Srimati Radharani: Género, Divinidad y amor en la forma de la Diosa dorada

radharani

Maha Krishna Nama Dasa

El género de la Divinidad suprema, la posición constitucional de Radharani y la manifestación máxima del amor puro e incondicional.

Al octavo día de la Luna llena (asthami) del mes de Hrishikesha (agosto-septiembre), se celebra el día trascendental de Radhastami en el calendario vaishnava.

Al ver un hermoso cuadro del Señor Krishna acompañado por una figura femenina increíble a Su lado, algunos curiosos, y un tanto desconfiados, se preguntan: «¿Quién es la joven que está al lado de Krishna?». Su nombre es Srimati Radharani, y Radhastami señala la fecha de Su aparición en los pasatiempos terrestres del Señor Krishna, la Suprema Personalidad de Dios.

En seguida, los visitantes curiosos podrían preguntarse quién es Srimati Radharani. Este artículo responde a esta y otras preguntas: Si Radha y Krishna están en el mismo cuadro, ¿cuál es el género de Dios? De acuerdo con la teología de los Vedas, ¿es masculino o femenino, hombre o mujer?

En la tradición judeo-cristiana, tanto en el antiguo como en el nuevo testamento, es común encontrar referencias a Dios como «padre», al paso que los teólogos contemporáneos, motivados por la teología feminista, han incluido un lenguaje femenino para referirse a Dios. El Islam describe a Dios estrictamente en singular (tawhid), único (wahid) e inherentemente Uno (ahad) y, a partir de los 99 nombres de Alá, que describen Sus atributos, se deduce que es un ser masculino.

Los movimientos neo-paganos, que adoran a la Diosa Madre protectora, altiva, fecundadora y fértil, suelen abogar por un supuesto regreso a las antiguas tradiciones prohibidas por el «machismo» religioso patriarcal que asoló Occidente en los últimos siglos.

En la India, la mentalidad de los shaktas, o los devotos de la Diosa, se expone de la siguiente manera en el Jaiva-dharma de Bhaktivinoda Thakura: «Oh, Madre Kali, ¿quién en los tres mundos puede sondar tus pasatiempos? A veces, asumes la forma de un hombre, y otras, la de una mujer y, a veces, luchas ferozmente en una batalla. Como el Señor Brahma, creas el Universo, como el Señor Shiva, lo destruyes, y como el Señor Vishnu, impregnas el universo y mantienes a todas las entidades vivas». (Bhaktivinoda, 2010, páginas 258-259).

Los textos que resumen todo el conocimiento védico, como el Bhagavad-gita o el Srimad-Bhagavatam, señalan que el Señor Krishna es la Divinidad suprema y la causa de todas las otras causas, afirmación que aceptan los sabios, tal como el Señor Brahma, Shiva, Kapila y Prahlada Maharaja, y las autoridades eminentes más recientes, es decir, Ramanuja, Madhva, Rupa y Sanatana, Bhaktivinoda Thakura, Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati y, en la actualidad, A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada.

Se describe que Krishna posee múltiples energías, y estas energías funcionan de acuerdo a Su propia voluntad (Bg. 9.4-8). Así como en una gran orquesta sinfónica cada músico toca siguiendo la batuta experta del director, toda la manifestación se mueve y se mantiene de acuerdo al deseo de Krishna.

Así, la Suprema Personalidad de Dios se acepta junto a Sus energías. Krishna significa la persona suprema y Sus energías, que se encuentran a Su mismo nivel. Así como un rey siempre está acompañado por su séquito, o la palabra marido solo tiene sentido si un hombre está acompañado por una mujer (en este caso, su esposa), Krishna siempre está acompañado por Sus energías: shaktimam y shakti.

Estas potencias múltiples, es decir, toda la sustancia (vastu) que crea la realidad total, aparece en tres fases diferentes, antaranga—cic-chakti, tatastha—jiva-shakti bahiranga—maya, —tine kare prema-bhakti: «La potencia espiritual de la Suprema Personalidad de Dios también aparece en tres fases: interna, marginal y externa. Todas ellas se ocupan en Su servicio devocional amoroso». (Chaitanya-charitamritaMadhya 6.160)

Entre estas tres energías, bahiranga o maya-shakti es la potencia que crea este mundo material. Jiva o tatastha somos nosotros, las almas espirituales que intentan aprovecharse de los recursos de esta energía material inferior (Bhagavad-gita 7.5); pero ambas energías provienen de una única realidad –del Uno supremo– sustancial y eterna, es decir, el mundo espiritual comprendido como antaranga—cic-chakti o svarupa-shakti.

La forma del Señor es sac-chid-ananda (Brahma-samhita 5.1) –eterna, llena de conocimiento y bienaventuranza–, y estos elementos componen las tres diferentes energías originales del mundo espiritual, la potencia interna, que se reflejan en este pervertido mundo material, tal como explica Prabhupada:

La Suprema Personalidad de Dios tiene tres clases de potencia interna, a saber: hladini, la potencia de placer; sandhini, la potencia existencial; y samvit, la potencia cognoscitiva. En el Vishnu Purana (1.12.69), se habla al Señor como sigue: «¡Oh, Señor! Tú lo sostienes todo. Los tres atributos hladini, sandhini y samvit existen en Ti como una energía espiritual única. Pero las modalidades materiales, que causan la dicha, la miseria y la amalgama de las dos, no existen en Ti, porque Tú no tienes cualidades materiales».

De estas energías espirituales originales, Su potencia de placer interno se conoce como Srimati Radharani (hladini-shakti). Esta energía brota de Radha, que nutre a Krishna y Sus devotos con bienaventuranza en los pasatiempos de Vrindavana, y el único elemento capaz de lograr que el alma (jiva) se acerque a Krishna, tal como explica Srila Jiva Gosvami en su Priti-sandarbha:

Apenas el servicio devocional puede conducir al devoto hacia la Personalidad de Dios. Tan solo el servicio devocional puede ayudar al devoto a ver al Señor Supremo cara a cara. A la Suprema Personalidad de Dios Le atrae el servicio devocional y, siendo así, la supremacía máxima del conocimiento védico consiste en conocer la ciencia del servicio devocional. (Chaitanya-charitamritaAdi 4.60).

Sri Radhika es la personificación del amor y el placer de Dios. Radharani es la fuente última de todo el amor puro y el éxtasis espiritual que disfrutan tanto Krishna como la jiva pura. No tiene sentido que, cuando la persona suprema quiera disfrutar y sentir placer, busque la felicidad en algo inferior y mundano. Por eso, Él se expande en una forma con ese propósito. Así, Krishna expande de Sí mismo una forma capaz de otorgar placer ilimitado:

hladini-nama samprapta  saiva shaktih parakhyika
mahabhavadisu sthitva  paramananda-dayini
sarvorddha-bhava-sampanna  krishnarddha-rupa-dharini
radhika sattva-rupena  krishnananda-mayi kila
maha-bhava-svarupeyam  radha-krishna-vinodini
sakhya asta-vidha bhava  hladinya rasa-posikah
tat tad bhava-gata jiva  nityananda-parayanah
sarvada jiva-sattayam  bhavanam vimala sthitih 

«Cuando la potencia espiritual de la energía superior interactúa con el aspecto hladini, crea una fijación hasta el estado de Mahabhava, en el que ella (hladini) concede el éxtasis superior. Esa hladini es Sri Radhika. Ella es la energía del energético, posee los sentimientos amorosos más elevados y es la mitad de la forma del Señor Supremo. Ella Se expande en formas indescriptibles de Krishna de felicidad inconcebible. Radha otorga placer a Krishna. Ella es la personificación de Mahabhava. Hay ocho tipos de emociones que nutren el rasa de hladini, y se las conoce como las ocho sakhis de Radha. Por asociarse con devotos y mediante la misericordia del Señor, la energía hladini de las entidades vivas realiza una pequeña parte de la hladini espiritual. A continuación, las entidades vivas se vuelven eternamente felices y alcanzan el estado de sentimientos eternos y puros, permaneciendo entidades individuales». (Sri Krishna-samhita, Capítulo 2)

Esta elocuente descripción de Srila Bhaktivinoda Thakura señala la existencia de Dios como la energía y el energético juntos. De la misma manera que una causa siempre acarrea un efecto, Dios significa energía y energético juntos, como cuando nos referimos a las Divinidades y primero nos referimos a la energía y luego al energético: Lakshmi-Narayana, Sita-Rama y, consecuentemente, Radha-Krishna. La energía divina poseedora de un aspecto femenino (prakriti) o aquella que es predominada, y el energético, la persona Suprema (purusha), el que predomina.

«Esa hladini es Sri Radhika. Ella es la energía del energético, posee los sentimientos amorosos más elevados y es la mitad de la forma del Señor Supremo» (op cit) Entonces, según la teología Bhagavata, Dios es energía y energético juntos, y no una energía amorfa y sin atributos, una trascendencia abstracta  y totalmente ininteligible. Es la mezcla de lo masculino y lo femenino, Él es shaktiman-tattva y shakti formando el concepto más elevado de la Verdad Absoluta (bhagavan) en los Vedas.

Como Sri Krishna es el completo shaktiman-tattva, Srimati Radhika es Su shakti completa. Se Le puede llamar svarupa-shakti completa. Para que ambos puedan llevar a cabo Sus lilas y disfrutarlos, Srimati Radhika y Krishna están eternamente separados, pero también son eternamente inseparables, tal como el almizcle y su perfume son mutuamente inseparables, y el fuego y su calor no pueden separarse uno del otro. (Bhaktivinoda, 2010, páginas 405-406)

En relación a tattva (verdad filosófica), bhagavan Sri Krishna es superior a Radha, pues Él es el adi-purusha, o la Persona original, pero en relación a lila (las aventuras trascendentales del mundo espiritual), Radhika es superior, y a veces llega a castigar y controlar a Krishna, el controlador supremo, tal como observamos en la canción de Jayadeva Gosvami, o en la siguiente cita de Srila Prabhupada:

Srila Rupa Gosvami declara que el servicio devocional atrae al propio Krishna. Krishna atrae a todo el mundo, pero el servicio devocional atrae a Krishna. El símbolo del servicio devocional del nivel más alto es Radharani. Uno de los nombres de Krishna es Madana-mohana, que significa que Él es tan atractivo que puede derrotar la atracción de miles de Cupidos. Pero Radharani es más atractiva aún, porque es capaz de atraer al propio Krishna. Por eso, los devotos Le llaman Madana-mohana-mohani, «Aquella que atrae a Aquel que atrae a Cupido». (Prabhupada, 2012, página 59)

Se dice que Srimati Radharani aparece después de Krishna, en el reino de Varshana, cerca de la residencia de Nanda Maharaja, Nanda Gram, como la hija del rey Vrishabhanu y madre Kirtida. Ella es una princesa, la fuente de todo el amor y aquella que otorga el servicio devocional, bhakti, y ocupa a las entidades vivas en este servicio amoroso, o sea, el guru, la maestra espiritual en el mundo supramundano, tal como explica Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati:

Las almas individuales se encuentran bajo la dirección de Nityananda. Reciben de Sus manos el servicio a Sri Gaurasundara, o sea, su servicio a Krishna. Nityananda no es una jiva. La jiva es una potencia de Nityananda. Solo el Absoluto puede comunicar Su servicio a los constituyentes separados de Sí mismo. Esa es la verdadera función del guru.

Pero Nityananda no da instrucciones directas sobre el servicio confidencial a Krishna; Srimati Radhika es el guru del círculo íntimo del servicio a Krishna. Sin embargo, Srimati Radhika solo acepta la ofrenda del servicio de aquellas almas que recibieron el favor de Nityananda, a las que Él considera adecuadas para realizar servicio para Ella. (Nityananda Charitamrita, 2000, páginas 11-12)

Si Radharani es la reina de toda la auspiciosidad y de todo el amor, ¿cómo sería ese amor en la realidad? Después de todo, uno de los grandes infortunios de este mundo material es que somos prácticamente ciegos en relación a muchos temas, entre ellos el amor.

¿Cómo es el amor de Srimati Radharani, tan abordado y glorificado en las Escrituras? ¿Será una expresión abstracta e ininteligible, o algo palpable e inherente en todos los seres de forma universal?

La omnisciente Suprema Personalidad de Dios, el Señor Krishna, sabe de todo, pero como Él no consigue sondar los sentimientos más profundos de Srimati Radharani y Su amor inigualable, Krishna viene a este mundo como Sri Chaitanya Mahaprabhu para poder experimentarlos.

Cierta vez, Chaitanya Mahaprabhu se encontraba absorto en los sentimientos y el humor de Radhika, y comenzó a simular una conversación con Sus amigas (sakhis) en la que confesaba que Krishna Se mostraba indiferente con Ella simplemente para probar Su amor, y Sus amigas respondían que lo mejor era no hacerle caso (Chaitanya-charitamritaAntya 20.42). En aquel momento, embargado por diversas emociones extáticas, Él (o Ella), recitó la siguiente secuencia de versos:

na gani apana-duhkha,     sabe vanchi tanra sukha,
tanra sukha—amara tatparya
more yadi diya duhkha,     tanra haila maha-sukha,
sei duhkha—mora sukha-varya 

«No Me preocupa Mi propio sufrimiento. Sólo deseo la felicidad de Krishna, pues Su felicidad es el objetivo de Mi vida. Sin embargo, si Él Se siente muy feliz de hacerme sufrir, ese sufrimiento es Mi mayor felicidad». (Chaitanya-charitamritaAntya 20.52)

ye narire vanche krishna,     tara rupe satrsna,
tare na pana haya duhkhi
mui tara paya padi’,     lana yana hate dhari’,
krida karana tanre karon sukhi 

«Si Krishna, atraído por la belleza de alguna otra mujer, desea disfrutar con ella pero Se siente desdichado porque no puede conseguirla, Yo Me postro a los pies de esa mujer, la tomo de la mano y la llevo ante Krishna para empeñarla en Su felicidad». (Chaitanya-charitamrita, Antya 20.53)

ye gopi mora kare dvese,     krishnera kare santose,
krishna yare kare abhilasa
mui tara ghare yana,     tare sevon dasi hana,
tabe mora sukhera ullasa 

«Cuando una gopi amada muestra signos de enfado hacia Krishna, Krishna Se siente muy satisfecho. En verdad, Se siente sumamente complacido cuando esa gopi Le riñe. Ella expresa su orgullo de un modo adecuado, y Krishna disfruta de esa actitud. Entonces, con un pequeño esfuerzo, ella abandona su orgullo». (Chaitanya-charitamrita,Antya 20.56)

mora sukha—sevane,     krishnera sukha—sangame,
ataeva deha dena dana
krishna more ‘kanta’ kari’,     kahe more ‘praneshvari’,
mora haya ‘dasi’-abhimana 

«Mi felicidad está en el servicio a Krishna, y la felicidad de Krishna está en la unión conmigo. Por esa razón, doy Mi cuerpo en caridad a los pies de loto de Krishna que Me acepta como Su amada y Me dice que soy la que Él más quiere. Entonces es cuando Me considero Su sirvienta». (Chaitanya-charitamrita,Antya 20.59)

Estos espléndidos slokas compilados por Srila Krishna Dasa Kaviraja exponen de forma precisa y pragmática los matices y la actitud del nivel más alto de amor en toda la existencia, el maha-prema que experimenta Radha en relación a Krishna. Son sentimientos tan profundos y trascendentales, que incluso el propio Krishna viene como Chaitanya Mahaprabhu para poder experimentarlos, pues son insondables incluso para Él, que es completamente omnisciente y omnipenetrante.

Las bases del amor verdadero se asientan en estos versos, y se trata de un sentimiento que desemboca en una actitud totalmente libre de egoísmo y defectos materiales, el sentimiento puro y genuino del alma de servir y satisfacer sin esperar absolutamente nada a cambio. Y nos recuerda que la propia Srimati Radharani es el origen de ese elemento que constituye la esencia más noble de toda la realidad, tanto espiritual cuanto material.

Sri Radhika es la diosa del amor y la devoción. Y no solo eso: Ella también se encuentra en la misma categoría de la Divinidad suprema. Por lo tanto, cuanto hablamos de Dios, o el concepto más íntimo y profundo de Verdad Absoluta dentro de los Vedas, nos referimos a Sri Sri Radha y Krishna, energía y energético, femenino y masculino. Tal como cantó Pepeu Gomes debido a las buenas influencias que marcaron el mundo alternativo a mediados de los años 70: «Ser un hombre femenino no hiere mi lado masculino. Como Dios es un chico y una chica, yo soy masculino y femenino».

 

Si le gustó este artículo, también le gustará el contenido de las siguientes obras:

Sankirtana-Shop-79Sankirtana-Shop-68Sankirtana-Shop-g1Sankirtana-Shop-079

0 Replies to “Srimati Radharani: Género, Divinidad y amor en la forma de la Diosa dorada”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *