Diario Trascendental

Hari-sauri Dasa

La clase de esta mañana fue más prolongada de lo habitual. Prabhupada comparó la renuncia genuina de Srila Rupa Gosvami, el fundador de la actual aldea de Vrindavana, con la de algunos de sus imitadores recientes. Tales renunciantes impostores simplemente vienen a mendigar chapatis para venderlos en el mercado, y así poder comprar bidis, una variedad de cigarro barato. Prabhupada explicó que seguir las reglas y regulaciones del servicio devocional, vaidhi-bhakti, es esencial. Primero hay vaidhi-bhakti, luego raga-bhakti, servicio espontáneo, y al final prema-bhakti, amor puro por Dios. En la etapa inicial, no hemos despertado nuestro amor natural por Krishna, por lo que debemos tener cuidado para no actuar caprichosamente. Nos recordó que quizás estemos en desventaja por nuestro nacimiento, pero no somos incompetentes.

Explicó que el progreso depende de la guía adecuada. Luego describió su rol vital como representante de los Seis Gosvamis. «Al comienzo, en la etapa neófita, no por haber venido a Vrindavana hemos avanzado de inmediato. No. Se debe practicar vaidhi-bhakti —principios regulativos—, seguir el mandato del sastra y la orden del maestro espiritual. Debemos dar oportunidad a quienes pregunten acerca del Brahman. Tal como cuando hay un pequeño fuego. Abaníquenlo. Abanicar, abanicar, abanicar, y se vuelve un gran fuego. Nuestro proceso es algo similar. Acogemos a cualquiera. Chaitanya Mahaprabhu ha hecho una declaración abierta, Krishna bhajanete nahi jati kuladi vicara, cualquiera que esté deseoso de volverse consciente de Krishna cuenta con la oportunidad. Cualquiera puede venir».

Prabhupada prosiguió diciendo que, aunque un devoto es naturalmente entusiasta en ofrecer este proceso de purificaciòn a todos, no debemos desanimarnos si solo unos pocos lo adoptan. Tampoco debemos ser complacientes, ahora que hemos conseguido lo que muchos consideran la meta de la propia conciencia de Krishna: residir en el santo dhama. «Chaitanya Mahaprabhu nunca se sentó ociosamente en Vrindavana. Él viajó por toda la India y se tomó muchas molestias. Así pues, la prédica es muy importante, y ustedes deben ocuparse en ella. Esto los ayudará. Todos deben ser puros en sus actividades y tratar de predicar la conciencia de Krishna todo lo que pueda. Si se mantienen puros, su prédica será exitosa y se animarán. Esa es la instrucción de todos los vaishnavas. Muchas gracias”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *