01

Srila Sanatana Gosvami
(Hari-bhakti vilasa, 8.426-440)

Después de cantar los Santos Nombres del Señor en la japa (rosario de cuentas), Sanatana Gosvami recomienda ofrecer algunas oraciones más.

arpitam tam ca sañcintya svikritam prabhunakhilam
punah stutva yatha-shaktih pranamya prarthayed idam

[Después de haber acabado de cantar japa, se debe ofrecer la actividad mentalmente al Señor]. Después de haberla ofrecido, se debe pensar mentalmente que el Señor lo ha aceptado. A continuación, se deben ofrecer oraciones de nuevo según las propias capacidades, y entonces se deben ofrecer reverencias y recitar los siguientes versos.

agame—
mantra-hinam kriya-hinam bhakti-hinam janardana
yat pujitam maya deva paripurnam tad astu me

Según la literatura agama: “¡Oh, Señor! Cualquier adoración que haya ejecutado estaba desprovista de los mantras adecuados, rituales o devoción. Por eso, oh, Janardan, ¡permite que sea completa!”.

kim ca—
yad dattam bhakti-matrena patram pushpam phalam jalam
aveditam nivedyam tu tad grihananukampaya

Cualquier cosa que te haya ofrecido a través del proceso de bhakti – hojas, flores, frutas, agua – por favor, ¡acéptalas con Tu misericordia sin causa!

vidhi-hinam mantra-hinam yat kiñcid upapaditam
kriya-mantra-vihinam va tat sarvam kshantum arhasi

Si mientras Te ofrecía estos objetos ha habido alguna discrepancia en los rituales, en el canto de los mantras, o en ambos, entonces, oh, Señor, ¡te ruego que me disculpes!

kim ca—
ajñanad athava jñanad ashubham yan maya kritam
kshantum arhasi tat sarvam dasyenaiva grihana mam

Además, cualquier acto inauspicioso que haya realizado deliberadamente o sin saberlo, te ruego que lo perdones y me aceptes como tu siervo.

sthitih seva gatir yatra smritish cinta stutir vacah
bhuyat sarvatmana vishno madiyam tvayi ceshitam

¡Oh, Vishnu! Ya sea que me encuentre ocioso, activo, sirviendo a los demás, recordando, considerando, orando o hablando – permite que todos mis actos siempre se refugien en Ti.

api ca—
krishna rama mukunda vamana vasudeva jagad-guro
matsya kacchapa narasimha varaha raghava pahi mam
deva-danava-naradadi-vandya daya-nidhe
devaki-suta dehi me tava pada-bhaktim acañcalam

Se debe orar: “¡Oh, Krishna! ¡Balaram! ¡Mukunda! ¡Vamana! ¡Vasudeva! ¡Jagadguru! ¡Matsya! ¡Kacchapa! ¡Nrisima! ¡Varaha! ¡Raghava! ¡Por favor, protégeme! ¡Oh, Señor que eres adorado por los semidioses, demonios y sabios como Narada! ¡Oh, océano de misericordia! ¡Oh, hijo de Devaki! Por favor, concédeme devoción inquebrantable por Tus pies de loto”.

shri-vishnu-purane–
natha yoni-sahasreshu yeshu yeshu vrajamy aham
teshu teshv acyuta bhaktir acyute ’stu sada tvayi
ya pritir avivekanam vishayeshv anapayini
tvam anusmaratah sa me hridayan napasarpatu

El Vishnu Purana (1.20.18-19) describe: “¡Oh, Señor! En cada uno de los miles de nacimientos que debo pasar en este mundo, por favor, permíteme tener devoción inquebrantable por Ti, oh, infalible Señor”.

pandava-gitayam
kiteshu pakshishu mrigeshu sarisripeshu
rakshah-pishaca-manujeshv api yatra tatra
jatasya me bhavatu keshava te prasadat
tvayy eva bhaktir atulavyabhicarini ca

El Pandava-gita describe: “Ya sea que nazca entre insectos, pájaros, animales, reptiles, demonios, fantasmas o humanos, oh, Keshava, por Tu misericordia sin causa permíteme tener una devoción inquebrantable e incomparable por Ti”.

padme –
yuvatinam yatha yuni yunam ca yuvatau yatha
mano ’bhiramate tadvan mano ’bhiramatam tvayi

El Padma Purana describe: “Así como las mentes de los chicos están absortas pensando en chicas, y las mentes de las chicas están absortas pensando en chicos, similarmente, oh, Señor, ¡que mi mente se concentre en Ti!”.

athaparadha-kshamapanam
tato ’paradhan shri-krishnam kshama-shilam kshamapayet
sakaku kirtayan shlokan uttaman sampradayikan

[Y ahora, suplicando por perdón:] Después de esto, se debe ir delante de la Deidad del misericordioso Krishna y confesar los aparadhas (ofensas). Entonces, con una voz suplicante, se deben recitar oraciones instando perdón como se enseña en lasampradaya.

tatha hi—
aparadha-sahasrani kriyante ’harnisham maya
daso ’ham iti mam matva kshamasva madhusudana

[Un ejemplo de oración:] ¡Oh, Madhusudan! He cometido miles de ofensas día y noche. Considérame Tu siervo y, por favor, perdóname.

kim ca—
pratijña tava govinda na me bhaktah pranashyati
iti samsmritya samsmritya pranan samdharayamy aham

¡Oh, Govinda! Tú has prometido: “Mi devoto jamás perece”. Recordando este voto una y otra vez, estoy consiguiendo de alguna forma seguir adelante con mi vida.

.

Fuente: Krishna Kathamrita Bindhu | http://www.gopaljiu.org/bindu

 

 

Si le gustó este artículo, también le gustará el contenido de las siguientes obras:

Sankirtana-Shop-68Sankirtana-Shop-77Sankirtana-Shop-82

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *