1

Mahatma Dasa

Caer no es fallar, porque podemos perder una batalla sin perder la guerra. De todos modos, ¿qué significa caer de la vida espiritual? ¿Es algo que podemos elegir, o está más allá de nuestras manos?  ¿Qué podemos aprender a partir de una caída? ¿Se puede recuperar el entusiasmo después de semejante acontecimiento de emociones intensas? La batalla interna puede ser grande, pero estar fijo y fuerte en la vida espiritual es una lucha que merece la pena.

¿Qué significa caer? Normalmente, es cuando se rompen los cuatro principios regulativos o se abandona el servicio devocional. Aunque el tema principal de este artículo son las dificultades en seguir los principios, pretendo abordar de manera positiva cómo afrontar cualquier adversidad en la vida espiritual.

Muchos devotos se vienen abajo, y eso puede ser desalentador. Incluso puede hacer que algunos desistan. “Las mujeres y la riqueza son problemas muy difíciles para el devoto que está progresando en el sendero que va de vuelta a Dios”. (Srimad-Bhagavatam, 1.2.17)

Aunque “muchos devotos acaban siendo víctimas”, Srila Prabhupada predicó muy seriamente acerca de la importancia de no romper los votos de la iniciación. Una vez, él dijo que el único que no consigue cumplir su promesa es el animal. También dijo que una persona que no se comporta como un caballero, qué decir entonces como un devoto, no es capaz de cumplir su promesa, y añadió que “amar” significa seguir los votos de iniciación. (Naturalmente, él señaló la diferencia entre una caída ocasional y las caídas continuas.)

3

Srila Prabhupada predicó muy seriamente acerca de la importancia de no romper los votos de la iniciación.

Muchos devotos piensan que estas palabras son purificantes y vigorizantes, justo lo que necesitaban oír para mantener su compromiso con los votos. No obstante, si no estamos siguiendo nuestros votos de manera regular, estas palabras pueden afectar negativamente nuestro estado de ánimo. Nos pueden generar culpa, vergüenza o incluso depresión. “Como soy una persona caída, no soy íntegro. Tengo un conjunto de ideas en mi interior – la voz de mi maestro espiritual, la voz de la comunidad, la voz de Krishna diciéndome: ‘Este es el camino que has de seguir’. Y la percepción sobre mí mismo es que ‘No estoy siguiendo ese camino’. De esa forma, la persona desarrolla un sentimiento bastante incómodo”. (Ravindra Svarupa, del artículo Falldown From Spiritual Life)

La decisión de caer

Por suerte, nuestra posición constitucional no es la de ser caídos. Esa es una posición que escogemos, aunque muchas veces no parezca que la hemos elegido. Sin embargo, somos responsables de nuestras acciones. Si alguien te grita y respondes atacando con ira, eres responsables de esa reacción. Podrías haber escogido perdonar a aquella persona, disculparte, abrazarla o tocar sus pies.

“¡Espera un momento! En el Bhagavad-gita, Krishna dice que nos hallamos bajo el control de las tres modalidades de la naturaleza, y que yo creo que soy yo quien está llevando a cabo las actividades. Y Él también dice que nos vemos forzados a actuar de acuerdo a la naturaleza que adquirimos. ¿Cómo es posible que afirmes que siempre puedo escoger? Prabhu, yo soy un kshatriya. ¡Si alguien me grita, le doy un puñetazo en la cara! No soy un brahmana. No voy por ahí abrazando a las personas que me gritan”.

Si las modalidades de la naturaleza fueran las responsables de nuestras acciones, la ley del karma no tendría ningún sentido. Si todos nos viéramos forzados irremediablemente a actuar, ¿por qué tendríamos que rendir cuentas de nuestras acciones? Y si no tuviéramos ningún control de nuestras elecciones, ¿por qué se preocuparía Krishna en decirnos lo que debemos y no debemos hacer?

El Vedanta-sutra (2.3.31) dice: “El alma es la ejecutora de las acciones, porque si no, los mandamientos de las escrituras no tendrían ningún propósito”.

Baladeva Vidyabhushana dice que si las modalidades de la naturaleza fueran la causa última de nuestras acciones, los mandamientos de los Shastras que afirman que se pueden obtener resultados diferentes a partir de acciones diferentes, no tendrían ningún sentido.

Por lo tanto, si alguna vez tuvimos dificultades en seguir nuestros votos o principios, lo mejor es asumir honestamente nuestros errores. O sea, admitir que elegimos caer. Cuando admitimos que nosotros mismos elegimos no seguir ciertos principios, ocurre algo muy grandioso: nos damos cuenta de que, en ese exacto momento, podemos elegir seguirlos. Y aunque no te esté costando seguir los cuatro principios regulativos, puedes adoptar esta postura eligiendo conscientemente mejorar tu servicio y superar tus malos hábitos.

Lamentación y sinónimo de purificación

Prabhupada nos aconsejó que nos arrepintiéramos y sintiéramos remordimientos de las actividades que cometimos en el pasado. Eso nos ayudará a rectificar. La siguiente oración del Srimad-Bhagavatam (6.2.35), ejemplifica este arrepentimiento: “Soy un gran pecador, pero, puesto que he recibido esta oportunidad, debo controlar por completo mi mente, mi vida y mis sentidos, y ocuparme siempre en servicio devocional, de modo que no caiga de nuevo en la profunda y oscura ignorancia de la vida materialista”.

Ten en cuenta que “sentirse extremamente culpable” es una alternativa peligrosa a “arrepentirse”. Prabhupada dice que “un poco de culpa” es útil. Normalmente, el sentimiento de culpa excesiva nos lanza a una espiral que hace que cada vez sea más difícil seguir los propios principios, debido a los cuales nos estamos sintiendo culpables. En otras palabras, cuanto más culpables nos sintamos, menos seguiremos los principios. Y cuanto menos los sigamos, más culpables nos sentiremos por no hacerlo: y así entramos en un círculo vicioso.

La buena noticia es que no hace falta caer si no queremos. No importa la cantidad de veces que hayamos caído, no importa lo grande que haya sido nuestra caída: en ese aspecto siempre podemos hacer algo; podemos elegir no caer más. Pero sólo conseguiremos hacerlo cuando decidamos ser conscientes de Krishna más que ninguna otra cosa. Cuando sigamos los principios porque “queremos” y no porque “tenemos que”, estaremos en una posición segura. Cuando le echamos la culpa a algo fuera de nuestro alcance, nos engañamos a nosotros mismos. Al hacerlo, prácticamente dejamos escapar el poder que tenemos para rectificar.

Así pues, la gran solución a los problemas es nuestro deseo de ser conscientes de Krishna.

Entusiasmo después de una caída

Puede que parezca contradictorio que después de una caída se puede sentir entusiasmo en la conciencia de Krishna. Lo digo con franqueza, porque he llegado a sentirme desanimado por el simple hecho de soñar que caía, o cuando mi mente insiste mucho en un pensamiento pecaminoso. Así pues, ¿cómo se puede ser entusiastas después que romper un voto o cometer alguna actividad pecaminosa?

La verdad es que, si no nos volvemos entusiastas por mejorar, podemos tener dificultades para continuar adelante. Es posible lamentarnos y sentirnos mal por nuestra condición caída y, al mismo tiempo, ser entusiastas en bhakti. Se puede percibir esa postura en varias oraciones de nuestros acharyas: por un lado, se lamentan por ser caídos; por otro, demuestran un intenso deseo de alcanzar los pies de loto de Krishna. Tales “emociones negativas” pueden ser el ímpetu necesario que nos empujen a avanzar más y más. ¿Cómo? Nos irritan con nuestra situación de caídos, como el dicho popular: “Estoy cansado de estar cansado”. Cuando nos enfermamos, no pensamos: “Bueno, estoy enfermo y débil, ¿de qué sirve cuidarme?”, si no que nos cuidamos inmediatamente. De la misma forma, si sufrimos una caída en nuestras prácticas espirituales, lo más lógico es cuidar mejor de nuestra vida espiritual.

“De acuerdo”, dirás, “tiene sentido. Pero lo que pasa es que, cuando no sigo mis votos o no estoy practicando vida espiritual, no siento entusiasmo. Por eso tu discurso es contradictorio. ¿El entusiasmo no es el resultado de seguir todo estrictamente?”.

Sí, eso es verdad, pero también es verdad que necesitamos ser entusiastas para volvernos conscientes de Krishna.

En El néctar de la instrucción, Rupa Gosvami afirma que, en primer lugar, debemos ser entusiastas. Si el entusiasmo se produce naturalmente al practicar.0 bhakti, ¿por qué lo recomendaría Rupa Gosvami? Él lo recomienda porque no siempre sentimos entusiasmo en el servicio devocional. En respuesta a ello, él dice: “Sé entusiasta, aunque no sientas entusiasmo”.

“Este entusiasmo se debe mantener en todas las circunstancias. Es el precio a pagar para entrar en el reino de Krishna. Y maya siempre está intentando sacarnos el entusiasmo en servir a Krishna, porque sin entusiasmo, todo lo demás estará perdido”. (Carta de Srila Prabhupada)

La decisión es tuya

Tal vez pienses que no ser entusiasta de una manera espontánea, es algo artificial. No obstante, si esperas a sentirte entusiasta para ser entusiasta, tal vez pasen vidas y vidas, principalmente porque no estás siguiendo estrictamente los principios devocionales. ¿Y si te dijera que no tengo entusiasmo por ser humilde? ¿Debería entonces tratar a todo el mundo sin respeto? ¿Debería satisfacer a mi ego simplemente porque no tengo ganas de ser humilde? ¿Sólo he de considerarme un siervo insignificante de Krishna si lo siento de manera espontánea? Con esa forma de pensar, nunca me sentiré entusiasta. La verdad es que, para avanzar en la conciencia de Krishna, tenemos que hacer aquello que favorece nuestro progreso, aunque no tengamos ganas de hacerlo. Y ser entusiasta es el primer punto de la lista. Como dijo Prabhupada: “Sin entusiasmo, todo lo demás está perdido”.

Cuando tengo dificultades, siempre entiendo que es la ocasión oportuna de mayapara desanimarme. Entonces, en esos momentos, me vuelvo dos veces más entusiasta. Te debes estar preguntando cómo puedo volverme dos veces más entusiasta después de haber “metido la pata”. Sólo he de recordar que, si no lo hago así, probablemente me vuelva dos veces más desanimado.

La verdad es que puedes duplicar tu entusiasmo en el momento que quieras. No importa lo que pasó hace un minuto – puedo demostrártelo. Ponte de pie mientras continúas leyendo (¡hazlo de verdad!). Ahora levanta tus brazos y grita GAURANGA tres veces, de la forma más entusiasta que puedas. Te darás cuenta que te dejará de importar lo que esté pasando en tu vida, porque lo hiciste con entusiasmo (y si no lo has hecho, por favor hazlo, así puedo demostrar mi punto).

Por lo tanto, puedes elegir ser entusiasta incluso cuando no te sientes entusiasta. Y hay una gran ventaja: cuando elijes ser entusiasta, comienzas a sentirte entusiasta. Y si te estás sintiendo más entusiasta ahora, después de haber gritado GAURANGA, entonces puedes gritar GAURANGA tantas veces como quieras.

Recuerda: si no eliges ser entusiasta, estás escogiendo ser no-entusiasta.

Caer no es fallar

Caer sólo se considera un fallo si continuamos en esa condición. Como el servicio de maya es hacernos caer, decirnos que somos débiles, que no somos capaces de seguir los principios, que nunca seremos buenos devotos, etc., si le hacemos mucho caso comenzaremos a creernos sus palabras (sobre todo cuando estamos buscando excusas).

Recuerda: hay una gran diferencia entre caer y ser un fracasado.

¿Cuál es el lado bueno?

Cuando un devoto que ha caído se me acerca, le pregunto: “¿Cuál es el lado bueno de haber caído?”. Normalmente no suele estar motivado, así que suele responder: “No hay nada bueno”. Pero yo continúo preguntándole, y normalmente, el devoto enumera todos los errores que le hicieron caer. Entonces le pregunto: “¿Y qué aprendiste con ello?”. Y de esta forma, usamos estas lecciones para asegurarnos al máximo que no ocurra de nuevo. (Parte de la lección que aprende es que no es tan conscientes de Krishna como pensaba). Entonces le pregunto: “Si el resultado de esa caída es que ahora te entiendes mejor a ti mismo, ¿crees que esa caída puede ser el pilar para tu éxito?”. De repente, como por arte de magia, deja de sentirse desanimado y afligido, y empieza a sentirse optimista en relación a su futuro en la conciencia de Krishna.

Por eso, si alguna vez sufriste una caída, pregúntate a ti mismo: “¿Cuál fue el lado bueno? ¿Qué aprendí para poder prevenir que ocurra de nuevo?”. Krishna dice: “Aquel que hace el bien, nunca es vencido por el mal”, por lo menos no por mucho tiempo.

Lo que pasa es que, si crees que puedes jugar con maya, probablemente te darás algunos golpes para poder aprender la lección. Afortunadamente, podemos aprender mucho de nuestros errores. “O sales ganando, o adquieres experiencia”.

Seguir adelante

A veces, especialmente si hubo una caída grave o no se pueden mantener los votos por un tiempo largo, es difícil volver a cantar las 16 rondas diariamente y seguir los cuatro principios regulativos. De todos modos, independientemente de la situación en la que nos encontremos, deberíamos, al menos, mantenernos firmes en algún estándar de la práctica de la conciencia de Krishna. No perdemos una guerra al perder una batalla; perdemos la guerra si nos rendimos (rendirse a Krishna es diferente, por supuesto). Fallar no significa que nunca alcanzarás el éxito; sólo significa que puede que tardes un poco más en alcanzarlo.

Hay una historia que cuenta que una persona se acercó a un guru y le pidió que le indicase cómo lograr el éxito. El guru no le dijo nada; sólo señaló un punto a lo lejos. Animado, el hombre salió corriendo y enseguida se escuchó un sonido: ¡SPLOFT! El hombre volvió cojeando donde estaba el guru, herido y maltrecho. Pensando que tal vez había ido en la dirección equivocada, le volvió a preguntar dónde podría encontrar el éxito, y nuevamente, el guru le señaló el mismo punto distante. Lleno de fe, el hombre se dirigió otra vez en la misma dirección, y esta vez se escuchó un ¡SPLOFT! más alto. Cuando el hombre regresó, estaba muy herido y sangrando. Con cierto enojo, le dijo a su guru: “Seguí tus instrucciones y todo lo que conseguí fue caer y lesionarme. ¿Podrías decirme dónde puedo encontrar el éxito?”. Finalmente, el guru respondió: “El éxito está en la dirección que te señalé. Un poco después del ¡SPLOFT!”.

Esta es una lucha gloriosa

¿Es difícil seguir los propios votos? A veces, seguirlos es muy fácil, y otras veces, es un gran desafío. Algo que me ayudó muchas veces cuando tenía que luchar conmigo mismo fue: esta es una lucha gloriosa. En este mundo material, todos están luchando para conseguir felicidad, complacencia de los sentidos y otros objetivos innumerables. Incluso las personas perezosas luchan para evitar trabajar – y después luchan para poder pagar sus cuentas. Sin embargo, en estas luchas no hay gloria, y el resultado final son nuevos nacimientos y muertes. En contraste con esta lucha, los beneficios de luchar en la conciencia de Krishna son mucho más elevados: jugar, actuar, tocar y danzar con Krishna. Así pues, ya que tengo que luchar de un modo u otro, ¿por qué no recibir la misericordia especial de Krishna y volver con Él? ¿Por qué no luchar por algo glorioso?

2

Demuéstrale a Krishna que, a pesar de las caídas y todas las dificultades, estás dispuesto a resistir las embestidas de tus sentidos para poder acercarte a Él.

La siguiente historia ilustra perfectamente la “lucha gloriosa”. En la India, los discípulos solían llevar a cabo madhukari para sus gurus (recolectar alimentos de las casas). Durante el verano, en Vrindavana los discípulos salen temprano para evitar el intenso calor. No obstante, había un discípulo que siempre salía tarde. Como el horario en el que él salía era muy caluroso, las personas a las que mendigaba se preocupaban por él. Entonces, fueron a ver a su guru y le pidieron que le dejara mendigar por la mañana. El guru les dijo que era mejor que saliera tarde. Ellos no podían creer que el guru fuera tan insensible ante el sufrimiento de su discípulo. Pero él añadió: “Krishna le está dando más misericordia debido a su gran empeño en servir”.

Por eso, cuando pases por momentos en los que pienses: “¿Para qué sirve esto?”, piensa que es una gran oportunidad que te ha dado Krishna para demostrarle que, a pesar de las caídas y todas las dificultades, estás dispuesto a resistir las embestidas de tus sentidos para poder acercarte a Él. Usa esa oportunidad para demostrarle que Lo quieres más que cualquier otra cosa.

¿Y entonces, qué ocurrirá? Guru y Krishna te darán una misericordia especial. ¿Y qué tipo de misericordia es esa? Fuerza, inteligencia y determinación: todo lo que necesitas para ponerte en pie y luchar.

Ejercicio

Haz un brainstorm, o lluvia de ideas, para sortear, superar parcial o totalmente los obstáculos que te dificultan seguir estrictamente tus votos y prácticas devocionales. Para cada obstáculo que descubras, piensa tres estrategias diferentes.

Varias estrategias funcionarán, pero sólo las descubrirás si te paras a buscarlas. Todo comienza cuando te preguntas: “¿Cómo puedo resolver este problema?”. Busca y descubrirás. Krishna está en tu corazón y te ayudará.

Una sugerencia para hacer frente a tus mayores debilidades: diseña las tácticas del juego. Haz una lista de cinco cosas correctas que puedes hacer cuando estés a punto de cometer un error (un error puede ser, por ejemplo, perder el tiempo haciendo algo que no necesitas). Ten tu lista de tácticas a mano, y cuando te des cuenta de que tienes ganas de hacer algo incorrecto, saca tu lista y elige una o más cosas que hacer en su lugar.

Estas cinco cosas pueden incluir llamar a un amigo que conozca y entienda tu situación, alguien que pueda convencerte de hacer lo correcto. También puede incluir ir a dar un paseo cantando japa, escribir en un grupo de devotos de Facebook, darte una ducha fría, comer un dulce – cualquier cosa que te sitúe entre el impulso y la decisión verdadera de actuar.

 

Si le gustó este artículo, también le gustará el contenido de las siguientes obras:

Sankirtana-Shop-68sankirtana-shop-g1Sankirtana-Shop-82

 

No hay comentarios

  1. Gracias por la reflexión muy importante analizar el desarrollo espiritual y seguir en el proceso de la Conciencia de Krishna conocernos mas profundamente hacer un viaje al interior de nuestro SER,para poder crecer y ser mejores en todos los ámbitos de nuestra vida y principalmente para poder Servir mejor al Guru y a Krishna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *