Los verdaderos logros de la vida

Background photo created by freepik – www.freepik.com

Urmila Devi Dasi

A diferencia de los logros materiales, los espirituales son transferidos a la vida siguiente.

—Estoy yendo a unos cursos fantásticos en la universidad.

—Fantástico, cuéntame los detalles.

Sujeto el teléfono con el hombro mientras ayudo a Jahnu, mi nieto de tres años, a que se acomode para comer. Sentada a su lado, escucho mientras uno de los graduados de nuestra escuela me habla de sus clases, profesores y vida en general. 

—¿Qué pasó con las clases a las que asististe en aquella universidad del extranjero? —le pregunto. 

—Oh, no me aceptan los créditos. Aquí, en América, medio año se considera un curso completo, pero allí es necesario estudiar tres años para acabar un curso, y sólo estuve un años y medio.

—Pues vaya. ¡Menudo negocio!

Jahnu se come trozos de queso casero frito mordisqueando los bordes. Se ha terminado casi todo el queso, pero ni ha tocado los fideos. Les puse albahaca, que él identifica como «especias», lo que hace que, para él, ya no sean comestibles. 

—No, no me reconocen ninguno de aquellos créditos —me responde mi ex alumno.

—¿Y qué hay de los estudios que hiciste para conseguir el permiso de piloto? ¿Alguno de aquellos créditos cuenta en tu destino actual?

—No —silencio—. No acabé los estudios, así que no voy a conseguir ningún crédito de los que necesito.

—¡Qué tremendo! —le digo, mientras sonrío y le digo bromeando—: O sea, que has desperdiciado los últimos cuatro años de tu vida.

—¿Sí? ¡Pero si he estado cantando Hare Krishna!

—Oh, sí, ¡eso sí cuenta!

—Aunque tengas una mala nota, ¡aun así cuenta! —me dice, y nos reímos.

Transbordo de reacciones

Nos esforzamos mucho en pos del éxito, midámoslo como lo midamos. Mientras vamos de un cuerpo a otro al llegar la muerte, puede que algunos vean satisfecha su lista de logros. Pero ¿de qué sirven esos logros que concluyen con la muerte del cuerpo? Y el cuerpo puede terminar en cualquier instante. Por supuesto, mientras tengamos nuestro cuerpo tenemos ciertas responsabilidades. Pero somos seres eternos. ¿No deberíamos preocuparnos por esos éxitos que nos benefician eternamente? Nuestros títulos y grados académicos, conocimientos prácticos, cuentas bancarias y creatividad artística, al igual que los pesados estudios de mi alumno en su universidad previa, no nos acompañarán a nuestro siguiente cuerpo.

Lo que sí nos acompaña desde una vida a otra son las reacciones —las buenas y las malas– de nuestros deseos y actos. Y también pueden acompañarnos ciertas tendencias o intereses que nos permitirán aprender ciertas cosas con mayor facilidad en nuestro nuevo cuerpo. Puede que sintamos una especial atracción hacia algo en concreto que estamos repitiendo durante varias vidas. Pero incluso estas tendencias pueden diluirse tras muchos nacimientos, y, excepto en contadas ocasiones, tendremos que aprender y practicar rigurosamente, sin importar el grado de éxito que alcanzamos en nuestros cuerpos previos.

Arjuna preguntó a Krishna: ¿Qué sucede si no se completa el proceso espiritual en una vida?

Ahora bien, los logros del alma son de otra categoría. Cuando el Señor Supremo Sri Krishna advino hace miles de años, Su amigo Arjuna le preguntó sobre el traspaso de créditos espirituales. La pregunta de Arjuna se incluye en su conversación escrita, la Bhagavad-gita. Arjuna comprendió la dificultad de conseguir una pureza total en la vida espiritual, y en especial el obtener el control de la mente y de los sentidos. Él preguntó, ¿qué sucedería, si alguien inicia la vida espiritual pero no completara el proceso? ¿Lo perdería todo? Como vida espiritual significa menos énfasis en los objetivos materiales, dichos objetivos no se satisfarían y en consecuencia, ni se habrían obtenido objetivos espirituales ni materiales. Y por lo tanto acabaríamos con una nota de “Insuficiente” en el libro cósmico. ¿Nos quedaríamos sin ninguna nota? 

No, le asegura Krishna a Arjuna. La maldad nunca oculta la bondad verdadera, y el mínimo adelanto nos mantiene matriculados en la universidad de la vida espiritual.

¿Qué resultado visible tiene nuestro progreso espiritual de vidas pasadas? Que nacemos en una familia donde la vida espiritual es importante, o, si el progreso ha sido particularmente importante, grandemente animada. Y se siente un interés natural por desarrollar una relación de amor y servicio al Señor Supremo. Ese interés está por encima de los rituales y dogmas sectarios; es un ansia de conocer y vivir la esencia de la religión.

Los estudios de Jahnu

Jahnu me ha ayudado a ofrecer nuestros alimentos al Señor Krishna antes de comer. Una vez terminado, sin haberse comido ni un solo fideo, se sienta y mira unos libros con pasatiempos de Krishna, reconociendo los personajes y alabando a Krishna. Las notas espirituales de Jahnu han sido transferidas a esta vida. Quizá completará sus «estudios» en esta vida. Quizá amará al Señor Krishna totalmente, libre de lujuria, ira, codicia y envidia. Eso esperamos, y le guiaremos mientras nosotros mismos nos esforzamos en pos de la perfección. Pero, aunque los logros de su vida no alcanzaran lo perfecto, todas sus emociones y comprensiones espirituales le acompañarán vida tras vida hasta que sea elegible para volver a conseguir su lugar como devoto puro de Krishna.

 

Back To Godhead © 2002

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *