La importancia de las relaciones

Krishna Prestha Dasi

¿Alguna vez te has preguntado si puedes marcar la diferencia en el mundo?

Srila Prabhupada creó una sociedad espiritual internacional como un medio para contrarrestar la discordia en el planeta y dar a todos la oportunidad de experimentar paz y felicidad verdaderas al despertar su relación eterna con Dios. Habiendo crecido en ISKCON, y actualmente terapeuta especializada en las relaciones, te invito a explorar mi perspectiva sobre cómo contribuir a la misión de Srila Prabhupada y promover armonía y espiritualidad.

El escenario: Un supermercado Walmart. La hora: 5:25 pm.

Estoy esperando en la fila de la caja y no puedo evitar notar a una señora sentada en un carrito de compra motorizado enfrente de mí, tapándome la vista. De repente, le grita a un niño de diez años cerca de ella que está inmerso en su consola de videojuegos.

—¡Cody! ¡Cody! Pedazo de alcornoque, ¿me oyes? —le ruge—. ¡Ven aquí inmediatamente!

El rostro del niño se pone rojo mientras se acerca corriendo y se sube a las ruedas del carrito. Entonces noto la camiseta que lleva ella. En letras grandes sobre su pecho, está escrito el nombre del ministerio cristiano. La señora entrecierra los ojos y frunce los labios. Se le ve totalmente desdichada, al igual que su hijo y un hombre alto y delgado a su lado que, asumo, es su marido. Me siento triste por ellos, pero una cosa es segura: le hacen mala publicidad a su espiritualidad.

¿Estoy siendo prejuiciosa? Tal vez así lo parezca. Pero desde mi perspectiva, solo estoy haciendo uso de mi discernimiento. Como la naturaleza del alma es ser alegre, somos buscadores de placer y, en nuestra búsqueda, aplicamos las funciones mentales de aceptar y rechazar.

—No veo felicidad alguna —concluyo rápidamente—. No me inspiran.

Dos días más tarde, me encuentro llevando a mi hijo a la escuela del templo. Mientras andamos por el camino herboso que conduce a la entrada, observo a una familia que se encuentra delante de mí. La madre luce una gran sonrisa afectuosa, y sus ojos revelan su gran corazón. El comportamiento del padre parece amable y cariñoso mientras sostiene la mano de una de sus hijas y carga a la más pequeñas en su otro brazo. La tercera hija corre un poco más adelante, aparentemente distraída en pensamientos felices. La cooperación entre la pareja es obvia —son un equipo que se preocupa por sus hijas―. Después de dejar a las niñas en la escuela, caminan juntos hacia el templo. Su sólida y afectuosa conexión es evidente. Irradian amor, cooperación y entendimiento.

Sonrío y siento que mi corazón rebosa con auténtica alegría al reconocer la armonía y el amor, que yo, el alma, busco experimentar. Como terapeuta me siento orgullosa de estos devotos del Señor Krishna que representan el movimiento de Srila Prabhupada de una manera tan bonita. Para mí son una fuente de inspiración. ¿Quién no querría experimentar su espiritualidad?

Esta escena me recordó a cuando mi hijo tenía siete años y me preguntó:

—Mamá, ¿Krishna y Prabhupada son reales?

—Claro que sí, cariño —respondí sorprendida—. ¿Por qué lo preguntas?

Él me miró fijamente a los ojos:

—Mamá, hay mucha gente sufriendo. ¿Por qué no le dices a más personas que canten Hare Krishna?

Se le veía muy preocupado. En aquel momento, me di cuenta de que los problemas de este mundo son tanto mi responsabilidad como la de cualquier otra persona. Como madre, esposa y miembro del movimiento para la conciencia de Krishna con un Máster en Psicología, comencé a plantearme seriamente: ¿Cómo puedo asumir responsabilidad y ser más activa y útil en la difusión de una conciencia espiritual? ¿Cómo puedo ayudar para que la conciencia de Krishna se vuelva la solución a los problemas de las personas?

El amor de Chaitanya Mahaprabhu

Comencé mi reflexión retrocediendo quinientos años en el tiempo. El Señor Chaitanya apareció en Bengala Occidental e inundó el mundo con los santos nombres. Él advino como respuesta a las oraciones de Advaita Acharya, quien oraba para que el Señor descendiera y eliminara el sufrimiento de las almas condicionadas. Tras Su descenso, el Señor utilizó Su belleza y Su amor como «armas» para destruir nuestro sufrimiento y atraernos hacia Su mensaje.

Todos los humanos quieren experimentar amor y se sienten atraídos por él. Cuando no está presente en sus vidas, sufren profundamente la terrible enfermedad llamada soledad.

Mencioné a la señora en la fila del supermercado Walmart para señalar que su sufrimiento y su relación malsana con su hijo eran tristes y desagradables. En cambio, la afectuosa y entrañable familia en el templo era inspiradora y atractiva para el alma que busca alegría y amor.

Estos dos ejemplos se sitúan en los extremos opuestos de la gama de relaciones humanas, así que, para comprender claramente mi perspectiva sobre cómo la conciencia de Krishna puede abordar el sufrimiento de la gente, necesitamos fijarnos en las personas que se encuentran en medio de esta gama.

Dos parejas en dificultades

Imaginen esta escena: Una sala cargada de tensión. Nadie ha emitido una palabra en las últimas veinticuatro horas. Él mira atentamente por la ventana. Ella le contempla desde el otro lado de la mesa con una mirada llena de desdén. «Él siempre está callado y me evita», piensa amargamente. «Obviamente no me aprecia».

Él le lanza una mirada mientras mastica pensativo un bocado de arroz basmati caliente y aromático. «Esta mujer no me entiende. Estoy harto de sus expectativas y de sentirme constantemente juzgado».

De repente, su hijo de un año empieza a llorar. La mujer salta rápidamente de su asiento.

—No pasa nada, mi amor. Mamá está aquí.

Mientras calma al pequeño, mira a su marido, quien sigue mirando por la ventana mientras mastica despacio y en silencio, aparentemente ajeno a toda la situación. «¿Por qué no se levanta nunca para cuidar a su hijo para que yo pueda comer en paz?». Sus pensamientos están llenos de ira y se siente aún menos apreciada. El pequeño niño, sumamente sensible a las frustraciones internas de sus padres, llora aún más alto.

Los padres visten a su hijo y se dirigen al templo para participar del arati de la tarde. Balanceándose al ritmo del dulce y melódico kirtana, con sus bolsas de japa brillantes colgando de sus cuellos, parecen una bonita familia.

Tal vez, para otra pareja esta escena sea un poco diferente. Por ejemplo, puede que nunca hayan tenido hijos o que los hijos ya sean adultos. Siguen juntos estoicamente hasta que la muerte los separe. Conviven en el mismo espacio en una situación de estancamiento, sin esperanza de que la otra persona entienda o cumpla sus necesidades. Mientras tanto, adoptan completamente la filosofía de que las relaciones son difíciles y que el amor no puede existir en este mundo material.

Sí, es verdad. Algunas parejas estables se contentan, aunque sean infelices, con mantener un matrimonio de baja calidad y afecto. Otros simplemente no pueden. Sus necesidades insatisfechas y la conexión débil, y los comportamientos que los generan, los precipitan a romances, divorcio y otros resultados extremamente dolorosos. Independientemente de si continúan juntos o se separan, ni la pareja con el niño ni la pareja sin hijos podrán ayudar a otras almas angustiadas a encontrar un refugio para sus conflictos interpersonales.

Todos tenemos un impacto en la armonía de este mundo, sea positivo o negativo. En el ámbito de la psicología aprendemos que, como adultos, tendemos a crear de manera inconsciente los mismos ambientes emocionales que experimentamos cuando éramos niños, sean de soledad, ira, conflicto o armonía feliz.

La casa acogedora de Prabhupada

Srila Prabhupada se preocupaba profundamente por la felicidad de las personas y vio que la conciencia de Krishna era el medio para alcanzarla:

Estamos predicando el Bhagavad-gita tal como es. Nuestra misión es difundir las instrucciones de Krishna para que las personas se vuelvan felices, esperanzadas y pacíficas. El punto central es comprender a Krishna como el propietario supremo, el disfrutador supremo y el mejor amigo de todos los seres vivos… Cuando aceptamos las instrucciones de Krishna perfectamente, automáticamente nos volvemos una persona religiosa. Por consiguiente, el movimiento para la conciencia de Krishna no es fanatismo sentimentalista de una supuesta religión. Es la cultura perfecta de paz y felicidad de la sociedad humana entera.
(Carta, 15 de septiembre de 1975).

Prabhupada quería una sociedad espiritual de gran calidad para atraer y mantener almas condicionadas, y ofrecer una casa donde pudiera vivir el mundo entero. Su increíble visión era la de una familia enorme coexistiendo en armonía, con Krishna en el centro.

Si aceptamos la visión de Srila Prabhupada, necesitamos pensar cuidadosamente la mejor forma de crear armonía, ya que una casa repleta de discordia no es atractiva. Es posible que entren personas, pero se irán rápidamente.

Aunque tengamos éxito en muchos aspectos, si emanamos discordia en nuestro interior, con Dios o con los demás, contribuimos a los conflictos del mundo. Deberíamos considerar qué legado deseamos dejar, cuál es nuestra contribución para la felicidad del planeta.

Las interacciones humanas constituyen un gran porcentaje en la felicidad y la aflicción de las personas. Durante los últimos diez años de mi profesión, he sido testigo de la tristeza profunda, la soledad y el sufrimiento que experimentan las personas en una unión infeliz. También he podido presenciar que se sienten salvadas cuando alcanzan niveles sostenibles de armonía y conexiones afectuosas al colocar la conciencia de Dios en el centro de su matrimonio. Las personas quieren relaciones armoniosas y están deseando recibir orientación. Imagínense el efecto que tendría un maravilloso movimiento de bhakti, rebosante de familias amorosas, en el mundo. Sería muy atractivo y poderoso —mostrando la conciencia de Krishna como la solución espiritual a todos los problemas materiales.

Evolucionar mediante el amor

El matrimonio es una oportunidad para desarrollar amor y estimular el crecimiento espiritual. Las relaciones son como lupas que nos muestran exactamente lo que necesitamos mejorar espiritualmente. De hecho, frecuentemente se pueden encontrar paralelismos entre nuestras relaciones en este mundo y nuestra relación con Dios. Si enfocamos nuestra conciencia e intenciones hacia la espiritualidad, podremos simultáneamente limpiar nuestras conexiones personales y mejorar nuestra conexión con Krishna.

Así pues, ¿cómo podemos comenzar a transformar nuestras relaciones?

Para que las relaciones se vuelven prósperas y sagradas, debemos infundirles conciencia espiritual y gratitud. Cuando comprendemos que el alma con la que nos relacionamos es parte de Dios y un regalo divino, y vemos que Dios ama, mantiene y protege nuestro corazón y nuestra alma profundamente —en ese momento, la unión se vuelve un medio para amar a Krishna y recibir Su amor a cambio―. Mantener esta visión diariamente es una de las prácticas espirituales superiores que ayuda a purificarnos del ego falso y la falsa impresión de propiedad. Renunciar al sentido de propiedad significa considerarnos los sirvientes del sirviente del Señor y considerar a las personas en nuestra vida como un regalo de Dios para ayudarnos y servir junto a nosotros.

En el movimiento para la conciencia de Krishna, cuando algo cae al suelo solemos recogerlo y colocarlo en nuestra cabeza, tratándolo como sagrado, porque sabemos que pertenece a Krishna y se está usando en Su servicio. Podemos aplicar esta misma conciencia con nuestros familiares. Considerarlos sagrados y darnos cuenta de que Krishna corresponde nuestra prueba sincera de conciencia de Krishna. Recuerden, los pensamientos son semillas que se convierten en frutas específicas.

Pregúntense a sí mismos: «¿Qué pensamientos cultivo en relación a mi familia? ¿Son pensamientos de gratitud y de considerarlos una parte esencial de mi servicio amoroso a Krishna?».

Krishna nos pide que todo lo que hagamos se lo ofrezcamos a Él: «Todo lo que hagas, todo lo que comas, todo lo que ofrezcas o regales, y todas las austeridades que realices, hazlo, ¡oh, hijo de Kunti!, como una ofrenda a Mí». (Bhagavad-gita 9.26). Servir con amor a las almas que Krishna coloca en nuestra vida, como una ofrenda de amor a Él, es una manera de cultivar una hermosa conciencia.

Cada mañana, cuando se levanten, intenten aferrarse a la pacífica visión de que las personas que le rodean —su pareja, hijos, amigos y comunidad— representan el amor de Krishna en sus vidas. Estando en línea con este objetivo, Srila Prabhupada enseñó cuidadosamente a sus discípulos a crear armonía. Si seguimos la orientación de Srila Prabhupada y cultivamos este tipo de pensamientos, conciencia y comportamientos diarios, tal como él nos enseñó, sin duda alguna experimentaremos un cambio poderoso en la calidad de nuestras relaciones y nuestra vida espiritual.

Muchas personas han alcanzado el éxito en diversas esferas de sus vidas, pero las interacciones humanas suelen ser difíciles de abordar y dominar debido a la naturaleza del ego falso. Cuando Arjuna quiso huir del gran desafío en su vida, Krishna le dijo: «No, quédate en el campo de batalla, cambia tu conciencia y realiza tus actividades como un acto de amor a Mí».

Eso es lo que hizo Arjuna, y fue así que logró la perfección en su vida.

Mis propias reflexiones para motivarme

Quisiera concluir con un comentario personal y compartir tres razones por las que me siento profundamente inspirada a crear conexiones de la mejor calidad posible.

  1. En mi alegre pero importante servicio como madre, Krishna me ha encomendado al cuidado de dos almas. Estos niños seguramente se convertirán en esposos y padres. Sé que es muy importante proporcionar un ambiente en el que mis hijos puedan desarrollarse material, física, emocional y espiritualmente, de manera que, a su vez, ofrezcan este ambiente a sus hijos, creando generaciones de salud.
  2. Sé que es un ambiente donde puedo crecer en mi vida espiritual, y es una plataforma maravillosa para fortalecer mi servicio.
  3. En el fondo de mi corazón sé que lo que estoy haciendo complace a Krishna y a Srila Prabhupada, y se vuelve un ejemplo atractivo para las almas condicionadas que también están buscando paz, armonía y felicidad en sus vidas.

Mi esperanza es que ustedes también se sientan inspirados a perfeccionar sus relaciones al verlas conectadas con su servicio y evolución espirituales y, por lo tanto, para beneficiar al mundo.

 

Fuente: www.krishnawest.com

2 Replies to “La importancia de las relaciones”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *