Cuando el Señor se salta Sus propias reglas

Sachinandana Swami

Si el Señor Krishna está tan deseoso de volver a reunirse con nosotros, ¿por qué simplemente no usa alguna de Sus energías para traernos a Su lado?

Podemos preguntarnos qué sucede en el corazón del Señor cuando alguien acude a Él. Cualquier información sobre esto aumentaría nuestro deseo de conectar con Él —¿Acaso existe alguna descripción fiable, un ejemplo, un incidente real?

La respuesta se encuentra en los siguientes textos, en los que el Señor recibe a Gopa Kumara cuando este llega ante Él. [Gopa Kumara era un pastorcillo de vacas que nació en Govardhana (India), y recorrió una larga jornada por los diversos sistemas planetarios hasta llegar al mundo espiritual y encontrarse con el propio Krishna.]

El Supremo Señor dijo: «¡Bienvenido, bienvenido, mi querido joven! Soy afortunado, muy afortunado, de reunirme contigo. ¡Llevo tanto tiempo deseoso de verte!»

Nota: El Señor está extremamente jubiloso de reunirse con Su devoto Gopa Kumara: por eso repite las palabras svagatam, «bienvenido», y distya, «buena fortuna» dos veces cada una. ¡Ha estado esperando por mucho tiempo!

«Mi querido amigo, has pasado muchas vidas sin prestarme ninguna atención…»

Nota: La larga espera ha aumentado la ansiedad del Señor de forma ilimitada.

«Durante mucho tiempo, guardé la esperanza de que sucedería, y pensaba: “Quizá en esta vida, o esto, o esto, o esto, él volverá su rostro hacia Mi».

Nota: Aunque Gopa Kumara se había olvidado completamente de Krishna, el Señor quería que supiera que no se había olvidado de él y siempre había tenido la esperanza de que volverían a reunirse. Por eso el Señor estaba impaciente…

«Pero no pude encontrar una excusa para traerte a Mi morada, querido hermano, y al mismo tiempo cumplir las leyes atemporales que Yo mismo he creado».

Nota: Aquí, el Señor responde una posible duda: ¿por qué simplemente no usó una de Sus shaktis para traer a Gopa Kumara? Había una razón: las leyes atemporales. Esto se refiere a las restricciones que el mismo Señor ha establecido: mientras las entidades vivas deseen controlar y disfrutar de su propio pequeño mundo, el Señor respetará su decisión y no interferirá. El Señor podría haber hecho algo para romper Sus propias reglas si Gopa Kumara le hubiera dado una «excusa», como ocurrió en el caso de Ajamila. ¡Incluso si hubiera cantado la sombra de Sus nombres habría sido suficiente! No obstante, Gopa Kumara permaneció «en silencio» en este aspecto.

«No tuviste ninguna misericordia, y al considerarlo me volví impaciente, lleno de ansiedad por recibir tu gracia. Por eso rompí Mi código de conducta eterno e hice los arreglos necesarios para tu vida actual».

Nota: ¡Maravilloso!

«Mi querido joven, en el divino distrito de Govardhana, Mi morada más querida, Yo mismo fui tu guru, conocido por el nombre de Jayanta».

Nota: Cualquier persona que haya tenido el más pequeño contacto con Giriraja Govardhana, sabe que la atmósfera del lugar rebosa misericordia y planes divinos.

La sagrada colina de Govardhana, situada a unos 20 kilómetros de Vrindavan, India.

En última instancia, siempre es por la misericordia divina que la entidad viva puede superar el inmensurable océano de ilusión, alcanzar a Krishna y amarle. ¡Por medio del esfuerzo propio es imposible!

«Por fin has cumplido el deseo que abrigada todo este tiempo. Nutre tu felicidad y la Mía quedándote aquí para siempre».

Nota: Gopa Kumara podría decir, «Has hecho tanto por mí, Krishna, pero yo no he hecho nada por Ti. Ni siquiera miré en Tu dirección». Y el Señor respondería con toda humildad, «Me has hecho el mayor de los favores al venir aquí. Por favor, ¡quédate conmigo para siempre!».

¿Dónde más podemos encontrar este amor?

 

(Extractos del Brihad-Bhagavatamrta, Capítulo cuatro — Vaikuntha: El reino espiritual, Textos 81-87)

Fuente: www.sacinandanaswami.com

One Reply to “Cuando el Señor se salta Sus propias reglas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *