La gran noche de Shiva 01

Sri Krishna Murti Das

En el auspicioso día Maha Shiva-ratri, recordamos los atributos y la posición del mayor y más enigmático de los devotos de Krishna.

Mucho tiempo atrás, un rey llamado Chitrabhanu estaba observando ayuno junto a su esposa cuando recibió la visita del sabio Astavakra, que, a su vez, cuestionó el motivo de su vigilia. Aquel día especial era Maha Shiva-ratri, la gran noche del Señor Shiva. El rey, habiendo obtenido la bendición de recordar sus vidas pasadas, le explicó el motivo diciendo: “En una encarnación anterior fui un cazador en Varanasi, llamado Susvara. Mi vida consistía en matar y vender pájaros y animales silvestres. Un día se hizo de noche e, incapaz de volver a casa, me subí a un árbol de Bael en busca de abrigo. Había matado a un ciervo, pero no tuve tiempo de llevármelo a mi hogar. Atormentado por el hambre y por la sed, estuve despierto toda la madrugada. Derramé muchas lágrimas al pensar en mis pobres esposa e hijos, quienes estarían hambrientos esperando mi regreso”.

“Para aliviar mi aburrimiento, me dediqué a arrancar hojas del árbol y a tirarlas al suelo. Finalmente el Sol apareció en el cielo y pude regresar a casa. Antes de romper el ayuno, serví comida a un extraño que vino hacia mí, implorando por alimento. En el momento de mi muerte, ví dos mensajeros del Señor Shiva, quienes me vinieron a buscar para llevarme a los planetas celestiales. Fue entonces cuando me enteré del mérito que recibí por la adoración completa e inconciente a Sri Mahadeva (Shiva) durante el Shiva-ratri. Me contaron que bajo el árbol de Bael había una Shiva-linga enterrada y que yo la adoré con las hojas de Bael, realicéabisheka con mis lágrimas y observé ayuno durante toda la noche. Antes de comer alimenté a un brahmana. Y de esta forma, inconcientemente adoré al Señor Shiva en el día más auspicioso. Tras años de bienaventuranza divina, renací como Chitrabhanu”.

Por ser una personalidad enigmática, Sri Mahadeva todavía es muy mal comprendido. En algunos estudios realizados por portugueses e ingleses, éstos incluso lo consideran el diablo del panteón de dioses védicos. Incluso entre los devotos de Sri Krishna, muchos tienden a relacionarlo sólo con el control de la modalidad de la ignorancia en la naturaleza material (fantasmas, drogas, tantra-yoga y otros aspectos secundarios) que no son suficientes para describir las glorias de aquel que es considerado el maestro espiritual del universo.

La gran noche de Shiva 02

Foto: Shiva cuidando de las entidades vivas en la modalidad de la ignorancia. 

En el Srimad-Bhagavatam (4.24.30), el propio Señor Shiva dice: “Todos vosotros sois devotos del Señor; por esa razón, yo reconozco que merecéis el mismo respeto que la propia Suprema Personalidad de Dios. De esta manera, sé que los devotos también me respetan y me aman. Así pues, para los devotos no puede haber nadie tan querido como yo”.

Gopisvara Mahadeva

Sri Mahadeva, el guardián de los lugares sagrados, quiso participar una vez en la danza rasa excluShiva de Sri Krishna, pero por ser un hombre le fue negada la entrada. Siguiendo el consejo de Lalita Sakhi, el Señor Shiva se bañó en el Mana Sarovara y se convirtió en una gopi, pudiendo unirse así a la danza rasa. Krishna le dio el nombre de “Gopisvara” y pidió que protegiera a las gopis, vigilando la entrada del lugar de la danza. Por la gracia de Gopisvara, un devoto puede librarse del espíritu disfrutador y recibir darsana de la danza rasa divina del Señor Krishna.

La gran noche de Shiva 02

Fotos: Linga de Gopisvara Mahadeva sin decoración.

La gran noche de Shiva 03

Foto: Linga de Gopisvara Mahadeva decorado como una vaquerita.

Sadashiva, Shambu, Rudra

Para entender el significado de esta noche tan especial para Sri Bholenath, es necesario comprender un poco más esta “personalidad de dios”, tal y como dijo Arjuna. En el Srimad-Bhagavatam, Sri Mahadeva está presente en todos los cantos, y su posición es única y siempre destacada. Entre todos los millones de divinidades védicas, Brahma, Vishnu y Shiva ocupan siempre un lugar destacado como creador, mantenedor y destructor de la creación material, respectivamente.

La gran noche de Shiva 05

Foto: Brahma, Vishnu e Shiva.

Todo emana de Vishnu, cuyo origen trascendental es Krishna, incluido Brahma. Su Divina Gracia A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada comenta que “el Señor Shiva, que ni es avatara ni avesa, ni se encuentra entre los dos, posee casi un 84% de os atributos” de Krishna. Las jivas (almas) pueden conseguir, alcanzando la perfección, un 78%, pero “nunca pueden poseer atributos como Shiva, Vishnu o el Señor Krishna. Un ser viviente puede adquirir carácter divino mediante el desarrollo en pleno del 78% de los atributos trascendentales, pero nunca puede volverse un Dios como Shiva, Vishnu o Krishna (Srimad-Bhagavatam 1.3.28)”. Brahma, el creador, tampoco alcanza más de un 78%.

En el capítulo 3 del Primer Canto, en el significado del verso 3, Srila Prabhupada refuerza que “el Señor Shiva no es un ser vivo común. Él es la porción plenaria del Señor, pero cuando entra en contacto con la naturaleza material, no permanece exactamente en la misma posición trascendental del Señor Vishnu”. Este es un punto muy importante y complejo. En el antiguo Brahma-samhita, verso 5.15, se dice que Brahma y Shambhu (Shiva) surgen de Maha-Vishnu.

Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakura argumenta que cuando se manifiesta la creación del universo material, el principio de Shambhu en la forma de Rudra nace del espacio entre las dos cejas de Vishnu. Shambu consagra el principio del ego materialista, haciendo que el ser vivo se identifique con el cuerpo material, sujeto a los deseos de felicidad material y corporal (Brahma-samhita, 5.16, significado).

Así que el poder del Señor Shiva viene de la potencia del Señor Vishnu. Este se describe en el verso 5.10 del Brahma-samhita: “La persona que incorpora el principio material causal, o sea, el gran señor del mundo mundano (Maheshvara), Shambhu, se asocia con su consorte femenina, la ilimitada (Maya) en la forma de órgano generador masculino como principio eficiente causal. El Señor del mundo, Maha-Vishnu, se manifiesta en él a través de Su parte subjetiva, en la forma de Su mirada”. Esta comprensión es demasiado esotérica, y consiste en uno de los motivos por los cuales Sri Mahadeva es adorado en una Shiva-linga, que es un órgano sexual masculino (Shiva) y uno femenino (Durga), como padre y madre de la manifestación material y la mirada de Vishnu. Por lo tanto, durante la creación material, cuando Maha-Vishnu lanza Su mirada a Maya, Shambu se relaciona con ella. Entonces, con la energía espiritual de Maha-Vishnu, todo se manifiesta. El verso 5.45 del Brahma-samhita detalla que Govinda, el Señor Primordial, es como la leche, y Shiva, por haber tocado la naturaleza material, es como el yogur, que no es más que leche tocada por ácidos.

Sri Nandanandana Dasa (Stephen Knapp), en su artículo Shiva and Durga – Their Real Identity, recuerda que Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati nos alerta que Shiva no es otra Divinidad más allá de Krishna. “En realidad, aquellos que poseen tal sentimiento discriminatorio cometen una gran ofensa al Señor Supremo. La posición de Shambu es subordinada a Govinda, Krishna. Por lo tanto, ellos no son realmente diferentes. Sin embargo, así como el yogur viene de la leche, Shiva se manifiesta de acuerdo a su causa inicial, que es Krishna, a través de Maha-Vishnu. Así que Dios toma la posición subordinada a Sus formas directas cuando quiere alcanzar una personalidad distinta mediante la adhesión de un elemento particular de la adulteración, que es la forma del Señor Shiva, o Shambu, a través de la cual el Señor entra en contacto con la energía material, ya que Maha-Vishnu nunca toca la energía mundana”.

Srila Bhaktisiddhanta describe que, de esta forma, Govinda se manifiesta como una porción plenaria que, en este caso, es un guna-avatara bajo la forma de Shambhu, señor de tamo-guna, o la modalidad de la ignorancia, mientras Vishnu es responsable por sattva-guna, la modalidad de la bondad, y Brahma por rajo-guna, pasión. Así, Shambhu, obedeciendo la voluntad de Govinda, trabaja en conjunto con su consorte, Durga-devi.

Por lo tanto, la diferencia real entre Govinda y Shiva, o Brahma, es que todos los atributos de Dios están majestuosamente presentes en la forma de Govinda (Krishna). Shiva y Brahma son entidades adulteradas con cualidades mundanas. El Señor Vishno es el Supremo en Sí mismo, mientras que los otros dos guna-avataras y todos los otros dioses son entidades subordinados a Él que poseen autoridad. Shiva es el señor de tamo-guna y de la naturaleza material, pero no del mundo espiritual. Shiva se manifiesta como Rudra a partir de Brahma para la destrucción del mundo material.

Varias escrituras describen a Shiva como el señor supremo de la manifestación material, sin que haya nadie superior o igual a él en este mundo. Sin embargo, jamás se le considera el señor del mundo espiritual. Srila Prabhupada siempre enfatiza que vaishnavanam yatha sambhuh (Srimad-Bhagavatam 12.13.16): “El Señor Shiva es el mayor de los vaishnavas”. “Él medita constantemente en el Señor Rama y canta Hare Rama Hare Rama Rama Rama Hare Hare”. El Señor Shiva tiene una sampradaya (escuela filosófica) vaishnava, llamada Vishnusvami-sampradaya” (Srimad-Bhagavatam 3.23.23) o rudra-sampradaya. En el tercer canto, Srila Prabhupada enfatiza que “su grandeza es incomparable, pues es un gran devoto de la Suprema Personalidad de Dios. Se dice que el Señor Shiva es el mayor entre todos los devotos del Supremo. Así, los devotos aceptan sus restos de alimentos como maha-prasada, o alimento espiritual (Srimad-Bhagavatam3.14.26)”. En el verso siguiente, Srila Prabhupada deja claro que “nadie es igual o superior a él en el mundo material. Él es casi igual al Señor Vishnu. Aunque siempre se asocie con Maya, Durga, él está por encima de las tres modalidades de la naturaleza material (Srimad-Bhagavatam 3.14.27)”. “Como Su representante, el Señor Shiva es idéntico a la Suprema Personalidad de Dios. Es grandioso, y su renuncia a todo disfrute material es un ejemplo ideal de como debemos ser materialmente desapegados. Debemos, por lo tanto, seguir sus pasos y ser desapegados de la materia y no imitar sus actos excepcionales como beber veneno (Srimad-Bhagavatam 3-14-30)”.

Sri Krishna Murti Dasa  Mucho tiempo atrás, un rey llamado Chitrabhanu estaba observando ayuno junto a su esposa cuando recibió la visita del sabio Astavakra, que, a su vez, cuestionó el motivo de su vigilia. Aquel día especial era Maha Shiva-ratri, la gran noche del Señor Shiva. El rey, habiendo obtenido la bendición de recordar sus vidas pasadas, le explicó el motivo diciendo: “En una encarnación anterior fui un cazador en Varanasi, llamado Susvara. Mi vida consistía en matar y vender pájaros y animales silvestres. Un día se hizo de noche e, incapaz de volver a casa, me subí a un árbol de Bael en busca de abrigo. Había matado a un ciervo, pero no tuve tiempo de llevármelo a mi hogar. Atormentado por el hambre y por la sed, estuve despierto toda la madrugada. Derramé muchas lágrimas al pensar en mis pobres esposa e hijos, quienes estarían hambrientos esperando mi regreso”.  “Para aliviar mi aburrimiento, me dediqué a arrancar hojas del árbol y a tirarlas al suelo. Finalmente el Sol apareció en el cielo y pude regresar a casa. Antes de romper el ayuno, serví comida a un extraño que vino hacia mí, implorando por alimento. En el momento de mi muerte, ví dos mensajeros del Señor Shiva, quienes me vinieron a buscar para llevarme a los planetas celestiales. Fue entonces cuando me enteré del mérito que recibí por la adoración completa e inconciente a Sri Mahadeva (Shiva) durante el Shiva-ratri. Me contaron que bajo el árbol de Bael había una Shiva-linga enterrada y que yo la adoré con las hojas de Bael, realicé abisheka con mis lágrimas y observé ayuno durante toda la noche. Antes de comer alimenté a un brahmana. Y de esta forma, inconcientemente adoré al Señor Shiva en el día más auspicioso. Tras años de bienaventuranza divina, renací como Chitrabhanu”.  Por ser una personalidad enigmática, Sri Mahadeva todavía es muy mal comprendido. En algunos estudios realizados por portugueses e ingleses, éstos incluso lo consideran el diablo del panteón de dioses védicos. Incluso entre los devotos de Sri Krishna, muchos tienden a relacionarlo sólo con el control de la modalidad de la ignorancia en la naturaleza material (fantasmas, drogas, tantra-yoga y otros aspectos secundarios) que no son suficientes para describir las glorias de aquel que es considerado el maestro espiritual del universo.  Foto: Shiva cuidando de las entidades vivas en la modalidad de la ignorancia.  En el Srimad-Bhagavatam (4.24.30), el propio Señor Shiva dice: “Todos vosotros sois devotos del Señor; por esa razón, yo reconozco que merecéis el mismo respeto que la propia Suprema Personalidad de Dios. De esta manera, sé que los devotos también me respetan y me aman. Así pues, para los devotos no puede haber nadie tan querido como yo”.   Gopisvara Mahadeva  Sri Mahadeva, el guardián de los lugares sagrados, quiso participar una vez en la danza rasa excluShiva de Sri Krishna, pero por ser un hombre le fue negada la entrada. Siguiendo el consejo de Lalita Sakhi, el Señor Shiva se bañó en el Mana Sarovara y se convirtió en una gopi, pudiendo unirse así a la danza rasa. Krishna le dio el nombre de “Gopisvara” y pidió que protegiera a las gopis, vigilando la entrada del lugar de la danza. Por la gracia de Gopisvara, un devoto puede librarse del espíritu disfrutador y recibir darsana de la danza rasa divina del Señor Krishna.    Fotos: Linga de Gopisvara Mahadeva sin decoración.    Foto: Linga de Gopisvara Mahadeva decorado como una vaquerita.   Sadashiva, Shambu, Rudra  Para entender el significado de esta noche tan especial para Sri Bholenath, es necesario comprender un poco más esta “personalidad de dios”, tal y como dijo Arjuna. En el Srimad-Bhagavatam, Sri Mahadeva está presente en todos los cantos, y su posición es única y siempre destacada. Entre todos los millones de divinidades védicas, Brahma, Vishnu y Shiva ocupan siempre un lugar destacado como creador, mantenedor y destructor de la creación material, respectivamente.   Foto: Brahma, Vishnu e Shiva. Todo emana de Vishnu, cuyo origen trascendental es Krishna, incluido Brahma. Su Divina Gracia A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada comenta que “el Señor Shiva, que ni es avatara ni avesa, ni se encuentra entre los dos, posee casi un 84% de os atributos” de Krishna. Las jivas (almas) pueden conseguir, alcanzando la perfección, un 78%, pero “nunca pueden poseer atributos como Shiva, Vishnu o el Señor Krishna. Un ser viviente puede adquirir carácter divino mediante el desarrollo en pleno del 78% de los atributos trascendentales, pero nunca puede volverse un Dios como Shiva, Vishnu o Krishna (Srimad-Bhagavatam 1.3.28)”. Brahma, el creador, tampoco alcanza más de un 78%.  En el capítulo 3 del Primer Canto, en el significado del verso 3, Srila Prabhupada refuerza que “el Señor Shiva no es un ser vivo común. Él es la porción plenaria del Señor, pero cuando entra en contacto con la naturaleza material, no permanece exactamente en la misma posición trascendental del Señor Vishnu”. Este es un punto muy importante y complejo. En el antiguo Brahma-samhita, verso 5.15, se dice que Brahma y Shambhu (Shiva) surgen de Maha-Vishnu.   Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakura argumenta que cuando se manifiesta la creación del universo material, el principio de Shambhu en la forma de Rudra nace del espacio entre las dos cejas de Vishnu. Shambu consagra el principio del ego materialista, haciendo que el ser vivo se identifique con el cuerpo material, sujeto a los deseos de felicidad material y corporal (Brahma-samhita, 5.16, significado).  Así que el poder del Señor Shiva viene de la potencia del Señor Vishnu. Este se describe en el verso 5.10 del Brahma-samhita: “La persona que incorpora el principio material causal, o sea, el gran señor del mundo mundano (Maheshvara), Shambhu, se asocia con su consorte femenina, la ilimitada (Maya) en la forma de órgano generador masculino como principio eficiente causal. El Señor del mundo, Maha-Vishnu, se manifiesta en él a través de Su parte subjetiva, en la forma de Su mirada”. Esta comprensión es demasiado esotérica, y consiste en uno de los motivos por los cuales Sri Mahadeva es adorado en una Shiva-linga, que es un órgano sexual masculino (Shiva) y uno femenino (Durga), como padre y madre de la manifestación material y la mirada de Vishnu. Por lo tanto, durante la creación material, cuando Maha-Vishnu lanza Su mirada a Maya, Shambu se relaciona con ella. Entonces, con la energía espiritual de Maha-Vishnu, todo se manifiesta. El verso 5.45 del Brahma-samhita detalla que Govinda, el Señor Primordial, es como la leche, y Shiva, por haber tocado la naturaleza material, es como el yogur, que no es más que leche tocada por ácidos.  Sri Nandanandana Dasa (Stephen Knapp), en su artículo Shiva and Durga – Their Real Identity, recuerda que Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati nos alerta que Shiva no es otra Divinidad más allá de Krishna. “En realidad, aquellos que poseen tal sentimiento discriminatorio cometen una gran ofensa al Señor Supremo. La posición de Shambu es subordinada a Govinda, Krishna. Por lo tanto, ellos no son realmente diferentes. Sin embargo, así como el yogur viene de la leche, Shiva se manifiesta de acuerdo a su causa inicial, que es Krishna, a través de Maha-Vishnu. Así que Dios toma la posición subordinada a Sus formas directas cuando quiere alcanzar una personalidad distinta mediante la adhesión de un elemento particular de la adulteración, que es la forma del Señor Shiva, o Shambu, a través de la cual el Señor entra en contacto con la energía material, ya que Maha-Vishnu nunca toca la energía mundana”.  Srila Bhaktisiddhanta describe que, de esta forma, Govinda se manifiesta como una porción plenaria que, en este caso, es un guna-avatara bajo la forma de Shambhu, señor de tamo-guna, o la modalidad de la ignorancia, mientras Vishnu es responsable por sattva-guna, la modalidad de la bondad, y Brahma por rajo-guna, pasión. Así, Shambhu, obedeciendo la voluntad de Govinda, trabaja en conjunto con su consorte, Durga-devi.  Por lo tanto, la diferencia real entre Govinda y Shiva, o Brahma, es que todos los atributos de Dios están majestuosamente presentes en la forma de Govinda (Krishna). Shiva y Brahma son entidades adulteradas con cualidades mundanas. El Señor Vishno es el Supremo en Sí mismo, mientras que los otros dos guna-avataras y todos los otros dioses son entidades subordinados a Él que poseen autoridad. Shiva es el señor de tamo-guna y de la naturaleza material, pero no del mundo espiritual. Shiva se manifiesta como Rudra a partir de Brahma para la destrucción del mundo material.  Varias escrituras describen a Shiva como el señor supremo de la manifestación material, sin que haya nadie superior o igual a él en este mundo. Sin embargo, jamás se le considera el señor del mundo espiritual. Srila Prabhupada siempre enfatiza que vaishnavanam yatha sambhuh (Srimad-Bhagavatam 12.13.16): “El Señor Shiva es el mayor de los vaishnavas”. “Él medita constantemente en el Señor Rama y canta Hare Rama Hare Rama Rama Rama Hare Hare”. El Señor Shiva tiene una sampradaya (escuela filosófica) vaishnava, llamada Vishnusvami-sampradaya” (Srimad-Bhagavatam 3.23.23) o rudra-sampradaya. En el tercer canto, Srila Prabhupada enfatiza que “su grandeza es incomparable, pues es un gran devoto de la Suprema Personalidad de Dios. Se dice que el Señor Shiva es el mayor entre todos los devotos del Supremo. Así, los devotos aceptan sus restos de alimentos como maha-prasada, o alimento espiritual (Srimad-Bhagavatam 3.14.26)”. En el verso siguiente, Srila Prabhupada deja claro que “nadie es igual o superior a él en el mundo material. Él es casi igual al Señor Vishnu. Aunque siempre se asocie con Maya, Durga, él está por encima de las tres modalidades de la naturaleza material (Srimad-Bhagavatam 3.14.27)”. “Como Su representante, el Señor Shiva es idéntico a la Suprema Personalidad de Dios. Es grandioso, y su renuncia a todo disfrute material es un ejemplo ideal de como debemos ser materialmente desapegados. Debemos, por lo tanto, seguir sus pasos y ser desapegados de la materia y no imitar sus actos excepcionales como beber veneno (Srimad-Bhagavatam 3-14-30)”.     Foto: Shiva bebe el veneno que se produjo mientras se batía el océano de leche.  En todo el Srimad-Bhagavatam, Srila Prabhupada insiste en enaltecer la posición de Mahadeva y sus cualidades como el mejor de los devotos. “El Señor Shiva se describe aquí como el mejor de los caballeros porque no tiene envidia de nadie, es igual para con todas las entidades vivientes y todas las demás cualidades buenas están presentes en su personalidad. La palabra Shiva significa “todo-auspicioso”. Nadie puede ser su enemigo, pues es tan pacífico y renunciado que ni siquiera construye una casa... La personalidad de Shiva simboliza lo mejor que hay en términos de grandeza (Srimad-Bhagavatam 4.2.1)”.  De esa forma, los devotos de Krishna doran a Shiva como un gran maestro. Srila Prabhupada explica que “todos los devotos del Señor Krishna también son devotos del Señor Shiva... El devoto del Señor Krishna no le falta al respeto al Señor Shiva, pero lo adora como al devoto más elevado del Señor Supremo. Consecuentemente, siempre que el devoto adora al Señor Shiva, lo hace para obtener el favor de Krishna, y no para obtener beneficios materiales (Srimad-Bhagavatam 4.24.30)”. Su Divina Gracia dice que “el devoto debe recibir el mismo grado de respeto que la Suprema Personalidad de Dios, y a veces, incluso más. En realidad, el Señor Rama, la propia Personalidad de Dios, adoraba en ocasiones al Señor Shiva. Si incluso el Señor adora a Su devoto, ¿por qué otros devotos no tendrían que adorar a un devoto de la misma forma en la que adoran al Señor?”.   Foto: El Señor Ramachandra adora una Shiva-linga.  Esta posición como el número uno entre los adoradores de Krishna es reforzada por Narada Muni: “Deseas solamente la satisfacción del Señor Krishna. De forma elocuente oras para poder continuar siendo un devoto puro del Señor. ¿Qué más puedo decir? Eres muy querido por el Señor Krishna, y al recibir tu misericordia, otros también pueden volverse queridos por Krishna” (Brhad-bhagavatamrta). En el Skanda Purana, Krishna declara: “Esucha, ¡oh, Shiva! Eres tan precioso para Mí como Mi propio cuerpo. Aquel que es querido por ti es incluso más querido para Mí. Te permito que permanezcas en todas Mis moradas. En realidad, eres el protector y mantenedor de todos los dhamas. Aquel que afirma ser Mi devoto pero te desconsidera, sólo está fingiendo devoción por Mí”. En el Adi Varaha Purana, el Señor Supremo dice: “Con las manos juntas, revelo otra doctrina secreta: sin adorar a Shankara (el Señor Shiva), un hombre no puede alcanzar devoción hacia Mí”. De esta forma, Shiva nos puede ayudar a obtener devoción por el Señor Krishna y Sus expansiones.  Varios templos de ISKCON alrededor del mundo celebran este día, y es una oportunidad excepcional para dejar claro el papel de Shiva como el mayor de los devotos de Krishna y como el Supremo. Se puede aprovechar la atracción de los practicantes de yoga hacia Shiva y reforzar esa posición de servicio hacia Él, alejando las asociaciones simplistas como ganja, kundalini y fantasmas. Los templos de ISKCON pueden realizar, en ocasiones especiales, ceremonias o pujas respetando y adorando divinidades como grandes vaishnavas, desde que esto sea precedido por una introducción para atraer a las personas al vaishnavismo, y no como un sustituto. Mientras sean bien dirigidas, son favorables a la conciencia de Krishna y no se deben rechazar.  Sin duda alguna, el Señor Shiva está ansioso por asociarse con los vaishnavas en su forma original, y no apenas como sus manifestaciones (como Sri Advaita Acarya). De la misma forma en que Nanda Maharaja aumentó su apego por Krishna al realizar el Shiva-ratri, oremos para que Sri Mahadeva nos de un poquito de su inmensa devoción por Sri Govinda, para que podamos, cada vez más, caminar en dirección al hogar, de vuelta al 07

Foto: Shiva bebe el veneno que se produjo mientras se batía el océano de leche. 

En todo el Srimad-Bhagavatam, Srila Prabhupada insiste en enaltecer la posición de Mahadeva y sus cualidades como el mejor de los devotos. “El Señor Shiva se describe aquí como el mejor de los caballeros porque no tiene envidia de nadie, es igual para con todas las entidades vivientes y todas las demás cualidades buenas están presentes en su personalidad. La palabra Shiva significa “todo-auspicioso”. Nadie puede ser su enemigo, pues es tan pacífico y renunciado que ni siquiera construye una casa… La personalidad de Shiva simboliza lo mejor que hay en términos de grandeza (Srimad-Bhagavatam 4.2.1)”.

De esa forma, los devotos de Krishna doran a Shiva como un gran maestro. Srila Prabhupada explica que “todos los devotos del Señor Krishna también son devotos del Señor Shiva… El devoto del Señor Krishna no le falta al respeto al Señor Shiva, pero lo adora como al devoto más elevado del Señor Supremo. Consecuentemente, siempre que el devoto adora al Señor Shiva, lo hace para obtener el favor de Krishna, y no para obtener beneficios materiales (Srimad-Bhagavatam 4.24.30)”. Su Divina Gracia dice que “el devoto debe recibir el mismo grado de respeto que la Suprema Personalidad de Dios, y a veces, incluso más. En realidad, el Señor Rama, la propia Personalidad de Dios, adoraba en ocasiones al Señor Shiva. Si incluso el Señor adora a Su devoto, ¿por qué otros devotos no tendrían que adorar a un devoto de la misma forma en la que adoran al Señor?”.

Sri Krishna Murti Dasa  Mucho tiempo atrás, un rey llamado Chitrabhanu estaba observando ayuno junto a su esposa cuando recibió la visita del sabio Astavakra, que, a su vez, cuestionó el motivo de su vigilia. Aquel día especial era Maha Shiva-ratri, la gran noche del Señor Shiva. El rey, habiendo obtenido la bendición de recordar sus vidas pasadas, le explicó el motivo diciendo: “En una encarnación anterior fui un cazador en Varanasi, llamado Susvara. Mi vida consistía en matar y vender pájaros y animales silvestres. Un día se hizo de noche e, incapaz de volver a casa, me subí a un árbol de Bael en busca de abrigo. Había matado a un ciervo, pero no tuve tiempo de llevármelo a mi hogar. Atormentado por el hambre y por la sed, estuve despierto toda la madrugada. Derramé muchas lágrimas al pensar en mis pobres esposa e hijos, quienes estarían hambrientos esperando mi regreso”.  “Para aliviar mi aburrimiento, me dediqué a arrancar hojas del árbol y a tirarlas al suelo. Finalmente el Sol apareció en el cielo y pude regresar a casa. Antes de romper el ayuno, serví comida a un extraño que vino hacia mí, implorando por alimento. En el momento de mi muerte, ví dos mensajeros del Señor Shiva, quienes me vinieron a buscar para llevarme a los planetas celestiales. Fue entonces cuando me enteré del mérito que recibí por la adoración completa e inconciente a Sri Mahadeva (Shiva) durante el Shiva-ratri. Me contaron que bajo el árbol de Bael había una Shiva-linga enterrada y que yo la adoré con las hojas de Bael, realicé abisheka con mis lágrimas y observé ayuno durante toda la noche. Antes de comer alimenté a un brahmana. Y de esta forma, inconcientemente adoré al Señor Shiva en el día más auspicioso. Tras años de bienaventuranza divina, renací como Chitrabhanu”.  Por ser una personalidad enigmática, Sri Mahadeva todavía es muy mal comprendido. En algunos estudios realizados por portugueses e ingleses, éstos incluso lo consideran el diablo del panteón de dioses védicos. Incluso entre los devotos de Sri Krishna, muchos tienden a relacionarlo sólo con el control de la modalidad de la ignorancia en la naturaleza material (fantasmas, drogas, tantra-yoga y otros aspectos secundarios) que no son suficientes para describir las glorias de aquel que es considerado el maestro espiritual del universo.  Foto: Shiva cuidando de las entidades vivas en la modalidad de la ignorancia.  En el Srimad-Bhagavatam (4.24.30), el propio Señor Shiva dice: “Todos vosotros sois devotos del Señor; por esa razón, yo reconozco que merecéis el mismo respeto que la propia Suprema Personalidad de Dios. De esta manera, sé que los devotos también me respetan y me aman. Así pues, para los devotos no puede haber nadie tan querido como yo”.   Gopisvara Mahadeva  Sri Mahadeva, el guardián de los lugares sagrados, quiso participar una vez en la danza rasa excluShiva de Sri Krishna, pero por ser un hombre le fue negada la entrada. Siguiendo el consejo de Lalita Sakhi, el Señor Shiva se bañó en el Mana Sarovara y se convirtió en una gopi, pudiendo unirse así a la danza rasa. Krishna le dio el nombre de “Gopisvara” y pidió que protegiera a las gopis, vigilando la entrada del lugar de la danza. Por la gracia de Gopisvara, un devoto puede librarse del espíritu disfrutador y recibir darsana de la danza rasa divina del Señor Krishna.    Fotos: Linga de Gopisvara Mahadeva sin decoración.    Foto: Linga de Gopisvara Mahadeva decorado como una vaquerita.   Sadashiva, Shambu, Rudra  Para entender el significado de esta noche tan especial para Sri Bholenath, es necesario comprender un poco más esta “personalidad de dios”, tal y como dijo Arjuna. En el Srimad-Bhagavatam, Sri Mahadeva está presente en todos los cantos, y su posición es única y siempre destacada. Entre todos los millones de divinidades védicas, Brahma, Vishnu y Shiva ocupan siempre un lugar destacado como creador, mantenedor y destructor de la creación material, respectivamente.   Foto: Brahma, Vishnu e Shiva. Todo emana de Vishnu, cuyo origen trascendental es Krishna, incluido Brahma. Su Divina Gracia A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada comenta que “el Señor Shiva, que ni es avatara ni avesa, ni se encuentra entre los dos, posee casi un 84% de os atributos” de Krishna. Las jivas (almas) pueden conseguir, alcanzando la perfección, un 78%, pero “nunca pueden poseer atributos como Shiva, Vishnu o el Señor Krishna. Un ser viviente puede adquirir carácter divino mediante el desarrollo en pleno del 78% de los atributos trascendentales, pero nunca puede volverse un Dios como Shiva, Vishnu o Krishna (Srimad-Bhagavatam 1.3.28)”. Brahma, el creador, tampoco alcanza más de un 78%.  En el capítulo 3 del Primer Canto, en el significado del verso 3, Srila Prabhupada refuerza que “el Señor Shiva no es un ser vivo común. Él es la porción plenaria del Señor, pero cuando entra en contacto con la naturaleza material, no permanece exactamente en la misma posición trascendental del Señor Vishnu”. Este es un punto muy importante y complejo. En el antiguo Brahma-samhita, verso 5.15, se dice que Brahma y Shambhu (Shiva) surgen de Maha-Vishnu.   Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakura argumenta que cuando se manifiesta la creación del universo material, el principio de Shambhu en la forma de Rudra nace del espacio entre las dos cejas de Vishnu. Shambu consagra el principio del ego materialista, haciendo que el ser vivo se identifique con el cuerpo material, sujeto a los deseos de felicidad material y corporal (Brahma-samhita, 5.16, significado).  Así que el poder del Señor Shiva viene de la potencia del Señor Vishnu. Este se describe en el verso 5.10 del Brahma-samhita: “La persona que incorpora el principio material causal, o sea, el gran señor del mundo mundano (Maheshvara), Shambhu, se asocia con su consorte femenina, la ilimitada (Maya) en la forma de órgano generador masculino como principio eficiente causal. El Señor del mundo, Maha-Vishnu, se manifiesta en él a través de Su parte subjetiva, en la forma de Su mirada”. Esta comprensión es demasiado esotérica, y consiste en uno de los motivos por los cuales Sri Mahadeva es adorado en una Shiva-linga, que es un órgano sexual masculino (Shiva) y uno femenino (Durga), como padre y madre de la manifestación material y la mirada de Vishnu. Por lo tanto, durante la creación material, cuando Maha-Vishnu lanza Su mirada a Maya, Shambu se relaciona con ella. Entonces, con la energía espiritual de Maha-Vishnu, todo se manifiesta. El verso 5.45 del Brahma-samhita detalla que Govinda, el Señor Primordial, es como la leche, y Shiva, por haber tocado la naturaleza material, es como el yogur, que no es más que leche tocada por ácidos.  Sri Nandanandana Dasa (Stephen Knapp), en su artículo Shiva and Durga – Their Real Identity, recuerda que Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati nos alerta que Shiva no es otra Divinidad más allá de Krishna. “En realidad, aquellos que poseen tal sentimiento discriminatorio cometen una gran ofensa al Señor Supremo. La posición de Shambu es subordinada a Govinda, Krishna. Por lo tanto, ellos no son realmente diferentes. Sin embargo, así como el yogur viene de la leche, Shiva se manifiesta de acuerdo a su causa inicial, que es Krishna, a través de Maha-Vishnu. Así que Dios toma la posición subordinada a Sus formas directas cuando quiere alcanzar una personalidad distinta mediante la adhesión de un elemento particular de la adulteración, que es la forma del Señor Shiva, o Shambu, a través de la cual el Señor entra en contacto con la energía material, ya que Maha-Vishnu nunca toca la energía mundana”.  Srila Bhaktisiddhanta describe que, de esta forma, Govinda se manifiesta como una porción plenaria que, en este caso, es un guna-avatara bajo la forma de Shambhu, señor de tamo-guna, o la modalidad de la ignorancia, mientras Vishnu es responsable por sattva-guna, la modalidad de la bondad, y Brahma por rajo-guna, pasión. Así, Shambhu, obedeciendo la voluntad de Govinda, trabaja en conjunto con su consorte, Durga-devi.  Por lo tanto, la diferencia real entre Govinda y Shiva, o Brahma, es que todos los atributos de Dios están majestuosamente presentes en la forma de Govinda (Krishna). Shiva y Brahma son entidades adulteradas con cualidades mundanas. El Señor Vishno es el Supremo en Sí mismo, mientras que los otros dos guna-avataras y todos los otros dioses son entidades subordinados a Él que poseen autoridad. Shiva es el señor de tamo-guna y de la naturaleza material, pero no del mundo espiritual. Shiva se manifiesta como Rudra a partir de Brahma para la destrucción del mundo material.  Varias escrituras describen a Shiva como el señor supremo de la manifestación material, sin que haya nadie superior o igual a él en este mundo. Sin embargo, jamás se le considera el señor del mundo espiritual. Srila Prabhupada siempre enfatiza que vaishnavanam yatha sambhuh (Srimad-Bhagavatam 12.13.16): “El Señor Shiva es el mayor de los vaishnavas”. “Él medita constantemente en el Señor Rama y canta Hare Rama Hare Rama Rama Rama Hare Hare”. El Señor Shiva tiene una sampradaya (escuela filosófica) vaishnava, llamada Vishnusvami-sampradaya” (Srimad-Bhagavatam 3.23.23) o rudra-sampradaya. En el tercer canto, Srila Prabhupada enfatiza que “su grandeza es incomparable, pues es un gran devoto de la Suprema Personalidad de Dios. Se dice que el Señor Shiva es el mayor entre todos los devotos del Supremo. Así, los devotos aceptan sus restos de alimentos como maha-prasada, o alimento espiritual (Srimad-Bhagavatam 3.14.26)”. En el verso siguiente, Srila Prabhupada deja claro que “nadie es igual o superior a él en el mundo material. Él es casi igual al Señor Vishnu. Aunque siempre se asocie con Maya, Durga, él está por encima de las tres modalidades de la naturaleza material (Srimad-Bhagavatam 3.14.27)”. “Como Su representante, el Señor Shiva es idéntico a la Suprema Personalidad de Dios. Es grandioso, y su renuncia a todo disfrute material es un ejemplo ideal de como debemos ser materialmente desapegados. Debemos, por lo tanto, seguir sus pasos y ser desapegados de la materia y no imitar sus actos excepcionales como beber veneno (Srimad-Bhagavatam 3-14-30)”.     Foto: Shiva bebe el veneno que se produjo mientras se batía el océano de leche.  En todo el Srimad-Bhagavatam, Srila Prabhupada insiste en enaltecer la posición de Mahadeva y sus cualidades como el mejor de los devotos. “El Señor Shiva se describe aquí como el mejor de los caballeros porque no tiene envidia de nadie, es igual para con todas las entidades vivientes y todas las demás cualidades buenas están presentes en su personalidad. La palabra Shiva significa “todo-auspicioso”. Nadie puede ser su enemigo, pues es tan pacífico y renunciado que ni siquiera construye una casa... La personalidad de Shiva simboliza lo mejor que hay en términos de grandeza (Srimad-Bhagavatam 4.2.1)”.  De esa forma, los devotos de Krishna doran a Shiva como un gran maestro. Srila Prabhupada explica que “todos los devotos del Señor Krishna también son devotos del Señor Shiva... El devoto del Señor Krishna no le falta al respeto al Señor Shiva, pero lo adora como al devoto más elevado del Señor Supremo. Consecuentemente, siempre que el devoto adora al Señor Shiva, lo hace para obtener el favor de Krishna, y no para obtener beneficios materiales (Srimad-Bhagavatam 4.24.30)”. Su Divina Gracia dice que “el devoto debe recibir el mismo grado de respeto que la Suprema Personalidad de Dios, y a veces, incluso más. En realidad, el Señor Rama, la propia Personalidad de Dios, adoraba en ocasiones al Señor Shiva. Si incluso el Señor adora a Su devoto, ¿por qué otros devotos no tendrían que adorar a un devoto de la misma forma en la que adoran al Señor?”.   Foto: El Señor Ramachandra adora una Shiva-linga.  Esta posición como el número uno entre los adoradores de Krishna es reforzada por Narada Muni: “Deseas solamente la satisfacción del Señor Krishna. De forma elocuente oras para poder continuar siendo un devoto puro del Señor. ¿Qué más puedo decir? Eres muy querido por el Señor Krishna, y al recibir tu misericordia, otros también pueden volverse queridos por Krishna” (Brhad-bhagavatamrta). En el Skanda Purana, Krishna declara: “Esucha, ¡oh, Shiva! Eres tan precioso para Mí como Mi propio cuerpo. Aquel que es querido por ti es incluso más querido para Mí. Te permito que permanezcas en todas Mis moradas. En realidad, eres el protector y mantenedor de todos los dhamas. Aquel que afirma ser Mi devoto pero te desconsidera, sólo está fingiendo devoción por Mí”. En el Adi Varaha Purana, el Señor Supremo dice: “Con las manos juntas, revelo otra doctrina secreta: sin adorar a Shankara (el Señor Shiva), un hombre no puede alcanzar devoción hacia Mí”. De esta forma, Shiva nos puede ayudar a obtener devoción por el Señor Krishna y Sus expansiones.  Varios templos de ISKCON alrededor del mundo celebran este día, y es una oportunidad excepcional para dejar claro el papel de Shiva como el mayor de los devotos de Krishna y como el Supremo. Se puede aprovechar la atracción de los practicantes de yoga hacia Shiva y reforzar esa posición de servicio hacia Él, alejando las asociaciones simplistas como ganja, kundalini y fantasmas. Los templos de ISKCON pueden realizar, en ocasiones especiales, ceremonias o pujas respetando y adorando divinidades como grandes vaishnavas, desde que esto sea precedido por una introducción para atraer a las personas al vaishnavismo, y no como un sustituto. Mientras sean bien dirigidas, son favorables a la conciencia de Krishna y no se deben rechazar.  Sin duda alguna, el Señor Shiva está ansioso por asociarse con los vaishnavas en su forma original, y no apenas como sus manifestaciones (como Sri Advaita Acarya). De la misma forma en que Nanda Maharaja aumentó su apego por Krishna al realizar el Shiva-ratri, oremos para que Sri Mahadeva nos de un poquito de su inmensa devoción por Sri Govinda, para que podamos, cada vez más, caminar en dirección al hogar, de vuelta al  08

Foto: El Señor Ramachandra adora una Shiva-linga.

Esta posición como el número uno entre los adoradores de Krishna es reforzada por Narada Muni: “Deseas solamente la satisfacción del Señor Krishna. De forma elocuente oras para poder continuar siendo un devoto puro del Señor. ¿Qué más puedo decir? Eres muy querido por el Señor Krishna, y al recibir tu misericordia, otros también pueden volverse queridos por Krishna” (Brhad-bhagavatamrta). En el Skanda Purana, Krishna declara: “Esucha, ¡oh, Shiva! Eres tan precioso para Mí como Mi propio cuerpo. Aquel que es querido por ti es incluso más querido para Mí. Te permito que permanezcas en todas Mis moradas. En realidad, eres el protector y mantenedor de todos los dhamas. Aquel que afirma ser Mi devoto pero te desconsidera, sólo está fingiendo devoción por Mí”. En el Adi Varaha Purana, el Señor Supremo dice: “Con las manos juntas, revelo otra doctrina secreta: sin adorar a Shankara (el Señor Shiva), un hombre no puede alcanzar devoción hacia Mí”. De esta forma, Shiva nos puede ayudar a obtener devoción por el Señor Krishna y Sus expansiones.

Varios templos de ISKCON alrededor del mundo celebran este día, y es una oportunidad excepcional para dejar claro el papel de Shiva como el mayor de los devotos de Krishna y como el Supremo. Se puede aprovechar la atracción de los practicantes de yoga hacia Shiva y reforzar esa posición de servicio hacia Él, alejando las asociaciones simplistas como ganja, kundalini y fantasmas. Los templos de ISKCON pueden realizar, en ocasiones especiales, ceremonias o pujasrespetando y adorando divinidades como grandes vaishnavas, desde que esto sea precedido por una introducción para atraer a las personas al vaishnavismo, y no como un sustituto. Mientras sean bien dirigidas, son favorables a la conciencia de Krishna y no se deben rechazar.

Sin duda alguna, el Señor Shiva está ansioso por asociarse con los vaishnavas en su forma original, y no apenas como sus manifestaciones (como Sri Advaita Acarya). De la misma forma en que Nanda Maharaja aumentó su apego por Krishna al realizar el Shiva-ratri, oremos para que Sri Mahadeva nos de un poquito de su inmensa devoción por Sri Govinda, para que podamos, cada vez más, caminar en dirección al hogar, de vuelta al Supremo.

 

Si le gustó este artículo, también le gustará el contenido de las siguientes obras:

Sankirtana-Shop-79
Sankirtana-Shop-010
Sankirtana-Shop-82 (1)

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *