IMG_5394

Satyaraja Dasa

Rasikananda Prabhu construyó una organización sin igual para difundir la conciencia de Krishna. Él y su esposa trabajaron como un equipo, y se dice que juntos atrajeron a miles de personas piadosas hacia las enseñanzas del Señor Krishna.

Rasika Murari Patniak, también conocido como Rasikananda Prabhu, nació en 1599, cincuenta y seis años después de que Sri Caitanya Mahaprabhu finalizara Sus pasatiempos en la Tierra. Rasikananda creció en una poderosa familia zamidar(terratenientes) en Royni, cerca del río Suvarnarekha, el actual distrito de Medinipur, al sudoeste de Bengala. Eran grandes tiempos para la historia del Vaisnavismo Gaudiya, la sucesión discipular de los devotos del Señor Krishna en la línea de Sri Caitanya Mahaprabhu: los seis Gosvamis de Vrindavana habían escrito una grandiosa cantidad de literatura sánscrita en forma de poesía, historia y filosofía, diferente a cualquier obra escrita hasta aquel entonces.

En aquel momento, Jiva Gosvami también había establecido una gran comunidad Vaisnava en Vrindavana y había enviado a tres de sus mejores discípulos (Narottama Dasa Thakura, Srinivasa Acarya y Syamananda Prabhu) al norte de India para difundir las enseñanzas de los Gosvamis. Mientras realizaba esta noble misión, Syamananda conoció a un joven de dieciocho años llamado Rasika Murari, y lo inició en la conciencia de Krishna dándole el nombre de Rasikananda. Las enseñanzas de los Gosvamis habían llegado al corazón de aquel terrateniente piadoso, que entregó su vida a Krishna a partir del momento en que conoció a su ilustre guru.

El encuentro entre Syamananda y el joven Rasikananda se cuenta nuevamente en el Rasika Mangala de Gopijanavallabha, un texto del siglo XVII que relata la vida de Rasikananda. Básicamente, cuando Syamananda y Rasikananda se vieron, identificaron una conexión entre ellos que iba más allá del propio tiempo.

Rasika corrió hacia su futuro guru y cayó a sus pies diciendo: “Tú eres mi salvador eterno, y finalmente Krishna te envió para rescatarme”.

Syamananda Prabhu sonrió con gran satisfacción: “¡Encontré al futuro del Vaishnavismo!”

Al igual que su guru, Rasikananda era un hombre casado, y por eso, su esposa, Iccha Devi, también aceptó iniciación de Syamananda Prabhu, recibiendo el nombre de Syama Dasi. Syamananda les dijo que siempre cantaran el maha-mantra Hare Krishna, Hare Krishna, Krishna Krishna, Hare Hare / Hare Rama, Hare Rama, Rama Rama, Hare Hare. Tras la iniciación de Syama Dasi, la pareja se fue de Royni a Kashipur, una ciudad popular con muchas personas acomodadas. Un tiempo después, Syamananda visitó a sus dos discípulos en Kashipur y les llevó una hermosa deidad de Krishna: Gopijanavallabha.

Al ver que a sus discípulos les había gustado mucho la Deidad recién instalada, Syamananda cambió el nombre de la Deidad por Gopiballabhpur (“la ciudad de Gopivallabha”), y bendijo a todas las personas de la ciudad a que desarrollaran el mismo amor que sentían Rasikananda y su esposa por la Deidad. Syamananda le pidió a Rasikananda que predicara incansablemente la conciencia de Krishna, y nombró a Syama Dasi la sacerdotisa principal del templo.

Entonces Syamananda partió, dejando una semilla plantada. Rasikananda creció de forma fértil y construyó una organización sin igual para expandir la conciencia de Krishna. Él y su esposa trabajaron como un equipo, y se dice que juntos atrajeron a miles de personas piadosas hacia las enseñanzas del Señor Krishna.

Vaisnavas Syamanandis

Según el historiador Ramakanta Cakravarti, “Rasikmurari fue quizás el líder Vaisnava más exitoso de su época en cuanto a convertir personas al Vaisnavismo”. Su entusiasmo fue tan marcado que cuando abandonó este mundo mortal, la región de Medinipur desarrolló una escuela Vaisnava en el humor de Shyamananda, su guru. Estos “Vaisnavas Shyamanandis”, como se hacían llamar, crearon su propia forma de vestir, cocinar, usar tilaka y construir templos. Rasikananda popularizó el Vaisnavismo hasta el punto de llegar a crear una subcultura basada en los principios Vaisnavas.

Con Gopiballabhpur como centro del Vaisnavismo Shyamanandi, Rasikananda pasó cuarenta años intentando enseñar a las personas acerca del sentido común de la conciencia de Krishna. Él hizo discípulos entre los reyes y los ladrones impíos, entre los brahmanas y shudras de nacimiento inferior, ignorando completamente el sistema de castas y dando a todos la oportunidad de probar el Vaisnavismo.

Las historias clásicas de este período, como Syamananda Prakasha y Rasika Mangala, nos cuentan que él y su esposa, con la ayuda de algunos discípulos influyentes, acabaron con el sacrificio de animales en las áreas no Vaisnavas, y que convencieron a las personas de Orissa y las ciudades de alrededor acerca del mensaje de Mahaprabhu. Gracias a su conocimiento, pureza y carisma, ocupó a musulmanes, budistas y varias otras sectas hindúes al servicio de Krishna.

Más adelante, Rasikananda escribió un épico sánscrito sobre la persona que le había enseñado todo lo que sabía. Este épico se llamó Syamananda Satakam y actualmente sigue considerándose el tratado más autorizado sobre la vida de Syamananda. Radhananda, el hijo mayor de Rasikananda, que heredó el templo Gopivallabha de su madre, escribió un famoso libro llamado Radha-Govinda Kavya, un hermoso poema devocional del estilo del Gita-govinda de Jayadeva. Su hijo mayor, Nayananda, fue un auténtico instructor como su abuelo, pero no dejó ningún trabajo escrito para la posteridad.

Rasikananda se instaló en Remuna, Orissa, hasta el final de su vida. Allí quedó fascinado por la deidad de Gopinatha (Krishna), y se dice que pasaba día y noche apenas contemplando la belleza de la deidad. Se sentaba frente a Ella y recitaba elmaha-mantra balbuceando y derramando lágrimas de amor. Él señalaba a la Deidad como diciendo: “¿Lo has visto?”, pero nadie podía ver lo que él veía. Después de predicar las enseñanzas del Señor Caitanya durante toda su vida y establecer una base sólida para el futuro del Vaisnavismo, pasó sus últimos momentos en la compañía del Señor de su vida.

 

 

Si le gustó este artículo, también le gustará el contenido de las siguientes obras:
CaitanyaCaitanya_Caritamrta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *