invitar a la comunidad local a los dos programas diarios que realizaba en la pequeña casa, que acabó convirtiéndose en un templo y se hizo famosa como “Krishna House”.

Gargamuni aumentó su prédica al instituir clases regulares del Gita en el Centro Estudiantil Católico y distribuir tres comidas al día en la Krishna House.

Pero en el auge de su trabajo, recibió una carta de Srila Prabhupada convocándolo a ir a Bangladesh para expandir el Movimiento para la Conciencia de Krishna allí.

Gargamuni Swami se preparó para irse, dejando a David como líder de la nueva iniciativa de ISKCON en su lugar, y llevándose a Paul consigo mismo (que se inició más tarde como Pushta Krishna Dasa).

Pero David sufrió diversos contratiempos: Adrienne y él se casaron y alquilaron otra casa lejos del campus, y eso hizo que la asistencia de los alumnos a los programas disminuyera drásticamente. Para ayudar a mantener el templo, David tuvo que empezar a viajar para vender inciensos, y esto hizo que su esposa se sintiera sola y se fuera a casa de sus padres en Miami.

Totalmente desamparado, su única alternativa fue entrar en contacto con el miembro del GBC responsable de su región: Satsvarupa Dasa. En respuesta a su pedido de ayuda, Satsvarupa envió a un matrimonio joven de devotos para que lideraran la prédica en Gainesville: Hridayananda Dasa y Ananga Manjari Devi Dasi.

El conocimiento profundo que Hridayananda tenía sobre los libros de Srila Prabhupada, su comportamiento educado y su facilidad para manejarse en el medio académico debido a su época como estudiante en la Universidad de California, hicieron de él el candidato ideal para este servicio.

Al llegar, en mayo de 1971, fueron recibidos por David, Adrienne (que había regresado al saber que venían refuerzos) y dos jóvenes bhaktas que se habían mudado a la Krishna House: Bill y Richard.

Tras comprender el contexto en el que trabajarían, Hridayananda y Ananga Manjari comenzaron a realizar una serie de cambios en los programas: reformas en la sala del templo, más clases (Hridayananda estableció estudios matinales de cada uno de los libros de Srila Prabhupada) y harinamas diarios en el centro de la ciudad. Y los fines de semana viajaban a ciudades como Orlando y Jacksonville para predicar. Fue así que atrajeron a muchos miembros nuevos, como a bhaktaGary.

Como culminación de los esfuerzos de Hridayananda, ocurrieron dos eventos maravillosos:

Primero, el propio Srila Prabhupada envió una carta el 29 de junio a los devotos de Gainesville, donde escribía: “Estoy muy feliz de saber que Hridayananda fue a Gainesville y que tienen un buen lugar. Ahora mi deseo se cumplió. Durante mucho tiempo deseé un centro en Florida. Dos años atrás intenté abrir un centro allí con la ayuda de un caballero, pero no hubo mucho éxito… Entonces hagan algo maravilloso allí. ‘Maravilloso’ significa simplemente cantar en voz alta y distribuir prasadam. Esto no es muy difícil. Esto es muy fácil. Si simplemente hacen esto con entusiasmo y sinceridad, habrá éxito”.

El segundo evento fue que el secretario de Srila Prabhupada informó a los devotos que había un hueco en la agenda de Srila Prabhuapda, y si el templo pagaba los gastos de su viaje y mil dólares adicionales para organizar buenos programas de prédica, tendrían el honor de recibir su visita a final de julio.

Al saber esto, los devotos de Gainesville se animaron con la idea de poder tener la presencia de su maestro espiritual, un devoto puro que consiguió difundir la filosofía del Señor Caitanya por todo el mundo con su humilde programa.

Como David ejercía cierta influencia entre los estudiantes de la Universidad de California, hizo algunos contactos para conseguir una audiencia con la Asamblea Estudiantil y exponer francamente la importancia de Srila Prabhupada y la relevancia del conocimiento védico. Después de cierta burocracia, el comité estuvo de acuerdo en donar a la Krishna House la cantidad que se necesitaba para traer a Srila Prabhupada a Gainesville.

Extasiado con esta oportunidad única, Hridayananda organizó a los devotos jóvenes de manera que terminaran todos los preparativos necesarios en las dos semanas que les quedaban. Preparó panfletos y los distribuyó personalmente, consiguió convencer a Joe, Bruce y Allen (tres bhaktas que habían abandonado la Krishna House desanimados por sus dificultades en el proceso de la conciencia de Krishna) a volver, inspiró a Adrienne a pintar un nuevo cuadro de Pancha-Tattva para el altar, convocó a los devotos de los templos de Miami, Tallahasse y New Orleans para que les ayudaran, etc.

Finalmente, el 29 de julio Srila Prabhupada llegó a Florida para la gran satisfacción de Hridayananda y sus amigos. Al llegar, declaró: “Os vimos cantando el maha-mantra. El Señor Caitanya Mahaprabhu predijo que en cada pueblo, ciudad y país del globo se difundiría este Movimiento de sankirtana. Así que os estamos muy agradecidos por estar cumpliendo el deseo del Señor Caitanya, cantando el mantraHare Krishna, en un lugar que está a millones de kilómetros de Su lugar de nacimiento, Navadvipa”.

Aunque sólo se quedó un día, su programación fue muy intensa: dio una clase en el templo, una conferencia pública del primer verso del séptimo capítulo delBhagavad-gita en la “Plaza of the Americas” para 500 personas, concedió una entrevista a la radio del campus en la que explicó que si desarrollamos nuestra relación latente con Krishna nuestras otras relaciones mejorarán automáticamente, y, finalmente, inició a algunos de los miembros de la Krishna House: Gary (Dharma Dasa), Joseph (Bhagavata Dasa), Sam (Suvrata Dasa), y los pioneros David (Amarendra Dasa) y Adrienne (Gayatri Devi Dasi). Y así fue como finalizó su breve estancia en Florida.

Mientras Srila Prabhupada esperaba su vuelo, los devotos aprovecharon para permanecer con él unos instantes más. Pero Hridayananda pensó que lo mejor sería aprovechar usar esos momentos para distribuir los libros de Srila Prabhupada en el aeropuerto, estableciendo así el ejemplo de que se debe apreciar más las enseñanzas del guru y cumplir sus instrucciones que su compañía física.

Krishna House

Krishna House, en Gainesville

Hoy, más de cuarenta años después de este incidente inolvidable, la Krishna House todavía es un punto importante para divulgar la conciencia de Krishna al público universitario, y diariamente distribuye cientos de platos de comidas en la Universidad de California. También abriga el espectacular programa Bhakti Academy, que ofrece la oportunidad a aquellos alumnos interesados en practicarbhakti-yoga a vivir en el templo durante uno o dos semestres, donde pueden estudiar las escrituras védicas, aprender técnicas de meditación basadas en el canto del maha-mantra, cocina vegetariana y sánscrito. Y todo eso es posible por la misericordia de Sri Sri Guru-Gauranga y el esfuerzo incansable de jóvenes como Hridayananda (actualmente Su Santidad Hridayananda Dasa Gosvami, uno de los principales mentores de la Conciencia de Krishna en el mundo, Ph.D. en Sánscrito y Estudios hindúes por la Harvard University, y orador invitado en la Cambridge University, Oxford University, Stanford University, Yale University, entre otras renombradas instituciones de enseñanza en el mundo), que se dedicaron a satisfacer el deseo de su maestro espiritual, Srila Prabhupada. Él quería salvar a al juventud desorientada de la densa ilusión que los cegaba y ocuparlos en la más excitante y inspiradora causa: el Movimiento de sankirtana del Señor Caitanya.

 

Si le gustó este artículo tal vez también le guste el contenido de estos libros:

Sankirtana-Shop-77 Sankirtana-Shop-86Sankirtana-Shop-82

No hay comentarios

  1. Realmente, despues de 50 años de mi existencia material, al encontrar a la Conciencia de Krishna, pude darme cuenta de todo lo que me a dado el Señor Sri Krishna. Por eso quiero devolver con servicio devocional, todo lo que pueda, a las almas que están como la mía…!!! Siempre en servicio a la Suprema Personalidad de Dios, Krishna…!!! Haribooool…!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *