pic09

Satsvarupa Das Gosvami
(Extractos del capítulo cuatro de la obra ‘Srila Prabhupada-lilamrita’)

Basándose en las Escrituras y con el objetivo de predicar en el mundo entero, Bhaktisiddhanta Sarasvati fue un líder espiritual revolucionario: en lugar de renunciar a los recursos materiales disponibles, los utilizó al servicio de Krishna, y de esta forma estableció templos magníficos y diversas imprentas en la India.

En octubre de 1932, Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati llevó a un grupo de cientos de discípulos y peregrinos a un parikrama de un mes, que recorrió los lugares sagrados de Vrindavana. Los residentes y visitantes de Vrindavana realizanparikrama siguiendo el antiguo y seco cauce del río Yamuna, y circunvalan la zona de Vrindavana, deteniéndose en los lugares donde Krishna llevó a cabo Sus pasatiempos cuando vagaba por Vrindavana hace cinco mil años.

El parikrama que había organizó Srila Bhaktisiddhanta en esta ocasión, fue uno de los más grandes jamás vistos en Vrindavana. Al reunir a tantas personas, estaba usando el parikrama como excusa para predicar de forma masiva. Ya en 1918, cuando Srila Bhaktisiddhanta comenzó por primera vez su trabajo misionero, su contribución específica fue su énfasis en la prédica. Antes de su llegada, losvaishnavas habían evitado ir a lugares poblados, y llevaban a cabo la adoración en lugares santos y solitarios como Vrindavana. Incluso cuando viajaban para predicar, mantenían una apariencia de mendicantes pobres. Durante la época del Señor Caitanya, los seguidores de los Gosvamis vivían bajo los árboles, cambiando de árbol cada noche.

Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati, que tenía el objetivo de predicar en todo el mundo, sabía que la vida renunciada de los Gosvamis no era posible para los occidentales, por lo tanto, quiso introducir la idea de que los devotos podían vivir incluso en un gran templo palaciego. Había aceptado una gran donación de un rico comerciante vaishnava, y en 1930 construyó un gran templo de mármol en el área Baghbazar de Calcuta. Ese mismo año, se trasladó al templo junto a varios de sus seguidores, de las pequeñas habitaciones alquiladas en Ultadanga a la nueva e impresionante sede.

De esa forma, Srila Bhaktisiddhanta demostró que, a pesar de que un devoto no debe gastar ni un centavo para la gratificación de sus propios sentidos, puede gastar millones de rupias al servicio de Krishna. Anteriormente, los vaishnavas no usaban los artilugios mecánicos introducidos por los británicos, pero Srila Bhaktisiddhanta, respaldado por las Escrituras, demostró una comprensión superior. Rupa Gosvami, un gran discípulo del Señor Caitanya, había escrito: “La persona no se desapega completamente del enredo mundano materialista por el simple hecho de abandonarlo todo, si no cuando lo emplea todo al servicio de la Suprema Personalidad de Dios, Krishna. Esto se considera la perfección de la renuncia en yoga”. Si todo es energía de Dios, ¿por qué se debería renunciar a las cosas? Si Dios es bondadoso, entonces Su energía también es buena; las cosas materiales no deben utilizarse para el propio gozo de los sentidos, pero pueden y deben ser utilizadas al servicio de Krishna. De esta forma, Srila Bhaktisiddhanta quiso utilizar las modernas máquinas de impresión. Quería invitar a todas las personas del mundo a escuchar krishna-katha en templos magníficamente construidos. Y en virtud de la prédica, los devotos no deberían dudar en viajar en los mejores medios de transportes, vestir ropas cosidas, o vivir en medio de la opulencia material.

El edificio en Baghbazar fue construido con este espíritu, y se dispuso una exposición teísta, una serie de dioramas ensamblados en un fino acabado, con esculturas de barro pintadas y vestidas. Este tipo de esculturas forman parte del arte tradicional de Bengala, pero nunca antes se había visto una exposición de casi un centenar de exhibiciones tan elaboradas representando la filosofía vaishnava y los pasatiempos del Señor Krishna. La exposición fue una gran sensación, y miles de personas la visitaban a diario.

Ese mismo año, Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati, junto a cuarenta de sus discípulos, realizó un parikrama por toda la India, llevando a cabo muchas conferencias públicas y reuniones con personas importantes. En 1932 llegó a tener tres imprentas en diferentes partes de la India, que imprimían seis revistas en diversos dialectos hindúes.

En Calcuta, un político preguntó cómo era posible que pudiera imprimir el periódico Nadiya Prakasa cada día. Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati respondió que esto no era tan sorprendente; sólo en Calcuta se imprimían media docena de periódicos diariamente, aunque Calcuta era una ciudad más entre las ciudades de la India, la India era un país más entre los países de la Tierra, la Tierra tan sólo era un insignificante planeta en medio de todos los otros planetas del Universo, este Universo era uno entre numerosos Universos, y estos Universos eran como pequeños granos de mostaza en una gran bolsa de semillas de mostaza, y toda la creación material sólo era una pequeña fracción de la creación de Dios. Nadiya Prakasa no imprimía noticias sobre Calcuta o la Tierra, si no que imprimía noticias acerca del cielo espiritual ilimitado, que es mucho más grande que todos los mundos materiales combinados. Por lo tanto, si los periódicos de Calcuta podían reportar noticias terrenales limitadas, entonces no era tan extraño que el Nadiya Prakasa pudiera imprimirse diariamente. De hecho, un periódico sobre el mundo espiritual podía imprimirse a cada momento, pues allí no había escasez de lectores interesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *